2020-09-25 01:25:10

Reducción Jornada Por Guarda Legal

Buenas tardes,

En uno de nuestros centros de trabajo, con una plantilla de 20 personas, una empleada ha solicitado una reducción de jornada por guarda legal con fijación horaria de Lunes a Viernes por la mañana, evitando así trabajar los sábados.

(Cabe destacar que en el mismo centro de trabajo ya hay actualmente dos personas más que tienen una reducción solicitada con fijación horaria, una de ellas trabaja dos sábados al mes, y la otra ninguno por motivos de conciliación con la pareja).

La persona que nos plantea la nueva solicitud alega que necesita dicha adaptación horaria para conciliar, debido a la incompatibilidad de los horarios con su pareja, la cual, también trabaja en el mismo centro de trabajo.

Teniendo en cuenta esto, que la empleada tiene contrato de Lunes a Domingo y que los sábados es el día de mayor volumen de negocio de la semana ¿podemos tener garantías legales si denegamos dicha fijación horaria de Lunes a Viernes ofreciendo a los dos cónyuges horarios en turnos diferentes que les permitan atender a sus hijos?

Si la distribución del tiempo de trabajo por contrato es de lunes a domingo, ¿hasta dónde con una reducción por guarda legal puede solicitar una nueva distribución del tiempo efectivo de trabajo que implique no trabajar determinados días?

Muchas gracias.



 15/09/2020 Usuario LEXA Online

Respuesta de despacho:

 16/09/2020 LEXA Abogados
Buenos días:

En primer lugar, en los casos de reducción de jornada por guarda legal, el artículo 37 del Estatuto de los Trabajadores, establece en su apartado 6, lo siguiente:
 
6. Quien por razones de guarda legal tenga a su cuidado directo algún menor de doce años o una persona con discapacidad que no desempeñe una actividad retribuida tendrá derecho a una reducción de la jornada de trabajo diaria, con la disminución proporcional del salario entre, al menos, un octavo y un máximo de la mitad de la duración de aquella.
 
Por tanto, en virtud de este precepto, el derecho a solicitar la reducción de jornada por razón de guarda legal constituye un mínimo de derecho necesario.
 
En este sentido, la Sentencia de 21 septiembre de 2011, del Juzgado de lo Social núm. 1 de Pamplona, resuelve un supuesto en el que se deniega una reducción de jornada por circunstancias organizativas, y por falta de concurrencia de circunstancias familiares que motiven la necesidad del cambio solicitado. La Sentencia, dispone lo siguiente:
 
“A la vista de la regulación legal señalada puede concluirse que constituye un derecho del trabajador no sólo la reducción de su jornada, sino también el derecho a su concreción horaria, es decir, que constituye facultad del mismo elegir el horario en el que se desarrollará sus servicios dentro de la jornada ordinaria, todo ello con la finalidad de que pueda conciliar la vida familiar y laboral y, en definitiva, que quede debidamente atendido el familiar a su cuidado, sin que expresamente se haya establecido por el legislador en principio ningún límite en el ejercicio de dicha facultad, si bien la posibilidad de que se oponga el empresario a la solicitud del trabajador sí ha sido prevista, al indicarse en el último párrafo del apartado 6 del art. 37ET que las discrepancias surgidas entre empresario y trabajador sobre la concreción horaria y la determinación de los períodos de disfrute serán resueltos por la jurisdicción competente a través del procedimiento establecido en el art. 138 bisLPL .
En cualquier caso dicha facultad o derecho lógicamente debe ejercitarse conforme a las exigencias derivadas del principio de buena fe que rigen las relaciones jurídicas contractuales ( art. 7 CC), y especialmente la relación jurídica laboral ( art. 5 a ) y 20.2 ET ), de manera que puede concluirse que su ejercicio será abusivo o contrario a tales exigencias derivadas del principio de buena fe, y por lo tanto no podrá ampararse judicialmente, cuando suponga, dadas las circunstancias que concurran en cada caso, un grave perjuicio para la subsistencia de la empresa o afecte gravemente a la producción, o exista la posibilidad de satisfacer el derecho del trabajador en otro horario compatible con el proceso productivo de la empresa.
Es también pertinente recordar que el Tribunal Supremo, por todas la sentencia de 6 de abril de 2004, ha venido insistiendo que el art. 37.5 del Estatuto de los Trabajadores forma parte del desarrollo del mandato constitucional (art. 39 de la Constitución Española) que establece la protección a la familia y a la infancia, finalidad ésta que ha de prevalecer y servir de orientación para la solución de cualquier duda interpretativa. Idéntica línea puede verse en la sentencia del Tribunal Supremo de 11 de diciembre de 2002, cuando afirma que los supuestos de jornada reducida por guarda legal no sólo tienden a proteger el derecho de los trabajadores a conciliar su vida laboral y familiar para cumplir mejor con los deberes inherentes a la patria potestad que reconoce el art. 154 del Código Civil (velar por ellos, tenerlos a su compañía, alimentarlos, educarlos y procurarles una formación integral), sino también el propio interés del menor a recibir la mejor atención posible.
La conjunción de los preceptos mencionados y de la doctrina expresada por el Tribunal Supremo puede sintetizarse del modo siguiente: cuando la empresa no evidencie razones suficientemente justificadas para no acceder a la elección de la específica jornada adoptada o solicitada por el trabajadorserá ésta la que prospere, en tanto que cuando esas razones queden demostradas y el trabajador no aduzca otras motivaciones de mayor significado o relevancia puede prosperar el horario propuesto por la empresa, todo ello siempre dentro de los parámetros de la buena fe en la actuación tanto empresarial como del trabajador. Es decir, en principio la concreción horaria de la reducción de jornada es un derecho individual del trabajador, que sólo ha de decaer en supuestos excepcionales, como en el caso de abuso de derecho, inexistencia de buena fe o manifiesto quebranto para la empresa”.

Por tanto, tal y como expresa la jurisprudencia, los trabajadores tienen derecho a la reducción de jornada, con el objetivo de cumplir con los deberes inherentes a la patria potestad. No obstante, la empresa podrá denegar su solicitud evidenciando razones justificadas, siempre y cuando esas razones queden demostradas y el trabajador no exprese otras motivaciones de mayor relevancia que hagan necesaria la reducción de jornada.
 
Por tanto, tal y como indicáis en la consulta, os recomendamos negociar la reducción de jornada para que no deje de trabajar los sábados fundamentando el rechazo de su propuesta en los siguientes puntos:
 
  • Que su solicitud no cumple los requisitos legales al no solicitar la concreción y reducción dentro de su jornada de trabajo diaria.
  • Que su contrato incluye el trabajo en sábados y domingos.
  • Que el sábado es el mayor día de ventas, explicando el perjuicio y la dificultad organizativa.
  • Que la empresa ofrece como alternativa un horario, dado que los progenitores trabajan en la misma empresa, que ambos tengan turnos diferentes.
 
En conclusión:
 
  • El derecho a solicitar la reducción de jornada por razón de guarda legal constituye un mínimo de derecho necesario, cuyo objetivo es cumplir con los deberes inherentes a la patria potestad.
  • La empresa podrá denegar una reducción de jornada por circunstancias organizativas, y por falta de concurrencia de circunstancias familiares que motiven la necesidad del cambio solicitado.
  • En vuestro caso, os recomendamos negociar la reducción de jornada sobre la base de que podéis cuadrar los horarios de los dos progenitores para que el menor no quede desatendido los sábados, y el grave perjuicio que supone a la empresa prescindir de otro trabajador los sábados.
  • En todo caso, no podemos dar garantías del caso, ya que, dependerá del esfuerzo probatorio de las partes, el perjuicio o sacrificio de las partes, el número de hijos. Es decir, con este planteamiento en un pleito se puede discutir que la medida de la empresa es más gravosa ya que por un lado impide a los hijos estar los sábados con ambos progenitores, o incluso la no coincidencia en turnos hace que vean duplicados los desplazamientos en caso de que se desplacen en su vehículo.
  • En todo caso, el planteamiento es razonable y entendemos que sobre esa denegación y propuesta de no coincidencia es posible llegar a un acuerdo.

Esperamos haber resuelto su consulta. Llámenos si necesita cualquier aclaración. Reciba un cordial saludo.


¿Resuelve tu duda esta consulta de otro usuario?


Dinos tu email y te enviamos todas las semanas un resumen de las consultas más leídas:
Formularios inteligentes
Dinos tu email y te enviamos todas las semanas un resumen de las consultas más leídas:
 

0

Consultas resueltas
 

0

novedades clasificadas
 

0

videos en streaming

Consultas

Buscador de consultas sobre cualquier tema laboral que necesites, si no encuentras respuesta a tu pregunta, haz tu propia consulta y te la resolvemos en menos de 24 horas, siempre con jurisprudencia.

Jornadas

Visualiza todas las jornadas de actualización laboral. Todas las novedades analizadas de la mano de expertos en solo 5 minutos.

Boletín personalizado

Recibe mensualmente un boletín personalizado para las sedes, sector, y convenio de tu empresa.

SUSCRIPCIÓN LEXA

¡Qué poco cuesta estar bien asesorado en materia laboral!

*El periodo de prueba es gratuito, sin compromiso y sin necesidad de tarjeta de crédito

Somos abogados

Joaquín Castiella Sánchez-Ostiz
Joaquín Castiella Sánchez-Ostiz
Socio director de Grupo LEXA. Colegiado en el Muy Ilustre Colegio de Abogados de Pamplona
Vanesa León Arguedas
Vanesa León Arguedas
Colegiada en el Muy Ilustre Colegio de Abogados de Pamplona
José Ángel Brugos Larumbe
José Ángel Brugos Larumbe
Licenciado en Derecho por la Universidad de Navarra
Juncal Fernández
Juncal Fernández
Licenciada en Derecho por la Universidad de Navarra