Voluntariado En Cocina.

Buenas tardes,

Un prestigioso restaurante tiene varias ofertas de trabajadores que solicitan ir voluntariamente a aprender a la cocina del mismo. Al empresario no le hace falta el personal y se quiere plantear formarles sin ningún tipo de exigencia en cuanto a horario y/o funciones así como son contraprestación.

Solicitan un documento firmado por el trabajador haciendo hincapié en voluntariedad del mismo durante unas semanas. Sería posible este documento o estaría incurriendo en una falta laboral de cara a una hipotética inspección?

Entendemos que sería preferible hacer un contrato a tiempo parcial (como si es de dos horas semanales) a fin de estar mínimamente cubiertos... en el caso de optar por esta vía, sería posible añadir en el contrato que el trabajador podría quedarse más tiempo del contratado voluntariamente o creen que es mejor ni mencionarlo?

Se les ocurre otra alternativa (a parte de coger alumnos de centros formativos)?

Gracias.

 31/07/2019  usuario1975

Respuesta de despacho:

 01/08/2019  despacho1
Buenos días,

El Estatuto de los Trabajadores en su artículo 1.3 d) hace referencia al trabajo voluntario en el sentido siguiente:
3. Se excluyen del ámbito regulado por esta ley:

d) Los trabajos realizados a título de amistad, benevolencia o buena vecindad.

Esta es la única referencia que realiza el Estatuto de los Trabajadores al trabajo voluntario. Sin embargo, este trabajo voluntario no es el que vosotros planteáis, en tanto que no sería ni a título de amistad, ni de benevolencia ni de buena vecindad.

En este sentido, la Ley 45/2015, de Voluntariado, en su art. 3 establece lo siguiente:
1. A los efectos de la presente Ley, se entiende por voluntariado el conjunto de actividades de interés general desarrolladas por personas físicas, siempre que reúnan los siguientes requisitos:

a) Que tengan carácter solidario.

b) Que su realización sea libre, sin que tengan su causa en una obligación personal o deber jurídico y sea asumida voluntariamente.

c) Que se lleven a cabo sin contraprestación económica o material, sin perjuicio del abono de los gastos reembolsables que el desempeño de la acción voluntaria ocasione a los voluntarios de acuerdo con lo establecido en el artículo 12.2.d).

d) Que se desarrollen a través de entidades de voluntariado con arreglo a programas concretos y dentro o fuera del territorio español sin perjuicio de lo dispuesto en los artículos 21 y 22.

Por tanto, a la vista de los elementos del caso, entendemos que no es posible que lo que planteáis sea entendido como voluntariado, tampoco, aunque se firme un documento de voluntariado, ya que se estará a la realidad fáctica y no a lo declarado por las partes.

Es posible encontrar casos similares en la jurisprudencia que declaran lo mismo, a lo que citamos la reciente Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid 165/2019, de 8 de febrero de 2019, que establece:
C) Los únicos supuestos que el artículo 1 del Estatuto de los Trabajadores contempla en que puede haber prestación de servicios con las notas propias de la laboralidad pero carente de retribución son - art. 1-3, apartados d ) y e), del Estatuto de los Trabajadores - "los trabajos realizados a título de amistad, benevolencia o buena vecindad" y "los trabajos familiares".

Pues bien, es evidente que la actividad de recepcionista realizada por doña Isidora en beneficio de Interprais SA no puede considerarse una relación de esa índole extralaboral, ya que en modo alguno consta la existencia de vinculación de aquella naturaleza (amistad, benevolencia, vecindad o parentesco) entre dichas partes.

D) Tampoco puede encuadrarse, evidentemente, la actividad realizada por doña Isidora en beneficio de Interprais SA en el ámbito del "voluntariado", regulado en la Ley 45/2015 de 14 de octubre, de Voluntariado, pues no se trató en modo alguno de una actividad de carácter solidario, altruista o humanitario (véanse los arts. 3 y 5 de dicha Ley).

E) Igualmente debe descartarse la aplicación de la figura del "becario", como razona detalladamente la sentencia de instancia en términos suscribibles por esta Sala.

La actividad del "becario" no puede nunca limitarse a la pura y simple realización de actividad laboral, como si por el mero hecho de realizar un trabajo se adquiriera ya una formación o aprendizaje, lo cual no se ajusta a la legalidad, pues, si bien obviamente toda actividad laboral genera una cierta experiencia a quien la realiza, lo cierto es que el aprendizaje o formación inherentes a la actividad de un becario no puede limitarse nunca a la mera y simple realización de actividad laboral, sino que requiere, además, la existencia de un tiempo y de un programa de formación o enseñanza específica, complementaria y tutelada, conforme tiene establecido constantemente la jurisprudencia.

Cuando el aprendizaje se limitase sólo a la realización de actividad laboral, entonces no sería aplicable la figura del "becario", sino que habría de acudirse a las modalidades de contratación laboral de carácter formativo, singularmente el contrato para la formación y el aprendizaje regulado en el art. 11-2 del Estatuto de los Trabajadores.

Además, al realizar esta práctica estaríais incurriendo en la infracción del artículo 7.1 de la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social, que dispone lo siguiente:
Son infracciones graves:

1. No formalizar por escrito el contrato de trabajo cuando este requisito sea exigible o cuando lo haya solicitado el trabajador.

Conviene destacar que dicha infracción lleva aparejada una sanción del art. 40.1 b) del mismo texto legal, que señala:
1. Las infracciones en materia de relaciones laborales y empleo, en materia de Seguridad Social, sin perjuicio de lo dispuesto en el apartado 3 siguiente, en materia de movimientos migratorios y trabajo de extranjeros, en materia de empresas de trabajo temporal y empresas usuarias, excepto las que se refieran a materias de prevención de riesgos laborales, que quedarán encuadradas en el apartado 2 de este artículo, así como las infracciones por obstrucción se sancionarán:

(…)

b) Las graves con multa, en su grado mínimo, de 626 a 1.250 euros, en su grado medio de 1.251 a 3.125 euros; y en su grado máximo de 3.126 a 6.250 euros.

Por otro lado, respecto a no pagar salario, el art. 8.1 de la LISOS establece:
Son infracciones muy graves:

1. El impago y los retrasos reiterados en el pago del salario debido.

Al tratarse de una infracción muy grave, el art. 40.1 c) del mismo texto legal establece:
1. Las infracciones en materia de relaciones laborales y empleo, en materia de Seguridad Social, sin perjuicio de lo dispuesto en el apartado 3 siguiente, en materia de movimientos migratorios y trabajo de extranjeros, en materia de empresas de trabajo temporal y empresas usuarias, excepto las que se refieran a materias de prevención de riesgos laborales, que quedarán encuadradas en el apartado 2 de este artículo, así como las infracciones por obstrucción se sancionarán:

(…)

c) Las muy graves con multa, en su grado mínimo, de 6.251 a 25.000 euros; en su grado medio de 25.001 a 100.005 euros; y en su grado máximo de 100.006 euros a 187.515 euros.

Por tanto, con esta práctica que planteáis, estaríais incurriendo, por lo menos y sin perjuicio de otras sanciones que podrían considerarse, en una infracción grave y en otra infracción muy grave, que llevan aparejadas sanciones de multa de cuantías considerables.

En lo que respecta a la formalización del contrato parcial, entendemos que tampoco es posible, ya que se estaría formalizando en fraude de ley, en tanto que vuestra intención con dicho contrato no sería la de formalizar una relación laboral real. En este sentido, el art. 6.4 del Código Civil establece:
4. Los actos realizados al amparo del texto de una norma que persigan un resultado prohibido por el ordenamiento jurídico, o contrario a él, se considerarán ejecutados en fraude de ley y no impedirán la debida aplicación de la norma que se hubiere tratado de eludir.

En definitiva, entendemos que vuestro planteamiento, a la vista de la regulación laboral existente, no es posible, en tanto que incurriría en diferentes infracciones laborales que acarrearían diferentes sanciones.

Por todo lo expuesto, entendemos que tampoco debe introducirse la cláusula de voluntariedad planteada para el supuesto del contrato a tiempo parcial, ya que la situación, fuera de las horas de trabajo pactada sería la misma que hasta ahora se ha expuesto.

En Conclusión:
  • El trabajo voluntario exige que este sea a título de amistad, benevolencia o buena vecindad. Además, la Ley 45/2015 de voluntariado exige que sea realizado con carácter solidario y a través de entidades de voluntariado.
  • Por tanto, en vuestro caso, no es posible realizar un acuerdo de voluntariado, en tanto que la realidad fáctica revelaría que no se está ante este tipo de relación.
  • El permitir que unas personas trabajen sin cobrar podría acarrear la imposición de las sanciones señaladas anteriormente, en tanto que esta sería la realidad subyacente bajo la apariencia de voluntariado.
  • Tampoco es admisible la introducción de la cláusula de voluntariedad en un contrato a tiempo parcial de dos horas semanales, en tanto en cuanto, fuera de esas dos horas, la situación sería idéntica, la relación no constituiría un verdadero voluntariado.

Esperamos haber resuelto su consulta. Llámenos si necesita cualquier aclaración. Reciba un cordial saludo.

Somos abogados

Eduardo Castilla Baiget
Eduardo Castilla Baiget
Licenciado en Derecho y Diplomado por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad de Navarra.
Vanesa León Arguedas
Vanesa León Arguedas
Graduada en Derecho y Máster Universitario en Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra
Izaskun Aldabe Muro
Izaskun Aldabe Muro
Graduada en Derecho por la Universidad Pública de Navarra y Premio Extraordinario Fin de Carrera. Máster de Acceso a la Abogacía en la Universidad Pública de Navarra.
Ignacio Chacón Carvalhais
Ignacio Chacón Carvalhais
Graduado en Derecho y Máster de Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra.