Texto Para Redactar Carta Despido A Un Trabajador Por Robar Gasoil En La Empresa

TEXTO PARA REDACTAR CARTA DESPIDO A UN TRABAJADOR POR ROBAR GASOIL EN LA EMPRESA

 23/10/2019 Usuario LEXA Online

Respuesta de despacho:

 25/10/2019 LEXA Abogados
Buenos días,
El Estatuto de los trabajadores prevé las siguientes causas para justificar el despido disciplinario, en su artículo 54.2:
 
2. Se considerarán incumplimientos contractuales:

a) Las faltas repetidas e injustificadas de asistencia o puntualidad al trabajo.

b) La indisciplina o desobediencia en el trabajo.

c) Las ofensas verbales o físicas al empresario o a las personas que trabajan en la empresa o a los familiares que convivan con ellos.

d) La transgresión de la buena fe contractual, así como el abuso de confianza en el desempeño del trabajo.

e) La disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de trabajo normal o pactado.

f) La embriaguez habitual o toxicomanía si repercuten negativamente en el trabajo.

g) El acoso por razón de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual y el acoso sexual o por razón de sexo al empresario o a las personas que trabajan en la empresa.

El hecho de que un trabajador robe gasoil a la empresa encajaría en el apartado d) de dicho artículo, al constituir una transgresión de la buena fe contractual y un abuso de confianza. En este mismo sentido se ha pronunciado la jurisprudencia, a lo que se cita la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Galicia 4205/2015, de 8 de julio, que estab
 
Respecto al examen de las normas sustantivas y de la jurisprudencia aplicadas, se denuncia la infracción del artículo 54.2.d) del Estatuto de los Trabajadores, pretendiendo, con revocación de la sentencia de instancia y la consiguiente estimación de la demanda rectora de actuaciones, la declaración de improcedencia del despido, y argumentando, en aras a esa pretensión y al amparo de la expuesta denuncia jurídica, que, dicho en apretada esencia, la consignación errónea del valor del repostaje fue fruto de una serie de errores de la cajera de la gasolinera unido a un mero despiste por el trabajador.

Tal denuncia no se acoge porque, a la vista de los hechos declarados probados adecuadamente valorados por el juzgador de instancia, se ha producido una quiebra efectiva de la buena fe por el trabajador ahora recurrente.

En primer lugar, el trabajador recurrente, al repostar en la gasolinera designada por la empresa según era el modus operandi habitual -que se detalla en los hechos probados cuarto y quinto- y según el cual el trabajador podía repostar, además del vehículo de la empresa, su propio vehículo particular descontándosele en este caso luego en nómina el valor del repostaje -hecho probado sexto-, después de repostar el día 17.7.2014 por un valor de 71,01 euros -hecho probado séptimo-, entrega un vale de repostaje en el cual se consigna una matrícula diferente a la del vehículo repostado -hecho probado octavo, siendo destacable que la matrícula era la de una furgoneta de la empresa mientras el vehículo repostado era de propiedad del propio trabajador.

En segundo lugar, no se ofrece ninguna explicación razonable de cómo el trabajador recurrente tenía en su poder un vale de repostaje donde consta la matrícula de una furgoneta de la empresa que no consta que utilizase, pues la que se ofrece en el escrito de interposición del recurso de suplicación de imputar todos los posibles errores existentes a la cajera de la gasolinera y a su inocente confianza en el sistema de pago decae desde el momento en que se ha declarado probado que el vale de repostaje estaba cubierto de puño y letra por el administrativo apoderado de la empresa -según dice el hecho probado octavo-, no siendo así la cajera de la gasolinera la que cubrió el vale de repostaje donde consta la matrícula de una furgoneta de la empresa que no consta que utilizase.

(…)

Y, en quinto lugar, un examen complementario e integrador de las actuaciones demuestra que todos los repostajes realizados por el trabajador en su vehículo particular ascendían a cifras muy superiores a 20 euros, entre 67 y 74 euros -folios 83, 163, 192, 233, 261 y 276-, e incluso también en la furgoneta de la empresa que le correspondía manejar, entre 70 y 74 euros -folios 83, 84, 109, 110, 163, 164, 192, 193, 233, 234, 261, 262, 276 y 277-, con lo cual le debió resultar llamativa la consignación errónea de 20 euros, y si calló al respecto fue debido a que estaba implicado en una maniobra ya de por sí fraudulenta al presentar un vale de repostaje para un vehículo diferente tanto al suyo particular como a la furgoneta de la empresa que le correspondía manejar.

Por tanto, como veis, siempre que acreditéis claramente en la carta, y podáis probarlo, los hechos que justifican el despido, en este caso el robo de gasolina por parte de un empleado, el despido disciplinario será declarado procedente.

Asimismo, procede señalar que no importa la cuantía del robo, en tanto que la buena fe contractual se quiebra en el momento en el que existe un robo y podáis probarlo. En este mismo sentido se pronuncia la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía 1246/2015, de 7 de mayo, estableciendo que:
 
“Inalterado el relato histórico, incluidos aquellos que con tal valor obran en los fundamentos de derecho como que el Sr. " Gervasio había sido objeto de sucesivos robos , por lo que decidió quedarse en las instalaciones de la Estación La Negrilla a fin de poder realizar labores de vigilancia, permaneciendo en la cabina de su vehículo, Volvo 460, matrícula ....WWW , y vio cómo se acercaban dos vehículos todo-terreno, uno de ellos un Sangyong "Rodius", color plateado, matrícula ....XGG , conducido por el actor, y otro un Jeep "Gran Cherokee", matrícula ....NNN . De ellos descendieron el actor y otras tres personas, repartiéndose garrafas entre ellos, y se dirigen al lugar donde está ubicado el depósito de combustible, momento en que el Sr. Gervasio increpó al Sr. Alejandro . Se observó que el tapón de acceso al depósito de combustible había sido retirado y el dispositivo de seguridad fracturado, y en el foso que hay debajo de la máquina se localizan otras seis garrafas. El Agente de la Policía Nacional nº NUM001 , junto con NUM002 y NUM003 se personaron en las instalaciones referidas e intervinieron el vehículo del actor, en cuyo maletero, que estaba forrado de plástico en el que encontraron una garrafa de gasolina y un macarrón. .../... que en el vehículo del demandante, previamente forrado de plástico (sin que dicha circunstancia tenga justificación alguna), fue hallada una garrafa con gasoil y un macarrón..../..." hechos de los que se infiere una transgresión de la buena fe contractual, imputada en la carta de despido , dado que el contrato de trabajo se apoya esencialmente en la confianza mutua entre las partes, de modo que la infidelidad del trabajador en el manejo de los bienes de la empresa constituye causa de despido procedente.

Por ello la doctrina jurisprudencial nos dice que en materia de sustracciones o apropiaciones indebidas no es de aplicación la teoría gradualista, para apreciar como circunstancia atenuadora la escasa entidad económica de lo apropiado, porque la esencia de la transgresión a la buena fe contractual no radica en la causación de un daño evaluable económicamente, sino en la vulneración de la lealtad debida de la buena fe, recíprocamente exigible en cualquier relación contractual.

Si añadimos que la conducta ilícita del trabajador se realiza con ánimo de lucro en perjuicio de la empresa y de sus clientes nos encontramos en un supuestos de pérdida de la confianza empresarial por la grave ruptura de la buena fe que justifica la extinción del contrato. Entendiéndolo así la sentencia, se confirma no sin antes fracasar el motivo del recurso.”
 
En definitiva, cuando se constatan este tipo de hechos por la empresa, lo que se debe de hacer es realizar una carta de despido disciplinario basado en la causa del artículo 54.2 d) (transgresión de la buena fe contractual y abuso de derecho) en la que se fundamenten minuciosamente los hechos en los que se basa la empresa para proceder al despido. De esta forma, si los hechos se prueban correctamente, el despido será calificado como procedente.

Esperamos haber resuelto su consulta. Llámenos si necesita cualquier aclaración. Reciba un cordial saludo.


Si no es exactamente la duda que tenías, mándanosla.

¡La resolvemos gratis a profesionales y asesorías!


Comprueba todos los servicios que la suscripción LEXA ofrece a profesionales de RRHH y asesorías:
 

Consultas

Buscador de consultas sobre cualquier tema laboral que necesites, si no encuentras respuesta a tu pregunta, haz tu propia consulta y te la resolvemos en menos de 24 horas, siempre con jurisprudencia.

 

Jornadas

Visualiza todas las jornadas de actualización laboral. Todas las novedades analizadas de la mano de expertos en solo 5 minutos.

 

Novedades

Toda la información jurídica que solo afecta a tu empresa. Normativa y jurisprudencia.

 

Convenios

Trámites publicados en tus convenios colectivos (convenio, tabla salarial, acuerdo,...)

 

Documentos y formularios

Descarga automática de cualquier archivo que necesites en la administración personal del día a día.

 

APP

Descubre nuestra app móvil para Android e IOS

 

Boletín personalizado

Recibe mensualmente un boletín personalizado para las sedes, sector, y convenio de tu empresa.

 

0

Consultas resueltas
 

0

novedades clasificadas
 

0

videos en streaming

Consultas

Buscador de consultas sobre cualquier tema laboral que necesites, si no encuentras respuesta a tu pregunta, haz tu propia consulta y te la resolvemos en menos de 24 horas, siempre con jurisprudencia.

Jornadas

Visualiza todas las jornadas de actualización laboral. Todas las novedades analizadas de la mano de expertos en solo 5 minutos.

Boletín personalizado

Recibe mensualmente un boletín personalizado para las sedes, sector, y convenio de tu empresa.

SUSCRIPCIÓN LEXA

¡Qué poco cuesta estar bien asesorado en materia laboral!

*El periodo de prueba es gratuito, sin compromiso y sin necesidad de tarjeta de crédito

Somos abogados

Eduardo Castilla Baiget
Eduardo Castilla Baiget
Licenciado en Derecho y Diplomado por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad de Navarra
Vanesa León Arguedas
Vanesa León Arguedas
Graduada en Derecho y Máster Universitario en Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra
Ignacio Chacón Carvalhais
Ignacio Chacón Carvalhais
Graduado en Derecho y Máster de Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra
Juncal Fernández
Juncal Fernández
Graduada en Derecho por la Universidad de Navarra y realizó el Máster de Acceso a la Abogacía por la UNED