Sociedad Limitada Laboral

En casos de subrrogación de plantilla por ganar una licitación, si la plantilla preexistente es una Sociedad Limitada laboral, la empresa adjuditataria ¿está obligada a contratar a los socios -trabajadores?

 17/05/2019  usuario1272

Respuesta de despacho:

 20/05/2019  despacho1
Buenos días.

Lo cierto es que el supuesto planteado resulta excepcional, ya que la subrogación en el supuesto de socios trabajadores de sociedades limitadas laborales la situación del socio trabajador no resulta idéntica a la del trabajador por cuenta ajena propiamente dicho.

Sin embargo, los Tribunales vienen afirmando que, cuando el socio trabajador, además de ostentar la condición de socio, ostenta la condición de trabajador por cuenta ajena, entonces debe considerarse que, respecto del contrato de estos, debe operar la obligación de subrogación en supuestos de sucesión de empresa.

En este sentido, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Asturias de 15 de noviembre de 2013, analizando un supuesto de una contrata de hostelería que ve rescindido el contrato de prestación de servicios en el Club náutico, determinando que la no subrogación de un socio trabajador por parte del Club náutico y la nueva contratista, constituye un despido improcedente:
“Con respecto de la primera censura jurídica efectuada, no puede entenderse, como parece pretender la representación recurrente, que el hecho de ser el actor socio fundador y uno de los tras administradores mancomunados de Entemar Sociedad Laboral Limitada, suponga la pérdida de la cualidad de trabajador por cuenta ajena. En este sentido resulta clarificadora la sentencia del Tribunal Supremo de 20 de octubre de 1998 en la que se manifiesta lo siguiente: "....Mantener que, una sociedad mercantil constituida sólo por trabajadores, que, a su vez, tienen -cada uno de ellos- una participación mínima e igual en el capital social, lo que les impide, controlar individualmente la sociedad -y con la cautela, además, de que las facultades de gestión les son otorgadas mancomunadamente-, únicamente puede dar cobertura a relaciones jurídicas mercantiles y no laborales, ignorando la existencia de trabajadores que pueden asumir la doble función, es desconocer la realidad de las cosas.

[…] Pero tales manifestaciones no resultan atendibles, ya que hay que tener en cuenta que, a parte de la actividad societaria mancomunada, el actor, que había venido prestando servicios en el bar restaurante del Club Náutico de Salinas por cuenta de las empresas concesionarias que sucesivamente se habían venido encargando de dicho servicio, se encontraba vinculado por una relación laboral común a la referida empresa Entamar Salinas SLL, que como se dijo fue constituida a propuesta del Club Náutico, el cual era plenamente conocedor de la situación aceptando incluso a su costa la subrogación del personal que de hecho pertenecía a la concesión y que en el momento de la suscripción del contrato de arrendamiento que se firmaba con la sociedad laboral limitada, era subrogado por la misma -personal que figura en un anexo al contrato y en el se encuentra el actor junto con otros tres trabajadores- para el caso de que a la finalización o terminación por cualquier causa del contrato no existiera un nuevo concesionario que se subrogase. Por lo tanto viniendo el actor prestando servicios laborales por cuenta de Entamar Salinas SLL, y concluido el 30 de noviembre de 2012 el contrato de arrendamiento de servicios que la misma había suscrito con el Real Club Náutico de Salinas por rescisión anticipada, conforme a lo convenido en el propio contrato firmado, alegando motivos económicos lo que fue aceptado por el Real Club Náutico, lo que supuso para el actor que le fuera notificada por la empresa la extinción de su contrato de trabajo con efectos del 30 de noviembre de 2013, cesando en dicha fecha en la prestación de servicios en el bar restaurante del Club Náutico de Salinas por cuenta de la empresa hasta entonces concesionaria, no puede afirmarse que tal cesación en la prestación de servicios se deba a la exclusiva voluntad del trabajador demandante, ni puede la entidad recurrente negar ahora su condición de trabajador de la concesión, cuando la misma ya le había sido reconocida expresamente al firmar el contrato de arrendamiento con la sociedad laboral limitada.

[…] Por otro lado tampoco puede compartirse la alegación efectuada en el tercero de los motivos de censura jurídica por la representación recurrente para rechazar la obligación de subrogación establecida en la sentencia impugnada, pues los datos incorporados al relato fáctico confirman los presupuestos necesarios para que la misma opere. Y es que está probado que el Real Club Náutico de Salinas asumió directamente la explotación del servicio desde el 1 de diciembre de 2012 hasta el 18 de diciembre de 2012, en que pasó a ser dicho servicio atendido por una nueva concesionaria, la entidad Hotel Palacio Ferrera S.A, pues de hecho se vino manteniendo y prestando por el Club el servicio de cafetería. Pero en todo caso la subrogación vendría impuesta necesariamente por lo convenido por el propio Club Náutico en el contrato de arrendamiento suscrito con Entamar Salinas SLL, ya que en el mismo se obligaba la entidad ahora recurrente (cláusula decimoctava) a asumir a su costa el personal que subrogaba la sociedad laboral limitada y que pertenecía de hecho a la concesión (entre el que se encontraba el actor) y especialmente para el caso de que a la finalización o terminación por cualquier causa del contrato no existiera un nuevo concesionario que se subrogase en las obligaciones.”

En conclusión:
  • Cuando el socio trabajador, ostente de forma efectiva la condición de trabajador por cuenta ajena, la obligación de subrogación por sucesión de empresa se extenderá también a estos empleados.
  • Además, habrá de atender a lo expresamente regulado en el Convenio aplicable en materia de subrogación de plantillas y sucesión de empresas, así como en el propio contrato de prestación de servicios, ya que estos, suelen contener las reglas concretas aplicables en los supuestos de cambio de contratistas.

Esperamos haber resuelto su consulta. Llámenos si necesita cualquier aclaración. Reciba un cordial saludo.

Somos abogados

Eduardo Castilla Baiget
Eduardo Castilla Baiget
Licenciado en Derecho y Diplomado por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad de Navarra.
Vanesa León Arguedas
Vanesa León Arguedas
Graduada en Derecho y Máster Universitario en Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra
Izaskun Aldabe Muro
Izaskun Aldabe Muro
Graduada en Derecho por la Universidad Pública de Navarra y Premio Extraordinario Fin de Carrera. Máster de Acceso a la Abogacía en la Universidad Pública de Navarra.
Ignacio Chacón Carvalhais
Ignacio Chacón Carvalhais
Graduado en Derecho y Máster de Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra.