2020-05-25 08:59:07

Subsidio Mayores De 52 Años E Ingresos

Buenos días.

Mi consulta es la siguiente:

Persona que está cobrando el subsidio mayor de 52 años y quiere hacer algunos trabajos de consultoría de RRHH para tener unos ingresos adicionales. Dichos ingresos no van a superar los 500 € mensuales. 

Son 2 preguntas:

A. Si se diera de alta en el régimen de autónomos entiendo que perdería el subsidio. 

B. Al ser ingresos pequeños, existe alguna norma que diga que no se tiene que dar de alta en autónomos ?

En algún sitio leí que hubo una sentencia que dijo que cuando no se llega a unos ingresos mínimos (que superen el SMI), no se puede considerar que es su actividad principal y que no era obligatorio darse de alta en autónomos? Es así?

Muchas gracias de antemano. 

 12/05/2020 Usuario LEXA Online

Respuesta de despacho:

 13/05/2020 LEXA Abogados
Buenos días,
 
En primer lugar, conviene señalar que el subsidio por desempleo es incompatible con el trabajo por cuenta propia, tal como señala el artículo 282.1 de la Ley General de la Seguridad Social. Concretamente, dicho precepto señala lo siguiente:
 
1. La prestación y el subsidio por desempleo serán incompatibles con el trabajo por cuenta propia, aunque su realización no implique la inclusión obligatoria en alguno de los regímenes de la Seguridad Social, o con el trabajo por cuenta ajena, excepto cuando este se realice a tiempo parcial, en cuyo caso se deducirá del importe de la prestación o subsidio la parte proporcional al tiempo trabajado.  

La deducción en el importe de la prestación o subsidio a que se refiere el párrafo anterior se efectuará tanto cuando el trabajador esté percibiendo la prestación o el subsidio por desempleo como consecuencia de la pérdida de un trabajo a tiempo completo o parcial y obtenga un nuevo trabajo a tiempo parcial, como cuando tenga dos contratos a tiempo parcial y pierda uno de ellos.
 
Por tanto, si el trabajador realiza un trabajo por cuenta propia, independientemente de que se deba causar alta en el RETA, el subsidio será incompatible con dicha actividad. De esta forma, en este supuesto lo relevante no es si el trabajador tiene unos ingresos superiores al 75% del SMI, sino si cabe considerar que se está realizando una actividad económica por cuenta propia, aunque no obligue a su inclusión en el RETA.
 
En este sentido, la jurisprudencia ha venido aplicando dicho precepto con un carácter riguroso, de tal forma que únicamente se admite la compatibilidad del subsidio con la realización de una actividad de carácter residual. Así, procede citar la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña 2554/2017, de 20 de abril, que establece que:
 
Se trata, en definitiva, de una cuestión que (aunque casuística en su análisis) debe ser examinada a la luz de una norma que ha sido rigurosamente interpretada desde la literalidad de su contenido; hermenéutica jurisprudencial que, aun no identificándose con el tenor textual de la norma, sólo avala considerar la compatibilidad que el legislador rechaza en supuestos en que se desarrolle una actividad meramente residual sin efectivo contenido económico. Supuesto que no se adecua al ahora examinado en el que la actora (de alta en el  IAE desde el 2 de junio de 2004) sólo a requerimiento de la Entidad Gestora presentó la declaración de IRPF correspondientes a los ejercicios 2013 y 2014; no habiendo "aportado prueba alguna que acredite sus alegaciones (que reproduce en vía de recurso) respecto a que no percibió ingreso alguno en el período referido..." (Fj 3.3). Circunstancias que nos sitúan en el ámbito de la distribución de la carga de la prueba.
 
(…)
 
Es el beneficiario en definitiva y no a la Entidad Gestora a la que incumbe acreditar "que, aunque figure de alta en el IAE, no presta servicios retribuidos ni realiza actividades por cuenta propia" (STSJ de Galicia de 6 de mayo de 2016 ; con cita de la STS de 30 de abril de 2001); y ello es así porque "El pago del IAE por su carácter oneroso, implica una presunción relativa al ejercicio de una actividad (profesional o artística), susceptible de prueba en contrario" (Sentencia del mismo Tribunal de 17 de junio de 2016 ; en relación con la dictada el Tribunal Supremo el 13 de octubre de 1998).
 
Insistiendo en el criterio sustentado en la sentencia que se cita del mismo Tribunal de 21 de enero de 2003 , reitera la de 1 de febrero de 2005 que se "es consciente de la relativa incongruencia que supone privar de esta prestación de nivel asistencial a un trabajador que ha acreditado que sus ingresos no alcanzan el 75% del SMI, cuando en teoría podría acceder a tal prestación en estas condiciones aplicando las previsiones genéricas del  art. 215   LGSS puesto que sus ingresos no alcanzan aquel tope, pero la vinculación al principio de legalidad no permite aceptar otra solución que la expresamente querida por el legislador; tanto más cuanto que si de soluciones de futuro se tratara tampoco sería lo más adecuado a la naturaleza del subsidio asistencial aceptar la compatibilidad entre trabajo y subsidio, que es lo que el actor pretende y la sentencia reconoce, sino reconocer al actor la diferencia entre la renta que le proporciona su trabajo y el montante económico de la prestación garantizada - como si que se halla establecido para las prestaciones no contributivas -  art. 145  LGSS -, solución esta que aquel principio constitucional no nos permite arbitrar".
 
Procede, en armonía con lo así expuesto y argumentado, el anunciado rechazo del recurso interpuesto con la íntegra confirmación del pronunciamiento objeto del mismo.”
 
Así pues, a pesar de que no sea obligatoria la inclusión en el RETA, el subsidio será incompatible con la actividad realizada si esta no es meramente residual, sin efectivo contenido económico.
 
A modo de ejemplo, la jurisprundeic aha venido señalando que unos ingresos anuales mínimos demostrarían el carácter residual de la actividad, como lo serían unos ingresos brutos alrededor de 3.000 euros anuales o 1.000 euros netos, como señala la Sentencia del Tribunal Supremo 658/2018, de 21 de junio, que establece que:
 
“4. El supuesto enjuiciado tiene encaje en la excepción a la regla general de la incompatibilidad entre prestaciones por desempleo y trabajo por cuenta propia que establece el  art. 231.1  LGSS , dado que los trabajos de recolección de aceituna realizados por el actor en el año 2012 le proporcionaron un rendimiento neto de 790,42 €; cuantía que, a todas luces, resultaría insuficiente para atender sus necesidades básicas, y podría calificarse en sí misma de manifiestamente irrelevante. Y esa misma calificación de insuficiente e irrelevante hay que mantener aun cuando se tome en consideración el importe de los ingresos íntegros (3.415,10 €), puesto que éstos, en todo caso, seguirían siendo inferiores al 75% del SMI, que es el parámetro de rentas de cualquier naturaleza que determina el acceso al subsidio (art. 215.1.1) LGSS).”
 
Por tanto, en este caso, teniendo en cuenta que se van a obtener unos ingresos brutos anuales de 6.000 euros aproximadamente, es decir, el doble de lo que viene previendo el Tribunal Supremo, entendemos que existe una probabilidad alta de que se estime que el trabajador realiza una actividad por cuenta propia que supondrá la incompatibilidad del subsidio por desempleo con la actividad realizada, aunque los ingresos sean menores al 75% del SMI.
 
En todo caso, entendemos que para que se consideren unos ingresos anuales mínimos de carácter residual no incompatibles, la suma de estos y del subsidio en cómputo anual no debería superar el 75% del SMI que es el presupuesto para acceder al mismo.
 
En conclusión:
  • El artículo 282.1 de la LGSS declara la incompatibilidad del subsidio por desempleo con la realización de cualquier trabajo por cuenta propia, incluso aunque no suponga su inclusión en el RETA.
 
  • La jurisprudencia ha venido interpretando dicho precepto de manera rigurosa, de tal forma que únicamente una actividad marginal podría dar lugar a la compatibilidad del subsidio con sus ingresos.
 
  • Más concretamente, el TS ha estimado la compatibilidad del subsidio con unos ingresos brutos anuales de 3.000 euros aproximadamente.
 
  • En este caso, teniendo en cuenta que se prevén unos ingresos anuales de 6.000 euros, aproximadamente, entendemos que existe una alta probabilidad de que se declare la incompatibilidad del subsidio con la actividad que se va a realizar, aunque sea una cantidad inferior al 75% del SMI, ya que, la suma del subsidio y de dichos ingresos determina ademas que se supere el requisito de rentas.

Esperamos haber resuelto su consulta. Llámenos si necesita cualquier aclaración. Reciba un cordial saludo.


¿Resuelve tu duda esta consulta de otro usuario?


Dinos tu email y te enviamos todas las semanas un resumen de las consultas más leídas:
Dinos tu email y te enviamos todas las semanas un resumen de las consultas más leídas:
 

0

Consultas resueltas
 

0

novedades clasificadas
 

0

videos en streaming

Consultas

Buscador de consultas sobre cualquier tema laboral que necesites, si no encuentras respuesta a tu pregunta, haz tu propia consulta y te la resolvemos en menos de 24 horas, siempre con jurisprudencia.

Jornadas

Visualiza todas las jornadas de actualización laboral. Todas las novedades analizadas de la mano de expertos en solo 5 minutos.

Boletín personalizado

Recibe mensualmente un boletín personalizado para las sedes, sector, y convenio de tu empresa.

SUSCRIPCIÓN LEXA

¡Qué poco cuesta estar bien asesorado en materia laboral!

*El periodo de prueba es gratuito, sin compromiso y sin necesidad de tarjeta de crédito

Somos abogados

Joaquín Castiella Sánchez-Ostiz
Joaquín Castiella Sánchez-Ostiz
Socio director de Grupo LEXA. Colegiado en el Muy Ilustre Colegio de Abogados de Pamplona
Juncal Fernández
Juncal Fernández
Licenciada en Derecho por la Universidad de Navarra
Adrián Ventura
Adrián Ventura
Graduado en Derecho por la Universidad Pública de Navarra
Abigail Rojas
Abigail Rojas
Graduada en Derecho por la Universidad Pública de Navarra