Son Legales Las Faltas Por Errores

Buenos días
en nuestra empresa estamos poniendo faltas graves a los trabajadores cuando tenemos una reclamación.
En concreto, del art 55,la h) la negligencia o desidia en el trabajo que afecte al la buena marcha del mismo, siempre que de ello no se derive perjuicio grave para las personas o las cosas.

La falta se pone porque en produccion hemos puesto diferentes controles y si llega al cliente,es que no han realizado bien su trabajo y en el resto de los puestos,(administración o comercial) aunque no tienen los mismos filtros,queremos llegar a reclamaciones 0.

Uno de los responsables de la empresa dice que es ilegal poner faltas por errores, que errar es de humanos y que ha hablado con amigos abogados y que es ilegal poner las faltas por los motivos mencionados.(que hay jurisprudencia al respecto)

Cabe decir que no hemos tomado ninguna otra medida ni se ha mandado a nadie a casa, nos hemos limitado a poner la falta grave al trabajador/es .

Necesito saber si esto es legal o no
Necesito saber si esta falta la puedo encuadrar en otro articulo del convenio del metal

 03/09/2014  usuario891

Respuesta de despacho:

 04/09/2014  despacho1
Buenas tardes:

En primer lugar, el artículo 58 del Estatuto de los Trabajadores, establece:
“1. Los trabajadores podrán ser sancionados por la dirección de las empresas en virtud de incumplimientos laborales, de acuerdo con la graduación de faltas y sanciones que se establezcan en las disposiciones legales o en el convenio colectivo que sea aplicable.”

De esta forma, del art. 58 ET se deduce claramente que no es posible sancionar conductas que no estén graduadas y, por lo tanto, tipificadas en la norma aplicable. Es decir, en el ámbito sancionador de la empresa rigen los principios de legalidad y tipicidad.

Efectivamente, el Convenio Colectivo de trabajo del sector «Industria Siderometalúrgica», de Navarra, publicado el 1 de septiembre de 2008, consideraba como falta grave “La negligencia o desidia en el trabajo que afecte a la buena marcha del mismo, siempre que de ello no se derive perjuicio grave para las personas o las cosas”.

Sin embargo, el mencionado Convenio se encuentra actualmente derogado. De esta forma, en la actualidad, el Convenio Colectivo de aplicación es el Convenio Colectivo del sector Industrias Siderometalúrgicas de Navarra, publicado el 16 de septiembre de 2013.

Pues bien, el artículo 55 de dicho Convenio, regula los criterios generales del régimen sancionador:
“1. Las empresas podrán sancionar, como falta laboral, las acciones u omisiones que supongan infracciones o incumplimientos laborales de los trabajadores, de acuerdo con la graduación de las faltas que se establece en los artículos siguientes.

2. La sanción de las faltas requerirá comunicación por escrito al trabajador, haciendo constar la fecha y los hechos que la motivaron.”

En concreto, el artículo 57 del Convenio, que contiene las faltas graves, recoge en su apartado i):
“La negligencia, o imprudencia, en el trabajo que afecte a la buena marcha del mismo, siempre que de ello no se derive perjuicio grave para la empresa o comportase riesgo de accidente para las personas.”
En vuestro caso, al igual que en muchos otros Convenios, se tipifica como falta la negligencia o desidia en la prestación de trabajo.

Por su parte, los Tribunales, en supuestos similares, han venido considerando que los errores en la prestación de servicios del trabajador, constituyen una conducta negligente o de desidia (en el sentido que establece vuestro Convenio de aplicación, en el artículo 57 h), que puede dar lugar a una sanción grave, por parte del empresario.

En este sentido, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, de 9 de noviembre de 2010, recoge:
“También en fecha 12/11/2.009 fue sancionado por un hecho ocurrido el 4 de noviembre consistente en que el Jefe de producción informó al departamento de RRHH de los continuos errores que cometía el trabajador al rellenar los parte, pues al anotar y sumar los tiempos, estos siempre debían de dar un resultado de 7,67. No obstante, debido los errores que cometía en la cumplimentación de los mismos, la persona que se encarga de introducir los partes en el sistema SAP, tenía que dedicar tiempo a modificar exclusivamente sus partes de trabajo, teniendo que reducir los tiempos dedicados a las piezas para ajustarlos y anotar tiempos que no son correctos, con el consiguiente incremento de la duración empleada para ello. Fue tipificada como falta grave por negligencia o desidia en el trabajo que afectaba a la buena marcha del servicio, y fue sancionado inicialmente con una suspensión de empleo y sueldo durante 10 días. Interpuesta la demanda contra dicha sanción se llegó a un acuerdo en sede judicial, en el que se mantenía la falta como grave y se redujo la sanción impuesta a una suspensión de empleo y sueldo de 3 días.”

En igual sentido que la anterior, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de C. Valenciana, de 15 de junio de 2010, señala:
“De otro lado debemos dejar constancia de que no existe dato alguno que permita minimizar, atenuar o contrarrestrar los hechos reprobados y que evidencian una desidia, demora o falta de diligencia en el debido seguimiento de los expedientes tramitados con evidentes errores en cuanto al traslado de las minutas o instrucciones confeccionadas por la entidades bancarias ocasionando con ello retrasos o disfunciones que tenían clara incidencia en las empresas clientes de la entidad demandada, como figura en la queja expresa efectuada por Bancaja (hecho probado 11) o en el perjuicio causado al banco BBVA en relación al préstamo para la adquisición del garaje al que se hace alusión en el hecho probado 26, constando debidamente probado que la actora había recibido la oportuna formación sobre la dinámica de los procedimientos a seguir en su trabajo, tanto de la empresa, como de las entidades bancarias, figurando repetidos errores relacionados con la falta de introducción de datos en aplicaciones informáticas con los bancos o falta de comunicación de operaciones realizadas, no llevando a cabo el debido o preciso control sobre las provisiones de fondos o en las instrucciones dadas sobre las escrituras de préstamo formalizadas que dieron lugar a unas posteriores diligencias de subsanación, constando pues que la misma no cumplió de forma adecuada con las reglas de trabajo impartidas por la empresa, y que por ello su actuación bien pudo merecer el calificativo de negligente al encontrarnos ante hechos no aislados sino repetitivos. Razones que nos conducen a estimar el primer motivo de recurso.”

Por último, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de C. Valenciana, de 30 de enero de 2007, dispone:
“Ahora bien, como quiera que los hechos cometidos por el trabajador, lejos de figurar como realizados de forma consciente y deliberada, en contra de las instrucciones recibidas, revelan una conducta de desidia, negligencia o falta de atención que afectó a la marcha del servicio al provocar las lógicas disfunciones en el proceso de producción que exigieron ante el error cometido la limpieza de las tolvas y la vuelta al correcto funcionamiento, atendiendo a los partes de producción requeridos, teniendo pleno ajuste en lo previsto en el apartado 8 del art.60 que alude a "negligencia o desidia en el trabajo que afecte a la buena marcha del servicio", constituyendo ello falta grave, salvo que la negligencia causara accidentes graves, y aquí, tal efecto o consecuencia derivada del proceder imputado y acreditado no se ha producido, la consecuencia que de ello cabría extraer es que la conducta del actor tenía pleno acomodo en lo previsto en el referido art.60, y no en el art.61, previsto para faltas muy graves, de ahí que la sanción por despido impuesta y merecedora para tales faltas constituya un despido improcedente al no tener encaje normativo adecuado la decisión empresarial adoptada.”

Como veis, son muchas las sentencias que, en supuestos similares al vuestro (falta de diligencia, errores del trabajador, incluso con reclamaciones o quejas de un cliente), la empresa sanciona al trabajador por una falta grave, en virtud del Convenio de aplicación.

Por todo lo anterior, en vuestro caso, entendemos que la conducta del trabajador queda perfectamente encuadrada en el artículo 57 h) del Convenio Colectivo de aplicación es el Convenio Colectivo del sector Industrias Siderometalúrgicas de Navarra. De esta forma, se estaría cumpliendo el principio de tipicidad, en la imposición de sanciones al trabajador. Asimismo, tal y como se advierte de la jurisprudencia señalada, es posible sancionar los errores cometidos por el trabajador, en la prestación de servicios, cuando de dichos errores se desprenda la negligencia o la desidia. Es decir, no se sanciona el error, se sanciona la desidia que lo provoca. Por tanto, claro que se puede sancionar cuando hay errores, pero cuando los mismos son provocados por dicha desidia o negligencia.

Esperamos haber resuelto su consulta.

Reciba un cordial saludo.

Somos abogados

Eduardo Castilla Baiget
Eduardo Castilla Baiget
Licenciado en Derecho y Diplomado por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad de Navarra.
Vanesa León Arguedas
Vanesa León Arguedas
Graduada en Derecho y Máster Universitario en Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra
Izaskun Aldabe Muro
Izaskun Aldabe Muro
Graduada en Derecho por la Universidad Pública de Navarra y Premio Extraordinario Fin de Carrera. Máster de Acceso a la Abogacía en la Universidad Pública de Navarra.
Ignacio Chacón Carvalhais
Ignacio Chacón Carvalhais
Graduado en Derecho y Máster de Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra.