Subrogacion De Personal En Contratas De Limpieza

Hola Buenas tardes, me gustaria que me ayudarais sobre este asunto.

Una empresa de instalaciones deportivas(gimnasio) ha tenido subcontratado el servicio de limpieza a un Contrata,el gimnasio ha decidido no continuar con este servicio y ha contratado a sus propios trabajadores de limpieza.

Trabajadores nuevos, que no estaban ya trabajando en el gimnasio..

Ahora le reclaman los trabajadores de la contrata de limpieza que los reincorpore o los indemnice.

Es esto posible?

Si no se ha mandado por la contrata saliente la documentación necesaria en plazo,¿ podremos utilizarlo para que se la indemnice a la empresa de instalaciones deportivas en el caso de que tenga que readmitirlos o indemnizarlos?

Espero vuestra ayuda pq solo encuentro sentencias donde hay dos empresas contratistas de limpieza la saliente y la entrante pero ninguna de este caso en particular.

Un saludo y gracias.

Segun el convenio de limpieza habria que readmitirlos pero como la empresa que contrata es el gimnasio,pues tengo dudas.

 13/06/2014  usuario1788

Respuesta de despacho:

 16/06/2014  despacho1
Buenos días:

En estos supuestos, se debe acudir siempre al convenio. En función de este, la solución puede ser una u otra. No obstante, os analizamos las siguientes sentencias sobre supuestos similares.

La jurisprudencia ha venido entendiendo que no existe sucesión de empresa, cuando la empresa principal (en vuestro caso, el gimnasio) rescinde una contrata de limpiezas, y no se encuentra dentro del ámbito de aplicación del convenio colectivo.

En este sentido, la reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, de 26 de febrero de 2014, recoge:
“Así, hemos de indicar en primer término que, ciertamente, y según señala la sentencia recurrida, la primera cuestión a resolver es la aplicación o no, en términos generales, de las cláusulas previstas en un Convenio Colectivo, en este caso la relativa a la subrogación del personal prevista en el Convenio de Limpieza antecitado, a terceras entidades vinculadas por otros Convenios Colectivos, como le sucede al Ayuntamiento de Griñón que tiene su propio Convenio para el Personal Laboral. Indicándose a continuación, acertadamente, que tal controversia ya ha sido resuelta por consolidada doctrina de la Sala IV del Tribunal Supremo señalando que "el convenio colectivo no puede... en su contenido normativo, establecer condiciones de trabajo que hubieran de asumir empresas que no estuvieran incluidas en su ámbito de aplicación. Así lo deja precisado el invocado art. 82.3 del citado Estatuto de los Trabajadores al disponer que los convenios colectivos regulados por su Título III obligan a todos los empresarios y trabajadores incluidos en su ámbito de aplicación en el que sólo pueden estar comprendidos quienes, formal o institucionalmente, estuvieron representados por las partes intervinientes en la negociación del convenio, añadiendo a esto la Sentencia de la Sala de lo Social de nuestro Alto Tribunal de 17 de junio de 2011 que "la empresa que asume la limpieza de sus propios centros de trabajo (...) no desnaturaliza ni amplía el ámbito funcional de la empresa que asume tal actividad (...) y de ahí que el mero hecho de que una empresa decida realizar la limpieza de sus propios locales o centros de trabajo directamente y con su propio personal, aunque éste sea de nueva contratación, no la convierte en modo alguno en una empresa dedicada a la actividad de limpieza de edificios y locales ajenos"; doctrina jurisprudencial que también recogen las recientes sentencias de nuestro Alto Tribunal de 17 y 19 de septiembre de 2012. Por todo ello, como afirma también la sentencia de instancia, ha de concluirse que no puede ser aplicable al Ayuntamiento demandado lo dispuesto en el artículo 24 del Convenio Colectivo de Limpieza de Edificios y Locales, ni por ende serle exigible la obligación de subrogación del personal prevista en el mismo, pues ello supondría obviar, no sólo la citada doctrina jurisprudencial relativa a la inaplicabilidad a terceros de disposiciones convencionales en cuya negociación no fueron parte y en cuyo ámbito de actuaciones no están incluidos, sino también la propia regulación normativa prevista para los Convenios Colectivos en el Estatuto de los Trabajadores y en particular en el artículo 82.3 del citado texto legal .

(…) Por todo lo anteriormente expuesto, ha de concluirse, como afirma la sentencia de instancia, que en el presente supuesto, ni hubo transmisión patrimonial que justifique la aplicación del art. 44 ET, ni resulta aplicable al Ayuntamiento la cláusula subrogatoria que regula el art. 24 del Convenio Colectivo del Sector de Limpieza de Edificios y Locales de la Comunidad de Madrid, por lo que no procede exigirle responsabilidad alguna derivada de los despidos de las trabajadoras demandantes ya que no tenía obligación de haberlas subrogado.

(…) Debiendo subrayarse que en el caso que nos ocupa no ha existido una nueva empresa de limpieza adjudicataria del servicio, y no cabe por tanto la pretendida subrogación laboral, y es que conforme establece el Tribunal Supremo en Sentencias de 30-9- 1999 y 5-12-2000, en el caso de que no se produzca de derecho transferencia de los trabajadores de la empresa saliente a la entrante, "la protección de los trabajadores concernidos se consigue mediante el mantenimiento de su contrato con la empresa donde prestaban sus servicios hasta el momento; es decir, que no hay desde luego sucesión en las relaciones de trabajo, pero éstas continúan en cabeza del empresario saliente, quien no puede alegar, como causa extintiva, el mero hecho de la terminación de la contrata; con lo que, o sigue procurando empleo a esos trabajadores, o prescinde de los mismos mediante la indemnización fijada por la ley.”

Como veis, en la anterior sentencia, el TSJ declara la inexistencia de subrogación empresarial, en la asunción directa por la empresa (en el caso de la sentencia, un Ayuntamiento), de la ejecución del servicio de limpieza realizado por la anterior empresa concesionaria. Y ello debido a que el Tribunal, basándose en diversas sentencias del Tribunal Supremo, entiende que no puede resultar de aplicación a la empresa, la cláusula de subrogación del Convenio de Limpiezas.

En igual sentido que la anterior, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Galicia, de 28 de febrero de 2013, señala:
El convenio colectivo de jardinería, se han producido una serie de subrogaciones entre diversas empresas respecto del servicio de mantenimiento de los Centros comarcales por lo que, no habiéndose hecho cargo ninguna de las entidades demandadas de dicho servicio, ni AGADER ni cualquier otra empresa, siendo la actora trabajadora con contrato indefinido y no siendo SODECO ni AGADER entidades a las que se pueda aplicar el convenio colectivo mencionado, por no estar incluidas en su ámbito de aplicación, y sin que se haya alegado cesión ilegal ni la posible reversión, no constando transmisión de medios materiales ni de plantilla a las restantes demandadas, lo que procede, en definitiva, es desestimar el recurso y, así, la S.T.S. de 17-6-11 analiza el supuesto de la aplicación, en ese caso, del convenio de limpieza a un Ayuntamiento, negando la posibilidad. Se dice que:" La sentencia de esta Sala de 10/12/08, señaló que "el convenio colectivo no puede (....) en su contenido normativo, establecer condiciones de trabajo que hubieran de asumir empresas que no estuvieran incluidas en su ámbito de aplicación. Así lo deja precisado el invocado art. 82.3 del citado Estatuto de los Trabajadores al disponer que los convenios colectivos regulados por su Título III obligan a todos los empresarios y trabajadores incluidos en su ámbito de aplicación en el que solo pueden estar comprendidos quienes, formal o institucionalmente, estuvieron representados por las partes intervinientes en la negociación del convenio" pues "la empresa que asume la limpieza de sus propios centros de trabajo (....) no desnaturaliza ni amplía el ámbito funcional de la empresa que asume tal actividad (...) y de ahí que el mero hecho de que una empresa decida realizar la limpieza de sus propios locales o centros de trabajo directamente y con su propio personal, aunque éste sea de nueva contratación, no la convierte en modo alguno en una empresa dedicada a la actividad de limpieza de edificios y locales ajenos".

En todo caso , lo que no puede estimarse aplicable en el caso que nos ocupa es la subrogación del personal que regula el art. 49 del Convenio General del Sector de Limpieza Pública Viaria etc., a efectos de contribuir y garantizar el principio de estabilidad en el empleo, porque, acorde con el criterio que expusimos anteriormente, la absorción del personal se prevé solamente "entre quienes se sucedan, mediante cualquiera de las modalidades de contratación de gestión de servicios públicos, contratos de arrendamiento de servicios o, de otro tipo, en una concreta actividad de las reguladas en el ámbito funcional del presente convenio", precisando en el art. 52 que la subrogación de personal "operará en todos los supuestos de sustitución de contratas..." , siendo evidente que el Ayuntamiento que tenía adjudicado el servicio de limpieza viaria a una empresa del sector, cuando rescinde dicha adjudicación y asume directamente la ejecución del servicio público, no actúa como otro contratista del sector que obtenga una nueva adjudicación ni que suceda en la contrata a otro contratista anterior.

Las anteriores consideraciones conducen a estimar el recurso del ente municipal, habida cuenta que no hubo, como en el caso de la sentencia de contraste, transmisión patrimonial que justifique la aplicación del art. 44 E.T.
Por todo lo anterior, con base en la anterior jurisprudencia, entendemos que la empresa (en este caso, el gimnasio) puede defender que no ha tenido lugar sucesión empresarial alguna, puesto que no puede serle de aplicación lo previsto en el Convenio de Limpieza, al no hallarse incluida la empresa en dicho sector.

No obstante, se trata de un supuesto delicado, ya que también existe jurisprudencia en contra como la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, de 15 de noviembre de 2012, que señala:
En segundo lugar, que conforme al precepto que acabamos de transcribir, y tal y como así incluso lo viene a entender la recurrente, no cabe apreciar que conforme al mismo pudiera ser operativo el fenómeno subrogatorio que contempla frente a la entidad ALBERGUE SAN VICENTE PAUL, cuando la misma decidió rescindir la contrata de limpieza en que estaba empleada la demandante para pasar a realizar tal actividad con personal propio, con relación al cual no consta que fuera de nueva contratación, por lo que conforme al precepto que se declaró vulnerado no quedaba obligada a incorporar a su plantilla a la demandante en su condición de trabajadora de la empresa de limpieza hasta ese momento prestadora de dicho servicio.

Por ello, se trata de un caso complejo, donde analizando la diversa jurisprudencia, consideramos que es posible alegar que no es de aplicación al gimnasio el convenio de Limpieza, ni tampoco la cláusula de la subrogación.

Asimismo, serán también determinante los concretos aspectos por los que el gimnasio decide internalizar ese servicio con personal propio de nueva contratación, asi como, las funciones que realizan los nuevos trabajadores contratados, en relación con las funciones que realizaban antes los de la empresa de limpieza.

Esperamos haber resuelto su consulta.

Reciba un cordial saludo.

Somos abogados

Eduardo Castilla Baiget
Eduardo Castilla Baiget
Licenciado en Derecho y Diplomado por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad de Navarra.
Vanesa León Arguedas
Vanesa León Arguedas
Graduada en Derecho y Máster Universitario en Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra
Izaskun Aldabe Muro
Izaskun Aldabe Muro
Graduada en Derecho por la Universidad Pública de Navarra y Premio Extraordinario Fin de Carrera. Máster de Acceso a la Abogacía en la Universidad Pública de Navarra.
Ignacio Chacón Carvalhais
Ignacio Chacón Carvalhais
Graduado en Derecho y Máster de Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra.