Vacaciones Durante La Baja En La Empresa Por Agotamiento De It

Buenos días, tengo un trabajador que se le dió de baja en la empresa por agotamiento de IT el pasado septiembre de 2018. A partir de esa fecha, el trabajador prorrogó la situación de incapacidad temporal por la necesidad de mantener el tratamiento médico. El 28-12-2018 el INSS nos comunica que le han concedido una prestación por lesiones permanentes no invalidantes y que el trabajador se tiene que reincorporar a su puesto de trabajo.

Al incorporarse a su puesto de trabajo, lo primero que quiere hacer es disfrutar las vacaciones que le corresponden de 2017 y 2018. Yo no sé, si durante el tiempo que estuvo de baja en la empresa por agotamiento de IT , le corresponden vacaciones pagadas por la empresa.

El tiempo que ha estado de baja médica ha sido del 28-11-2017 hasta el 07-01-2019. Fue baja en la empresa por agotamiento de IT el 6-9-2018. Mi pregunta es si del 7-9-2018 al 7-1-2019 le tiene que pagar la empresa las vacaciones.

Mucha gracias y un saludo, Ana

 04/02/2019  usuario69

Respuesta de despacho:

 05/02/2019  despacho1
Buenos días.

Lo cierto es que la cuestión planteada no encuentra respuesta en la normativa legal, por lo que es necesario acudir a los pronunciamientos judiciales sobre la cuestión. Por ello, es necesario partir de que, al trabajador se le da de baja por agotamiento máximo de la IT, como consecuencia de entrar el contrato en situación de suspenso durante el período de prórroga hasta la Resolución de la Incapacidad Permanente.

Así, es interesante la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, Burgos, de 18 marzo de 2003, en la que se afirma que con el transcurso de los 545 días, en situación de IT, cuando la situación se prorroga por expectativas de mejoría, lo único que desaparece es la obligación de cotizar, si bien el resto de efectos de la IT se mantienen.
“Al amparo del apartado c) del artículo 191 de la LPL, denuncia infracción por inaplicación del artículo 5.4 del Convenio nº 132 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Las vacaciones anuales se establecen en función del trabajo efectivamente realizado, por lo que si éste no tiene lugar en todo o parte del año, no nace el derecho a disfrutarlas o disminuye su duración en la proporción correspondiente. Como excepción a esta regla general están los supuestos de enfermedad, accidente, maternidad, huelga legal, entre otras. Ahora bien, para que el período transcurrido en incapacidad temporal compute como de servicios efectivos en orden al disfrute pleno de las vacaciones ha de concurrir el inexcusable presupuesto de que tal disfrute pueda tener efectivamente lugar en el año natural que corresponda, lo que requiere incorporación de la trabajadora antes de su vencimiento, tal y como ha sucedido en autos.

El principio general es que el tiempo vacacional ha de calcularse con referencia a las Jornadas de trabajo real y efectivamente prestado, pero sumando a ellas las que formen parte de situaciones que por causas ajenas a la voluntad de la trabajadora, pero íntimamente relacionadas con el trabajo, ha estado imposibilitada para trabajar y entre las situaciones o períodos que se asimilan al de servicios esta la de incapacidad temporal pudiendo afirmarse que, en general y salvo pacto en contrario, no existe limitación temporal para que la incapacidad temporal sufrida por la trabajadora durante el año, actúe sobre la duración del período vacacional y ello cualquiera que sea su origen. Se genera un derecho completo a vacaciones remuneradas debido a su carácter involuntario y al hecho de que en palabras de la doctrina del extinto TCT «aunque la inactividad impida el lógico desgaste físico en el tiempo en que tiene lugar, no permite por obvias razones, el esparcimiento que la vacación supone» (Sentencia de 15 abril 1978) y el Tribunal Supremo por su parte, ha declarado en la de 27 junio 1986 que «la imposibilidad de trabajar por causa no imputable al trabajador y típicamente por razón de enfermedad no reduce el derecho a la vacación anual como así lo establece la Organización Internacional de Trabajo». Dicho esto y teniendo en cuenta que la demandante es dada de baja en la empresa el 24 de diciembre de 2001, por agotamiento del periodo de 18 meses en situación de incapacidad temporal pasando a la situación de prórroga de dicha situación de incapacidad temporal , y alta en fecha 11 de junio de 2002 , ha generado el derecho a disfrutar de 30 días de vacaciones y habiendo disfrutado únicamente de 15 días ,procede estimar el recurso interpuesto y la demanda interpuesta reconociendo el derecho de la actora a disfrutar de 15 días de vacaciones , sin que sea obstáculo el hecho de que estuviera en prórroga de incapacidad temporal contemplada en el artículo 131 bis . 2 de la LGSS , porque esta situación generada `por la necesidad de demora en la calificación de la incapacidad únicamente se diferencia de la Incapacidad temporal en que no subsiste la obligación de cotizar , permaneciendo inalterados el resto de las características propias de la Incapacidad Temporal , esto es , alteración de la Salud que impide Temporalmente el desempeño de la actividad laboral del trabajador por causas ajenas a su voluntad , estableciendo el artículo 131, 3 in fine , que en los supuestos de prórroga de la Incapacidad temporal , que contempla el artículo 131 bis , 2 de la LGSS , los efectos de esa situación de Incapacidad Temporal se prorrogaran hasta el momento de la calificación de la Incapacidad permanente , equiparando esa situación de prorroga a la propia incapacidad temporal . Lo expuesto lleva a estimar el motivo y el recurso interpuesto.”

En este sentido, y aunque estamos ante una cuestión discutible, entendemos que, lo más prudente es reconocer al trabajador el derecho a disfrutar de las vacaciones generadas durante el período de Incapacidad Temporal posterior a la prórroga tras los 545 días.

Esperamos haber resuelto su consulta. Llámenos si necesita cualquier aclaración. Reciba un cordial saludo.

Somos abogados

Eduardo Castilla Baiget
Eduardo Castilla Baiget
Licenciado en Derecho y Diplomado por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad de Navarra.
Vanesa León Arguedas
Vanesa León Arguedas
Graduada en Derecho y Máster Universitario en Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra
Izaskun Aldabe Muro
Izaskun Aldabe Muro
Graduada en Derecho por la Universidad Pública de Navarra y Premio Extraordinario Fin de Carrera. Máster de Acceso a la Abogacía en la Universidad Pública de Navarra.
Ignacio Chacón Carvalhais
Ignacio Chacón Carvalhais
Graduado en Derecho y Máster de Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra.