Perdida De Condicion De Representante

UN TRABAJADOR es REPRESENTANTE DE LOS TRABAJADORES.
Presenta BAJA VOLUNTARIA.
Se va a trabajar a otra empresa y le va mal.
VUelve a la empresa de la cual era representante de los trabajadores. ¿ Puede exigir su cargo de representante ? ¿ Le expiró ?
Creo que pierde condición de representante desde que presentó la baja voluntaria.

Vuelta de tuerca :
Segunda posibidad.
UN TRABAJADOR es REPRESENTANTE DE LOS TRABAJADORES.
Presenta BAJA VOLUNTARIA.
Se va a trabajar a otra empresa, que es DEL MISMO GRUPO EMPRESARIAL en donde EXISTE SU PROPIA REPRESENTATIVIDAD Y ÉL obviamente no ejerce tal condición , pero en esta empresa LE VA MAL .
VUelve a la empresa de la cual era representante de los trabajadores AL PRINCIPIO DE TODO . ¿ Puede exigir su cargo de representante ? ¿ Le expiró ?

Gracias !!!

 02/09/2014  usuario1077

Respuesta de despacho:

 03/09/2014  despacho1
Buenas tardes:
 
En primer lugar, el artículo 67 del Estatuto de los Trabajadores, establece:
 
“La duración del mandato de los delegados de personal y de los miembros del comité de empresa será de cuatro años, entendiéndose que se mantendrán en funciones en el ejercicio de sus competencias y de sus garantías hasta tanto no se hubiesen promovido y celebrado nuevas elecciones.
 
Solamente podrán ser revocados los delegados de personal y miembros del comité durante su mandato, por decisión de los trabajadores que los hayan elegido, mediante asamblea convocada al efecto a instancia de un tercio, como mínimo, de los electores y por mayoría absoluta de éstos, mediante sufragio personal, libre, directo y secreto. No obstante, esta revocación no podrá efectuarse durante la tramitación de un convenio colectivo, ni replantearse hasta transcurridos, por lo menos, seis meses.
 
4. En el caso de producirse vacante por cualquier causa en los comités de empresa o de centros de trabajo, aquélla se cubrirá automáticamente por el trabajador siguiente en la lista a la que pertenezca el sustituido.”
 
De esta forma, el ET no establece una relación de las causas de extinción del mandato de los representantes, y parece además configurar con cierta amplitud este posible elenco de causas extintivas, al afirmar en el  art. 67.4   ET que puede producirse vacantes “por cualquier causa”.
 
El ET sólo alude directamente a algunas causas extintivas, como la dimisión del representante y la revocación del representante por los representados.
 
Por su parte, la jurisprudencia ha venido considerando como causa de extinción del mandato de los representantes, la pérdida de su condición de trabajador de la empresa (condición primera para poder ser elegible, en virtud del artículo 69.1 ET), ya sea por extinción de su contrato de trabajo, o por integrarse en la plantilla de otra empresa, en los casos de cambio de titularidad empresarial, salvo que la nueva empresa admita el mantenimiento del mandato.
 
De esta forma, la actividad representativa, al no tener existencia autónoma del contrato de trabajo, se extinguirá en el momento en que jurídicamente se considere efectiva la ruptura del vínculo contractual que une al representante con la empresa.
 
En este sentido, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha de 30 de octubre de 2002, recoge:
  
El mandato representativo de Comités de Empresa y Delegados de Personal va unido al centro de trabajo por el que resulta elegido el candidato. Así, puede citarse a Sánchez Pego, Albriol o Sempere, que advierten que, en caso de traslado del representante, aceptado por el mismo, o incluso derivado de acuerdo obrero-patronal, estaríamos ante un supuesto de extinción del mandato representativo, al ir el mismo unido al centro de trabajo, o «electoral» donde haya sido elegido. De tal modo que deja de existir idoneidad para el ejercicio del mismo si es alejado de sus representados, máxime si, además, lo es a centro de trabajo que conforma otro cuerpo electoral distinto, donde se procedió a la elección de sus propios representantes unitarios.”
 
Por tanto, como veis, se trata de un supuesto de traslado del representante de los trabajadores, en el cual el Tribunal estima que sí extingue su mandato.
 
Por ello, debemos tener en cuenta que la regla general es que la extinción del mandato también se produce por el traslado del representante, pues aunque continúe siendo trabajador de la empresa, deja de ser trabajador del centro de trabajo en el que fue elegido en este sentido encontramos diversa jurisprudencia, entre otras, la sentencia del Tribunal Supremo, de 1 de junio de 1990, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla la Mancha, de 30 de octubre de 2003, que establece lo siguiente:
 
“En el presente caso, los dos trabajadores sobre cuya representación se debate fueron objeto de un traslado, que no consta fuera impugnado por ninguno de ellos, para pasar a prestar su trabajo en centro de trabajo distinto, en lo que se entiende como «servicios centrales», que tiene su representación unitaria propia distinta del Comité al que pertenecían. Pues bien, dejando de lado si tal traslado fue una medida para dañar la situación personal o laboral de ambos trabajadores, o por el contrario, para favorecerlos en una u otra o en ambas, o si simplemente fue una medida indiferente, justificada por necesidades de la empresa, en cuanto cuestión no debatida, al no haberla impugnado los afectados, que se aquietaron con la misma, aceptándola pacíficamente, es lo cierto que ambos han dejado de pertenecer al centro de trabajo por el que fueron elegidos para su mandato representativo sin exteriorizar su voluntad en contra. Lo que comporta, de acuerdo con lo que se ha venido señalando, que deben cesar en el ejercicio del mismo, como consecuencia de ese alejamiento consentido del centro de trabajo o «electoral» representado, donde fueron elegidos por los trabajadores al mismo pertenecientes. Conduce ello a que deban desestimarse también los motivos relacionados con el fondo de la controversia, y por tanto, tras la desestimación del recurso en su totalidad, que deba de ser confirmada la Sentencia de instancia en su integridad.”
 
Por ello, consideramos que en ambos supuestos planteados, consideramos que ha perdido la condición de Representante de los Trabajadores, y que en el nuevo centro de trabajo, continuarán siendo los representantes legales de los trabajadores los nueve miembros del comité preexistentes.
 
Asimismo, entendemos que en el centro anterior en que el antes era Representante el trabajador trasladado le sucederá ahora el siguiente de la lista. De esta forma, al regresar a su antigua empresa, no recuperará su mandato representativo, por haberse extinguido al abandonar la empresa (en un caso, por baja voluntaria; y en el otro, por abandonar su centro de trabajo para prestar sus servicios en otra empresa del Grupo).
 
Esperamos haber resuelto su consulta.
 
Reciba un cordial saludo.

Somos abogados

Eduardo Castilla Baiget
Eduardo Castilla Baiget
Licenciado en Derecho y Diplomado por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad de Navarra.
Vanesa León Arguedas
Vanesa León Arguedas
Graduada en Derecho y Máster Universitario en Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra
Izaskun Aldabe Muro
Izaskun Aldabe Muro
Graduada en Derecho por la Universidad Pública de Navarra y Premio Extraordinario Fin de Carrera. Máster de Acceso a la Abogacía en la Universidad Pública de Navarra.
Ignacio Chacón Carvalhais
Ignacio Chacón Carvalhais
Graduado en Derecho y Máster de Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra.