2021-01-27 13:56:36

¿Trabajas en una asesoría o en RRHH?

Los abogados en ejercicio de Lexa pueden resolver tus dudas laborales en 24h y siempre con jurisprudencia

Pérdida Del Derecho A La Exención De La Indemnización, Tras Reincorporación

Buenas tardes

Tenemos un trabajador que fue baja por despido en septiembre 2020, y que se abonó en conciliación una indemnización exenta por despido improcedente.

Ahora en enero 2021 se reincorpora en la misma empresa, por lo que existiría la pérdida del derecho a la exención, dado que se encontraría en el supuesto de volver a prestar servicios dentro de los tres años siguientes al despido.

Según el artículo 73 del RIRPF se regula el plazo de presentación de autoliquidaciones complementarias disponiendo lo siguiente:

“1. Cuando el contribuyente pierda la exención de la indemnización por despido o cese a que se refiere el artículo 1 de este Reglamento, deberá presentar autoliquidación complementaria, con inclusión de los intereses de demora, en el plazo que medie entre la fecha en que vuelva a prestar servicios y la finalización del plazo reglamentario de declaración correspondiente al período impositivo en que se produzca dicha circunstancia. (…)”.

 La presentación de la autoliquidación complementaria motiva la exigencia de intereses de demora”

Para entender como debemos proceder, mis consultas serían las siguientes:

  • ¿Es una obligación de la empresa el tributar la indemnización que anteriormente se consideraba despido? O ¿es del trabajador?
  • En el caso que sea una obligación de la empresa, cómo debemos gestionarlo:
    • Debemos declarar en el 2020 como indemnización exenta tal y como se generó en su momento, declarando en el 190 como clave L05.  Y en el 2021 declarar una indemnización sujeta con imputación 2020 como atrasos tributando al tipo fijo del 15%. Si fuera así, debemos realizar un recibo en su nómina de enero con una indemnización sujeta?
    • Podemos regularizar su pago de indemnización de 2020, tributando por 2020 al tipo que correspondería regularizando y declarándolo en el modelo 190 como una renta sujeta en la clave A en 2020. Se podría aplicar una reducción en el irpf como rendimiento irregular?
    • Debemos cotizar por la indemnización sujeta a tributación íntegramente? Debemos imputarla al periodo que la fecha del despido o periodificarlo?
    • Como debemos informarlo en el CRA?
  • En el caso que sea una obligación del empleado en su renta, debemos dejar constancia en algún documento escrito con el trabajador que se hace cargo de la regularización?
  • Podéis informarnos de cualquier punto que consideréis respecto a la tributación y cotización.

Muchas gracias.

 07/01/2021 Usuario LEXA Online

Respuesta de despacho:

 11/01/2021 LEXA Abogados
Buenos días,
 
En caso del trabajador que es despedido por causas objetivas con abono de la indemnización y posteriormente es contratado de nuevo, de producirse dicha nueva contratación dentro de los tres años siguientes al despido o cese del trabajador, el artículo 1 del Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas dispone:
 
El disfrute de la exención prevista en el artículo 7.e) de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio quedará condicionado a la real efectiva desvinculación del trabajador con la empresa. Se presumirá, salvo prueba en contrario, que no se da dicha desvinculación cuando en los tres años siguientes al despido o cese el trabajador vuelva a prestar servicios a la misma empresa o a otra empresa vinculada a aquélla en los términos previstos en el artículo 18 de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades.
 
Por ende, en vuestro caso, no se presumen que no se ha producido una desvinculación efectiva del trabajador con la empresa, y, por tanto, dicha indemnización no disfrutaría de la exención prevista en el artículo 7.e) de la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. En este sentido, la Consulta V2689-15 de la Dirección General de Tributos del 17 de septiembre de 2015 dispone:
 
 
El precepto reglamentario alude al hecho en sí de que se produzca una nueva contratación del trabajador despedido o cesado en las condiciones expuestas ( que se trate de la misma empresa u otra vinculada y que se efectúe dentro de los tres años siguientes a la efectividad del despido o cese) sin que, a estos efectos, se especifique el tipo o naturaleza jurídica que deba adoptar el contrato, es decir, resulta indiferente tanto su duración como que los servicios prestados por el trabajador despedido dentro de los tres años siguientes deriven de una nueva relación laboral o de la realización de una actividad empresarial o profesional.  
En el caso que nos ocupa y de acuerdo con el contenido de los hechos anteriormente mencionados, el consultante prestó sus servicios para una empresa hasta junio de 2014, y posteriormente en marzo de 2015 la empresa que le despidió le realizó una oferta de trabajo temporal. Por tanto la propuesta de nueva contratación tiene lugar dentro del plazo de tres años siguientes al despido, por lo que resulta de aplicación la presunción contemplada en el artículo 1 del Reglamento del Impuesto.  
En todo caso debe precisarse que la prestación de servicios dentro del citado plazo de tres años constituye una presunción, que admite prueba en contrario, de la inexistencia de una real efectiva desvinculación del trabajador despedido con la empresa, requisito imprescindible para el mantenimiento de la exención. En consecuencia, el contribuyente podrá acreditar, por cualquiera de los medios de prueba admitidos en derecho, que corresponde valorar a los órganos encargados de las actuaciones de comprobación e investigación tributaria, que en su día se produjo dicha desvinculación, y que los servicios que ahora presta, por la naturaleza y características de los mismos o de la propia relación de la que derivan, no enervan dicha desvinculación.
 
Esto es, dado que se trata de una presunción que admite prueba en contrario, el contribuyente podrá acreditar ante los órganos encargados de las actuaciones de comprobación e investigación tributaria, por cualquiera de los medios de prueba admitidos en derecho, que en su día se produjo dicha desvinculación, y que los servicios que ahora presta, por la naturaleza y características de los mismos o de la propia relación de la que derivan, no enervan dicha desvinculación.
 
En este caso, a nuestro juicio con la contratación no se produce la efectiva desvinculación.
 
En todo caso, si se produce la pérdida de la exención debido a la nueva contratación, la responsabilidad de aplicar la retención debido a la inexistencia de desvinculación corresponde al trabajador, que deberá presentar una autoliquidación complementaria del IRPF, tal y como dispone el artículo 73.1 del Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, incorporando la indemnización exenta, y siendo él el responsable de su devolución:
 
1. Cuando el contribuyente pierda la exención de la indemnización por despido o cese a que se refiere el artícu­lo 1 de este Reglamento, deberá presentar autoliquidación complementaria, con inclusión de los intereses de demora, en el plazo que medie entre la fecha en que vuelva a prestar servicios y la finalización del plazo reglamentario de declaración correspondiente al período impositivo en que se produzca dicha circunstancia
 
En este sentido cabe citar la consulta vinculante V14/2015 de 7 enero de 2015, de la Dirección General de Tributos, la cual dispone que si en el plazo de 3 años el trabajador vuelva a trabajar nuevamente el trabajador inicialmente despedido, éste pierde la exención sin que para la empresa tenga consecuencia alguna en materia de retenciones:
 
“Respecto de la obligación de practicar retenciones a cuenta por parte de la entidad consultante, el artículo 99 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las Leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio (BOE de 29 de noviembre), dicho precepto se desarrolla en los artículos 74 y siguientes del Reglamento del Impuesto.
 
En cuanto a la obligación de retener, si en la fecha en que se abonó la indemnización por despido o cese del trabajador, la misma estaba exenta de gravamen por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y, consiguientemente, de dicho sistema de retenciones, el hecho de la nueva contratación del trabajador no produce ninguna alteración en lo que a las retenciones a cuenta del impuesto se refiere, por cuanto en el momento en que la indemnización se satisfizo la misma estaba exenta.
 
(…)
Por último, de producirse la pérdida de la exención como consecuencia de la recontratación del trabajador, este último deberá presentar una autoliquidación complementaria por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, incorporando la indemnización inicialmente exenta, en los términos que establece el artículo 73.1 del Reglamento del Impuesto: “Cuando el contribuyente pierda la exención de la indemnización por despido o cese a que se refiere el artículo 1 de este Reglamento, deberá presentar autoliquidación complementaria, con inclusión de los intereses de demora, en el plazo que medie entre la fecha en que vuelva a prestar servicios y la finalización del plazo reglamentario de declaración correspondiente al período impositivo en que se produzca dicha circunstancia.”
 
Teniendo en cuenta que en el presente caso la indemnización resultó exigible en dos períodos impositivos, deberá presentar una autoliquidación complementaria por cada uno de ellos”.
 
En conclusión:
 
  • En caso del trabajador que es despedido por causas objetivas con abono de la indemnización y posteriormente es contratado de nuevo, de producirse dicha nueva contratación dentro de los tres años siguientes al despido o cese del trabajador, se perderá la exención de la indemnización, dado que se presume que no ha habido una desvinculación real de la empresa.
 
  • En todo caso, si se produce la pérdida de la exención debido a la nueva contratación, la responsabilidad de aplicar la retención debido a la inexistencia de desvinculación corresponde al trabajador, que deberá presentar una autoliquidación complementaria del IRPF.
 
 
 
 
 

Esperamos haber resuelto su consulta. Llámenos si necesita cualquier aclaración. Reciba un cordial saludo.


Dinos tu email y te enviamos todas las semanas un resumen de las consultas más leídas:
Dinos tu email y te enviamos todas las semanas un resumen de las consultas más leídas:
 

0

Consultas resueltas
 

0

novedades clasificadas
 

0

videos en streaming

Consultas

Buscador de consultas sobre cualquier tema laboral que necesites, si no encuentras respuesta a tu pregunta, haz tu propia consulta y te la resolvemos en menos de 24 horas, siempre con jurisprudencia.

Jornadas

Visualiza todas las jornadas de actualización laboral. Todas las novedades analizadas de la mano de expertos en solo 5 minutos.

Boletín personalizado

Recibe mensualmente un boletín personalizado para las sedes, sector, y convenio de tu empresa.

SUSCRIPCIÓN LEXA

¡Qué poco cuesta estar bien asesorado en materia laboral!

*El periodo de prueba es gratuito, sin compromiso y sin necesidad de tarjeta de crédito

Somos abogados

Eduardo Castilla Baiget
Eduardo Castilla Baiget
Socio de Grupo LEXA. Colegiado en el Muy Ilustre Colegio de Abogados de Pamplona
Juncal Fernández
Juncal Fernández
Licenciada en Derecho por la Universidad de Navarra
Adrián Ventura
Adrián Ventura
Graduado en Derecho por la Universidad Pública de Navarra
Leticia Medina Bello
Leticia Medina Bello
Licenciada en Derecho por la Universidad de Navarra