Taller De Reparacion De Vehiculos De Navarra

Se trata de un trabajador, que ha interpuesto una demanda a la empresa, porque en el ingreso de la nómina se le ha descontado el importe al que asciende la reparacion de su vehiculo, además del importe de la gasolina que a lo largo del mes en cuestion ha utilizado, ya que la empresa dispone de surtidores de gasolina. Normalmente, los trabajadores utilizan tanto el taller para reparar sus porpios vehiculos, como el dispensador de gasolina para repostar sus coches particulares, y los importes que se devengan de estos actos, se descuentan a la hora de ingresar el importe de las nominas de cada mes. Estos descuentos no vienen reflejados en las nominas, sino que están reflejados en los recibos de gasoina, o de gastos de taller. No se les cobra la mano de obra en las reparaciones de sus coches, pero si las piezas que hay que reponer en los coches.

Ahora, uno de los trabajadores ha interpuesto una demanda, y la empresa no sabe si tiene que abonar este importe al trabajador y reclamar el dinero de otra forma, o si por el contrario es mejor no atender esta demanda de cantidad y esperar.....

 06/03/2017  usuario86

Respuesta de despacho:

 07/03/2017  despacho1
Buenas tardes:

En primer lugar, el Convenio Colectivo de aplicación (Convenio Colectivo del sector Talleres de Reparación de Vehículos de Navarra) no dispone nada sobre la posibilidad de descontar de la nómina el importe al que asciende la reparación de su vehículo, además del importe de la gasolina.

La posibilidad de descontar al trabajador determinadas cantidades de la nómina se recoge únicamente en determinados Convenios, como es el de Transporte por Carretera, que suelen recoger la posibilidad de descontar al trabajador infractor la cuantía de una multa que haya sido satisfecha por la empresa. Cuestión diferente es que se abonen como retribución en especie determinadas partidas, pero deberán constar como retribución en especie y cotizar por ello.

En vuestro caso, no es posible descontar parte del salario del trabajador por la utilización del taller para reparar sus propios vehículos, así como para utilizar el dispensador de gasolina tal y como vienen señalando los Tribunales en su sentencias, entre otras, del Tribunal Superior de Justicia de País Vasco, de 16 mayo 2006, que dispone lo siguiente:
“El trabajo por cuenta ajena supone, para el trabajador, una obligación personalísima, ya que ha de ser él, y no otro, quien preste los servicios (art. 1-1 ET ). De ahí que nuestro ordenamiento jurídico le reconozca la facultad de extinguir el contrato de trabajo por su sola voluntad (art. 49-1-d ET), sin que sea lícito que pacte un deber de permanencia en la empresa por un tiempo determinado, limitando su facultad de desistimiento del vínculo contractual, con la única excepción de que haya recibido de ésta una especialización profesional para poner en marcha proyectos determinados o realizar un trabajo específico, limitando su vigencia máxima a dos años (art. 21-4 ET), debiendo existir, además, una cierta proporcionalidad entre el sacrificio de la libertad de trabajo que supone para el trabajador y la ventaja de la formación singular que ha obtenido a cambio, que ha de ser singularmente costosa y no la formación profesional ordinaria, que es propia de un deber empresarial inherente a cualquier contrato de trabajo en virtud del derecho reconocido a los trabajadores en el art. 4-2-b) ET ( SSTS 21-dic.-00, 26-jun.-01, y 6-may-02, que en el caso de la segunda de ellas tiene la particularidad de ser sentencia dictada por la totalidad de magistrados de la Sala de lo Social), resultando nula la vinculación de una parte del salario a esa permanencia, ya que éste es la retribución del trabajo efectivo o de los períodos computables como tal (art. 26-1 ET), cuyo devengo no se pierde, una vez prestado el trabajo, aunque el deber de permanecer se incumpla, ya que su trasgresión únicamente puede generar una obligación de indemnizar los daños y perjuicios sufridos por el empresario, cuyo exacto alcance se contrae al de los gastos generados por esa formación impartida al trabajador ( STS de 14-feb.-91 ), pero nunca la pérdida de un salario ya devengado, máxime cuando está prohibida la multa de haber (art. 58-3 ET), en patente muestra de que nuestro ordenamiento no tolera que se pueda perder el salario correspondiente a un trabajo ya realizado por el incumplimiento de alguna de sus obligaciones derivadas del contrato de trabajo. Dicho de otra forma, no puede pender sobre él, a modo de espada de Damocles, la amenaza de la pérdida de un ingreso tan vital como es el salario, como medida coercitiva para forzar el cumplimiento de sus deberes laborales”.

Por tanto, como veis, en ningún caso, salvo por una multa de suspensión de empleo y sueldo, podrá descontarse salario por tal motivo al trabajador.

Así lo establece también la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de País Vasco, de 16 septiembre de 2003, que recoge:
“Ahora bien, aquí se trata de una retribución inferior a las tablas de convenio, y ello supone el mínimo garantizados para cualquier operario dentro de la empresa, imponiéndose, tal y como indica la sentencia recurrida frente a cualquier tipo de consideración, ya que, en su caso, las pretendidas contrapartidas con las mejoras voluntarias que ofrece la empresa, lo serán por esas circunstancias específicas de la prestación laboral (disponibilidad, entrega...), pero no pueden suprimirse las retribuciones pidiendo que la contraprestación que se ofrece por esas condiciones también atraiga a las retribuciones.”

Por ello, no se puede descontar del salario bruto establecido en convenio las citadas cantidades. Si se quieren abonar como retribución en especie, además del salario pactado en convenio, es correcto, y se deberá cotizar y tributar por ello. Pero aquí no se está haciendo eso.

A nuestro juicio, en este sentido, lo que acontece es lo recogido en el artículo 42 de la Ley 35/2006 del IRPF, que señala lo siguiente:
“1. Constituyen rentas en especie la utilización, consumo u obtención , para fines particulares , de bienes , derechos o servicios de forma gratuita o por precio inferior al normal de mercado, aun cuando no supongan un gasto real para quien las conceda”.

Por tanto, como veis, en los supuestos en que una empresa concede a los trabajadores la utilización, consumo y obtención, para fines particulares, de bienes o servicios, esos importes constituirán retribuciones en especie del trabajador, pero no podrán descontarse directamente de la nómina.

En conclusión, en vuestro caso, la empresa deberá abonar el importe que reclama el trabajador, siempre que se corresponda con las cantidades detraídas de la nómina, ya que no debía haber descontado de la nómina dichos importes, sin especificar tampoco a qué conceptos se refieren.

Y en todo caso, debe demandar al trabajador, o reconvenir reclamando le sean devueltas dichos gastos en relación con las facturas que se han abonado al trabajador. Entendemos que habrá recibos de los que se desprenda que ha utilizado la tarjeta de la empresa para dicho cometido (el combustible) por el trabajador. Por tanto, os aconsejamos que, ya en el acto de conciliación se “reconovenga” por parte de la empresa compensando esos gastos que ha soportado la empresa por el trabajador, y que son al fin y al cabo la razón del descuento que luego se le hace en nómina.

Esperamos haber resuelto su consulta. Llámenos si necesita cualquier aclaración. Reciba un cordial saludo.

Somos abogados

Eduardo Castilla Baiget
Eduardo Castilla Baiget
Licenciado en Derecho y Diplomado por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad de Navarra.
Vanesa León Arguedas
Vanesa León Arguedas
Graduada en Derecho y Máster Universitario en Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra
Izaskun Aldabe Muro
Izaskun Aldabe Muro
Graduada en Derecho por la Universidad Pública de Navarra y Premio Extraordinario Fin de Carrera. Máster de Acceso a la Abogacía en la Universidad Pública de Navarra.
Ignacio Chacón Carvalhais
Ignacio Chacón Carvalhais
Graduado en Derecho y Máster de Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra.