Pagar Vacaciones Dentro De La Nomina El Trabajador No Disfruta Vacaciones

En determinados supuestos , temporeros , se admite que cuando le hacemos la nomina al trabajador tambien se le abone la parte proporcional de las vacaciones generadas. Así cuando llega el momento de hacer el finiquito , al trabajador se le dice "no te pago vacaciones porque ya estaban incluidas mes a mes". Entiendo que las vacaciones normalmente DEBEN DISFRUTARSE , NO PUEDEN PAGARSE . Normalmente solo se pagaran si llegada la extinción no han podido disfrutarse con antelación. Pero existen supuestos EXCEPCIONALES EN QUE PUEDEN ABONARSE MENSUALMENTE LA PARTE EQUIVALENTE DE VACACIONES. ¿ Cuales son los supuestos ? ¿ temporeros , agrícoles , empresas de trabajo temporal , contratos de duración muy reducida de que duración ... son verdad estos supuestos ? hay alguno más ? que dice la jurisprudencia ?? muchas gracias por adelantado

 17/12/2013  usuario1077

Respuesta de despacho:

 18/12/2013  despacho1
Buenas tardes:

En primer lugar, las vacaciones anuales constituyen ante todo un derecho del trabajador que contiene aspectos imperativos e indisponibles, tanto para el empresario como para el trabajador. Como regla general, no se admite su compensación económica. En este sentido, el artículo 38.1 del Estatuto de los Trabajadores establece:

El período de vacaciones anuales retribuidas, no sustituible por compensación económica, será el pactado en convenio colectivo o contrato individual. En ningún caso la duración será inferior a treinta días naturales.”

No obstante, sí cabe la compensación económica en caso de extinción del contrato de trabajo antes del disfrute de vacaciones, como “indemnización compensatoria” (art. 11 Convenio OIT núm.132).

Además, también en la liquidación del contrato o finiquito habrán de incluirse las cantidades correspondientes a la parte proporcional de las vacaciones (entre otras, sentencia del Tribunal Supremo de 25 de febrero de 2003).

Y, en los contratos temporales de duración inferior al año puede abonarse la compensación por vacaciones por adelantado mediante prorrateo entre las distintas mensualidades del salario. En este sentido, la sentencia del Tribunal Supremo de 5 de noviembre de 2002 recoge lo siguiente:

“Esta solución, que es la aceptada por la resolución de instancia, no es contraria a lo que dispone el artículo 38 del Estatuto de los Trabajadores, en cuanto a la imposibilidad de compensar económicamente las vacaciones no disfrutadas, pues la regla no prohíbe el pago prorrateado del importe de las vacaciones cuando razonablemente se prevea la imposibilidad de su disfrute con descanso, como sucede con los contratos de corta duración, método retributivo aceptado por el artículo 11 del convenio núm. 132 de la OIT, ratificado por España el 16 de junio de 1972, al declarar que toda persona empleada que hubiera completado un período mínimo de servicios, tendrá derecho, al terminarse la relación de trabajo, «a vacaciones pagadas proporcionales a la duración del servicio por el que no haya recibido aún vacaciones, a una indemnización compensatoria o a un crédito de vacaciones equivalente», sin que ponga obstáculo alguno a que esa indemnización compensatoria se abone, bien a la finalización del contrato, o bien de manera fraccionada durante el desarrollo de la relación laboral. La posibilidad de compensar a metálico las vacaciones ya la puso de relieve el extinguido Tribunal Central de Trabajo en sentencias de 18 de mayo de 1985 y 7 de octubre de 1986 en las que, mediante una interpretación aceptable del artículo 38.1 del Estatuto de los Trabajadores, declaró válido el método cuando se produce el cese antes de completarse el año, calculándose entonces su importe en proporción al tiempo de servicio, y eso es justamente lo que sucede en este caso en que los contratos no tienen una duración que exceda del año, pues se limitan a cada curso, extinguiéndose al concluir éstos, sin que sea posible disfrutar el descanso vacacional durante la vigencia de los contratos, por razones del tiempo que ha de dedicarse a la docencia, que no consiente interrupciones. Por tanto, el motivo decae en este particular extremo relacionado con las vacaciones y su compensación.”

Por tanto, como veis, en este caso también cabe la compensación económica de las vacaciones, por adelantado, mediante el prorrateo en las distintas mensualidades: contratos de duración inferior al año.

Es el caso también de los trabajadores temporeros que, tal y como señaláis, pueden percibir de forma mensual la parte proporcional de las vacaciones. Este supuesto viene recogido en la sentencia de la Audiencia Nacional de 7 de mayo de 1996:

Como regla general, a los trabajadores les asiste el derecho a disfrutar realmente del período de descanso anual, precisamente dejando de trabajar durante el mismo y percibiendo la retribución que precisa el artículo 7 del Convenio 132 de la OIT, es decir, la normal o media que viniera percibiendo, pero cuando la relación laboral es de corta duración o se extingue antes del tiempo previsto para el descanso anual, ya no será posible el disfrute efectivo de la vacación durante la vigencia del contrato, y la solución será entonces que el empresario abone el importe de los días de vacaciones no disfrutados para que el trabajador pueda permanecer inactivo durante el tiempo correspondiente.
Para los trabajadores temporeros eso es lo que han venido a disponer los sucesivos Reales Decretos sobre el salario mínimo interprofesional, y también el último de ellos que en su artículo 4 y para esos trabajadores, dispone que en lo referente a la retribución de las vacaciones pactadas, percibirán, conjuntamente con el salario, la parte proporcional de éste correspondiente a las vacaciones legales mínimas en los supuestos en que no existiera coincidencia entre el período de disfrute de las vacaciones y el tiempo de vigencia del contrato.”

Por otro lado, también cabe la sustitución de las vacaciones por compensación económica en situaciones de incapacidad laboral prolongada que desemboca en la extinción del contrato de trabajo. Entre otras, esto es recogido por la sentencia del Tribunal Supremo de 18 de enero de 2010, que dispone:

“Cuando la relación laboral finaliza antes de que el trabajador haya podido disfrutar de las vacaciones, y ante la imposibilidad de hacer efectivo in natura ese derecho, por causa ajena a la voluntad del trabajador, nada debe impedir que se conceda en ese caso el derecho a la compensación económica correspondiente.”

En este mismo sentido también, los Tribunales vienen admitiendo la compensación económica de las vacaciones no disfrutadas, a la finalización de la relación laboral por jubilación del trabajador. Es el caso de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Galicia de 15 de marzo de 2013:

La cuestión que se nos impone resolver ahora es si finalizada la relación laboral entre las partes por jubilación del trabajador, cabe la compensación económica por esos períodos de vacaciones no disfrutados por causa de la situación de incapacidad temporal del trabajador. En este punto, si bien es cierto que el ET en su art. 38 del ET impone que el período de disfrute de vacaciones no sea sustituido por una compensación económica precisamente para evitar que el trabajador se pudiera plantear renunciar al tiempo de reposo o se viera incitado a ello mientras estuviera en activo en la empresa, pierde su razón de ser desde el momento en el que el trabajador cesa en la empresa y ya no es posible el disfrute de las mismas. En ese caso, no existe otra vía de compensación que la compensación financiera. Así lo dispone además el art. 72º de la Directiva 2003/88 al señalar que "El período mínimo de vacaciones anuales retribuidas no podrá ser sustituido por una compensación financiera, excepto en caso de conclusión de la relación laboral.”

Por todo lo anterior, como veis, la regla general no permite la compensación económica de las vacaciones. Sin embargo, existen excepciones a dicha regla que sí permiten tal compensación. Estos supuestos son: extinción del contrato antes del disfrute de las vacaciones, contratos de duración inferior al año y temporeros (en estos dos casos, mediante el prorrateo mensual de la parte proporcional de las vacaciones), incapacidad laboral prolongada que desemboca en la extinción del contrato o jubilación del trabajador.

Esperamos haber resuelto su consulta.

Reciba un cordial saludo.

Somos abogados

Eduardo Castilla Baiget
Eduardo Castilla Baiget
Licenciado en Derecho y Diplomado por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad de Navarra.
Vanesa León Arguedas
Vanesa León Arguedas
Graduada en Derecho y Máster Universitario en Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra
Izaskun Aldabe Muro
Izaskun Aldabe Muro
Graduada en Derecho por la Universidad Pública de Navarra y Premio Extraordinario Fin de Carrera. Máster de Acceso a la Abogacía en la Universidad Pública de Navarra.
Ignacio Chacón Carvalhais
Ignacio Chacón Carvalhais
Graduado en Derecho y Máster de Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra.