Vacaciones Contrato Temporal

Con referencia a las vacaciones de un contrato temporal eventual por circunstancias de la producción firmado el día 02/11/2015 y finalización el 01/05/2016 (6 meses), mi duda esta en las vacaciones, tenemos que tener en cuenta el año natural y darle los días que le corresponden a los dos primeros meses antes del 31/12/2015 o bien nuestra referencia es el contrato y tenemos tiempo para darle las vacaciones mientras dure el contrato e incluso si llega su finalización sin que las haya disfrutado, porque no le interese a la empresa darselas, liquidarlas en el finiquito.

 17/12/2015 usuario15

Respuesta de despacho:

 18/12/2015 despacho1

Buenas tardes:

El artículo 38 del Estatuto de los Trabajadores señala:

“1. El periodo de vacaciones anuales retribuidas, no sustituible por compensación económica, será el pactado en convenio colectivo o contrato individual. En ningún caso la duración será inferior a treinta días naturales.
2. El periodo o periodos de su disfrute se fijará de común acuerdo entre el empresario y el trabajador, de conformidad con lo establecido en su caso en los convenios colectivos sobre planificación anual de las vacaciones.
En caso de desacuerdo entre las partes, la jurisdicción social fijará la fecha que para el disfrute corresponda y su decisión será irrecurrible. El procedimiento será sumario y preferente.
3. El calendario de vacaciones se fijará en cada empresa. El trabajador conocerá las fechas que le correspondan dos meses antes, al menos, del comienzo del disfrute.”


Así, de acuerdo con la sentencia de 17 septiembre 2002 del Tribunal Supremo:

La expresión vacaciones anuales que utiliza el artículo 38.1 del Estatuto de los Trabajadores significa que se tiene derecho a ellas por cada año de trabajo, pero también indica la obligación de disfrutar las vacaciones dentro de cada año natural, distinguiéndose entre el devengo o la formación del derecho a vacaciones que va produciéndose con el transcurso de cada año de servicio, y el disfrute de esas vacaciones, que ha de realizarse dentro del año natural correspondiente.”


En base a esta doctrina del Tribunal Supremo, debemos computar las vacaciones teniendo en cuenta el año natural, y no el contrato de trabajo.

Y a su vez, el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, en la sentencia núm. 784/2014, de 7 noviembre de 2014, indica:


La regla común para la fijación del disfrute de las vacaciones, prevista en el art. 38.2ET, es el común acuerdo entre empresario y trabajador, si bien lo condiciona, como no podría ser de otro modo, a lo establecido en los convenios colectivos sobre planificación anual de vacaciones, que debe atender equilibradamente a las necesidades de descanso de los trabajadores, garantizadas por el art. 40.2 CE, con las necesidades productivas de la empresa, aseguradas, a su vez, por el art. 38 CE. Se debe, por tanto, respetar lo pactado por convenio colectivo, al que se remite -en su caso- para la planificación anual.”


Por lo tanto, las vacaciones deberán fijarse de común acuerdo entre el empresario y el trabajador, respetando en todo caso lo previsto en el convenio colectivo de aplicación al respecto.

También el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, en la sentencia de 5 de mayo de 2003, señala:

El trabajador que no sume ese tiempo de trabajo previo devenga el derecho en la parte proporcional al tiempo trabajado dentro del módulo anual de referencia, a cuyo efecto puede fijarse en todo caso un periodo mínimo de trabajo que no exceda de seis meses (arts. 4.1 y 5.2 Convenio OIT núm. 132). La regla de proporcionalidad puede ser aplicable por inicio del trabajo una vez iniciado el año de referencia, por ausencias al trabajo, por extinción de la relación laboral antes de cumplimentar el año (supuesto en el que también cabría compensación económica), trabajadores con contrato temporal de duración inferior al año o trabajadores de temporada o campaña (fijos discontinuos y periódicos). La proporcionalidad también rige para el trabajo a tiempo parcial.
En la liquidación del contrato o finiquito habrán de incluirse las cantidades correspondientes a la parte proporcional de las vacaciones (STS 25-2-2003). Al tener naturaleza salarial, la empresa principal es responsable solidaria con la contratista de la liquidación de vacaciones no disfrutadas (SSTS 23-12-2004,24-4-2006). En los contratos temporales de duración inferior al año puede abonarse la compensación por vacaciones por adelantado mediante prorrateo entre las distintas mensualidades del salario (30-4-1994, STS 5-11-2002). Dado que las vacaciones se generan y han de disfrutarse en el año natural, el periodo de devengo de las mismas a efectos del cálculo de las cantidades económicas debidas en caso de extinción del contrato ha de ser el uno de enero y no la fecha final de las últimas vacaciones disfrutadas (STS 17-9-2002).”


Por todo lo expuesto, podemos concluir que las vacaciones, deben computarse teniendo en cuenta el año natural, no el contrato de trabajo. Sin embargo, para poder disfrutarlas, debe existir acuerdo entre empresario y trabajador.

Por ello, en el caso que se plantea, de un contrato temporal de duración de seis meses, puede pactarse entre empresa y trabajador que todos los días devengados durante la duración del contrato se disfrutaran en 2016. En ese caso, si llegada la finalización del contrato el trabajador no hubiera disfrutado de todos los días devengados, la empresa deberá abonárselas en el finiquito.

Esperamos haber resuelto tu consulta, y llámanos si necesitas alguna aclaración.

Recibe un cordial saludo.

Somos abogados

Eduardo Castilla Baiget
Eduardo Castilla Baiget
Licenciado en Derecho y Diplomado por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad de Navarra
Vanesa León Arguedas
Vanesa León Arguedas
Graduada en Derecho y Máster Universitario en Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra
Ignacio Chacón Carvalhais
Ignacio Chacón Carvalhais
Graduado en Derecho y Máster de Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra
José Ángel Brugos Larumbe
José Ángel Brugos Larumbe
Licenciado en Derecho por la Universidad de Navarra