Servicio Prevencion Ajeno-Posibilidad Asumir Funciones Internamente

Buenas tardes

Tenemos contratado con una mutua el servicio de prevención de riesgos y la vigilancia de la salud. Estamos valorando la posibilidad de que la prevención de riesgos pueda ser asumido por un trabajador que dispone y tiene acreditado formación en la materia. Nos surge la duda de si hay algún inconveniente legal para que sea asumido ese trabajo internamente, manteniendo externalizado el servicio de vigilancia de la salud.

Agradecido de antemano,


Un saludo

 15/01/2016  usuario888

Respuesta de despacho:

 18/01/2016  despacho1

Buenas tardes:

En primer lugar, respecto a la vigilancia de la salud, el artículo 22 establece en su apartado 6 que:

Las medidas de vigilancia y control de la salud de los trabajadores se llevarán a cabo por personal sanitario con competencia técnica, formación y capacidad acreditada.


En segundo lugar, la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos laborales establece los servicios de prevención de riesgos en sus artículos 30 y 31. En este sentido, el artículo 30 expone:

1. En cumplimiento del deber de prevención de riesgos profesionales, el empresario designará uno o varios trabajadores para ocuparse de dicha actividad, constituirá un servicio de prevención o concertará dicho servicio con una entidad especializada ajena a la empresa.
2. Los trabajadores designados deberán tener la capacidad necesaria, disponer del tiempo y de los medios precisos y ser suficientes en número, teniendo en cuenta el tamaño de la empresa, así como los riesgos a que están expuestos los trabajadores y su distribución en la misma, con el alcance que se determine en las disposiciones a que se refiere la letra e) del apartado 1 del artículo 6 de la presente Ley. Los trabajadores a que se refiere el párrafo anterior colaborarán entre sí y, en su caso, con los servicios de prevención.
3. Para la realización de la actividad de prevención, el empresario deberá facilitar a los trabajadores designados el acceso a la información y documentación a que se refieren los artículos 18 y 23 de la presente Ley.
(…)
5. En las empresas de hasta diez trabajadores, el empresario podrá asumir personalmente las funciones señaladas en el apartado 1, siempre que desarrolle de forma habitual su actividad en el centro de trabajo y tenga la capacidad necesaria, en función de los riesgos a que estén expuestos los trabajadores y la peligrosidad de las actividades, con el alcance que se determine en las disposiciones a que se refiere el artículo 6.1.e) de esta Ley. La misma posibilidad se reconoce al empresario que, cumpliendo tales requisitos, ocupe hasta 25 trabajadores, siempre y cuando la empresa disponga de un único centro de trabajo.
6. El empresario que no hubiere concertado el Servicio de prevención con una entidad especializada ajena a la empresa deberá someter su sistema de prevención al control de una auditoría o evaluación externa, en los términos que reglamentariamente se determinen.


El artículo 31 continúa haciendo referencia a los servicios de prevención y dispone:

1. Si la designación de uno o varios trabajadores fuera insuficiente para la realización de las actividades de prevención, en función del tamaño de la empresa, de los riesgos a que están expuestos los trabajadores o de la peligrosidad de las actividades desarrolladas, con el alcance que se establezca en las disposiciones a que se refiere la letra e) del apartado 1 del artículo 6 de la presente Ley, el empresario deberá recurrir a uno o varios servicios de prevención propios o ajenos a la empresa, que colaborarán cuando sea necesario.
(…)
Si la empresa no llevara a cabo las actividades preventivas con recursos propios, la asunción de las funciones respecto de las materias descritas en este apartado sólo podrá hacerse por un servicio de prevención ajeno. Lo anterior se entenderá sin perjuicio de cualquiera otra atribución legal o reglamentaria de competencia a otras entidades u organismos respecto de las materias indicadas.(…).


En este sentido, la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Asturias, de 10 de julio de 2015, señala lo siguiente:

“Así pues, más allá de que las empresas puedan asumir por sí mismas la prevención de riesgos (tal y como se dispone en el punto segundo de las alegaciones planteadas), el recurso a entidades externas no acreditadas como servicios de prevención ajenos, no puede considerarse ajustada a ninguna de las modalidades de prevención recogidas en el Art. 10 del Reglamento de los Servicios de Prevención para la organización de los recursos necesarios para el desarrollo de las actividades preventivas por parte del empresario. Esto impide que dichas actividades preventivas puedan ser ejecutadas por terceros mediante un arrendamiento de servicios o similares sino cuentan con la correspondiente acreditación de la autoridad laboral.
Así pues, si una entidad no acreditada desarrolla funciones para empresarios obligados a recurrir a servicios de prevención ajenos, ya sea por no poder asumir personalmente de manera completa las actividades preventivas o por resultar insuficiente la designación de uno o varios trabajadores, deberá entenderse que dicha entidad está ejerciendo funciones atribuidas a los servicios de prevención ajenos de las recogidas en el Art. 31 de la LPRL .”


Asimismo, la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Murcia, de 18 de noviembre de 2005, dispone lo siguiente:


“En consecuencia, desde el día 31 de marzo de 1997 tenía la actora la obligación de organizar los servicios de prevención, y en caso de no hacerlo mediante concierto con una entidad ajena debía someter su sistema de prevención a una auditoria. Así, los artículos 29 y siguientes del Reglamento de los Servicios de Prevención regulan las auditorias, disponiendo el artículo 31 que los resultados de la auditoria deberán quedar reflejados en un informe que la empresa auditada deberá mantener a disposición de la autoridad laboral competente y de los representantes de los trabajadores.
En consecuencia, y no habiendo realizado la preceptiva auditoria de su sistema de prevención, ni habiendo concertado la realización de la misma con ninguna entidad auditora, la conducta de la actora es constitutiva de la infracción prevista en el artículo 12.20 del R.D.Leg. 5/2000 , que considera infracción grave "No someter, en los términos reglamentariamente establecidos, el sistema de prevención de la empresa al control de una auditoria o evaluación externa cuando no se hubiera concertado el servicio de prevención con una entidad especializada ajena a la empresa." Y ha de precisarse sobre la prueba propuesta por la actora, consistente, según ésta, en una supuesta consulta al Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales planteada por la Agrupación de Conserveros en relación con la posibilidad de considerar auditado el sistema de prevención de las empresas adheridas al auditar el propio servicio, que no figura dicho documento, así como la contestación a la que se alude, en el expediente administrativo. En todo caso, no parece que pueda confundirse la auditoria del sistema de prevención de las empresas con la del propio servicio de prevención.”

Por todo ello, concluimos que sí es posible mantener externalizado el servicio de vigilancia de la salud y que la prevención de riesgos sea asumida por trabajadores de la empresa, toda vez que la ley permite este supuesto.
En este caso, el empresario designará a uno o varios trabajadores para ocuparse de dicha actividad y éstos deberán tener la capacidad necesaria, disponer del tiempo y de los medios precisos y ser suficientes en número, teniendo en cuenta el tamaño de la empresa, así como los riesgos a que están expuestos los trabajadores y su distribución en la misma.

De la misma manera, como hemos señalado, es necesario someter a una auditoría el servicio de prevención de riesgos con la finalidad de que el mismo sea adecuado y suficiente.

Por tanto, como veis, no existe ningún impedimento legal para internalizar el servicio de prevención de riesgos. No obstante, debe tenerse en cuenta que se trata de un servicio muy especializado y que deben cumplirse las normas de prevención de manera estricta, teniendo personal capacitado para este fin.

Esperamos haber resuelto tu consulta, y llámanos si necesitas alguna aclaración.

Recibe un cordial saludo.

Somos abogados

Eduardo Castilla Baiget
Eduardo Castilla Baiget
Licenciado en Derecho y Diplomado por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad de Navarra.
Vanesa León Arguedas
Vanesa León Arguedas
Graduada en Derecho y Máster Universitario en Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra
Izaskun Aldabe Muro
Izaskun Aldabe Muro
Graduada en Derecho por la Universidad Pública de Navarra y Premio Extraordinario Fin de Carrera. Máster de Acceso a la Abogacía en la Universidad Pública de Navarra.
Ignacio Chacón Carvalhais
Ignacio Chacón Carvalhais
Graduado en Derecho y Máster de Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra.