Nuevo Estatuto Del Personal Investigador Predoctoral En Formación

Buenos días.

En relación al nuevo Estatuto del Personal Investigador Predoctoral en Formación, tras la entrada en vigor del Real Decreto 103/2019, de 1 de marzo:

¿Cómo afecta en cuanto a la posibilidad de formalizar nuevos contratos y abonar atrasos? ¿Es necesario suscribir nuevos contratos de trabajo?

Muchas gracias.

 16/05/2019  usuario2393

Respuesta de despacho:

 16/05/2019  despacho1
Buenos días.

En primer, señalar a modo aclaración que, en realidad, la nueva normativa, no constituye una modificación sustancial del régimen anterior, que regulaba la relación predoctoral entre universidades e investigadores, en la medida en que el nuevo Real Decreto, viene a desarrollar el contenido del artículo 21 de la Ley de la Ciencia, para establecer un régimen sustancialmente idéntico al que ya venía previsto en esta normativa.

De hecho, el propio artículo 2 del nuevo Real Decreto 103/2019, establece que todas las contrataciones para la investigación predoctoral deberán adecuarse a la nueva normativa, recordando que su regulación básica era la ya contenida en la Ley de la Ciencia. Transcribimos el artículo:
1. Este real decreto será de aplicación a cualquier contratación predoctoral según la modalidad y condiciones definidas en el artículo anterior, con independencia de la naturaleza pública o naturaleza privada de la entidad contratante. Todas las contrataciones se adecuarán a las previsiones del contrato predoctoral cuya regulación básica se contiene en la Ley 14/2011, de 1 de junio, y que se desarrolla en este real decreto.

Por ello, entendemos que no hay que extinguir los contratos vigentes, sino que habrá que adaptar los vigentes a los mandatos de este nuevo Real Decreto, que modifica escasamente el régimen jurídico ya existente para el contrato predoctoral. Así, la adaptación de las condiciones entendemos se produce de forma automática, debiendo regirse por las nuevas condiciones previstas en el RD 103/2019, todos los contratos de estos investigadores.
  • El efecto principal y casi único de la adaptación, será precisamente la actualización salarial hasta el nuevo salario mínimo de 16.422 euros anuales.
  • Asimismo, la otra modificación significativa, es la limitación del número de horas de docencia a 180 horas durante los 4 años, y un máximo de 60 horas de docencia al año.
En este sentido, entendemos que es suficiente con que las condiciones contractuales ahora señaladas se adapten al nuevo régimen jurídico, sin necesidad de suscribir un nuevo contrato, en la medida en que los cambios legales señalados producen de por sí la modificación de las condiciones contractuales de forma automática, sin que sea necesario extinguir y suscribir un nuevo contrato.

Esta modificación se produce por aplicación del principio de jerarquía normativa por el que las condiciones legalmente establecidas, priman sobre las contractualmente establecidas, de conformidad con el sistema de fuentes establecido en el artículo 3, apartados 1. y 2. del Estatuto de los Trabajadores.
Artículo 3. Fuentes de la relación laboral.

1.Los derechos y obligaciones concernientes a la relación laboral se regulan:

a) Por las disposiciones legales y reglamentarias del Estado.
b) Por los convenios colectivos.
c) Por la voluntad de las partes, manifestada en el contrato de trabajo, siendo su objeto lícito y sin que en ningún caso puedan establecerse en perjuicio del trabajador condiciones menos favorables o contrarias a las disposiciones legales y convenios colectivos antes expresados.
d) Por los usos y costumbres locales y profesionales.

2. Las disposiciones legales y reglamentarias se aplicarán con sujeción estricta al principio de jerarquía normativa. Las disposiciones reglamentarias desarrollarán los preceptos que establecen las normas de rango superior, pero no podrán establecer condiciones de trabajo distintas a las establecidas por las leyes a desarrollar.

A modo de ejemplo, lo mismo sucede, cuando un nuevo convenio colectivo entra en vigor. Las condiciones del contrato de trabajo cambian, ajustándose a las novedades introducidas por el nuevo Convenio, pero ello, no exige que se extinga el contrato y se suscriba uno nuevo, siendo las condiciones del Convenio aplicables de forma automática al contrato de cada trabajador.
En relación con el salario, si en la nómina de marzo no se ha abonado un salario inferior al exigido por el Real Decreto 103/2019, será necesario abonar en la nómina de abril los atrasos por el período correspondiente, comprendido entre el 16 y el 31 de marzo de 2019.
Asimismo, y en cuanto a la suscripción de nuevos contratos de trabajo se refiere, de conformidad con lo expuesto, entendemos que no es necesario suscribir nuevos contratos de trabajo, sino adaptar las condiciones de los contratos vigentes, a las exigencias de la nueva normativa, cuyas modificaciones principales, tal como ya hemos afirmado son dos:
  • El incremento del salario mínimo hasta la cuantía de 16.422 euros brutos anuales.
  • La limitación del número de horas de docencia a un máximo de 180 horas a lo largo de todo el contrato, y 60 horas al año.
Por tanto, desde este punto de vista entendemos que no hay inconveniente en que esta modificación afecte a aquellos contratos que en los próximos meses, y en un plazo inferior al anual, vayan a extinguirse por alcanzar el límite máximo previsto en el artículo 6.1 párrafo quinto del Real Decreto 103/2019 que establece la posibilidad de contratar o prorrogar por duración inferior al año, los contratos de aquellos investigadores que hubieren estado contratados mediante contrato predoctoral, y a los que reste menos de un año para alcanzar el límite máximo de 4 años de duración de este tipo de contrato:
Sin perjuicio de lo establecido en los párrafos anteriores, en el supuesto de que, por haber estado ya contratado el trabajador bajo esta modalidad, el tiempo que reste hasta el máximo de cuatro años, o de seis en el caso de personas con discapacidad, sea inferior a un año, podrá concertarse el contrato, o su prórroga, por el tiempo que reste hasta el máximo establecido en cada caso.

En conclusión,
  • La entrada en vigor de esta norma tiene eficacia automática sobre los contratos de estos investigadores, en la medida en que, por jerarquía normativa, las condiciones previstas en la norma se aplican directamente a la relación laboral del personal investigador predoctoral.
  • Por tanto, para su eficacia no es necesaria la extinción y suscripción de un nuevo contrato, ya que la aplicación de las nuevas condiciones como decimos es automática. En este sentido, tampoco está de más suscribir un pacto anexo al contrato, en que se establezca el sometimiento a esta nueva norma y las condiciones retributivas y de horas de docencia, con la finalidad única de dejar constancia del conocimiento de estas novedades por parte de cada investigador.
  • Entendemos que no resulta necesario valorar la validez de las cláusulas adicionales que se pudieran elaborar, si bien, consideramos que su inclusión en un anexo al contrato vigente con cada uno de los investigadores puede ser conveniente a los meros efectos de que los trabajadores-investigadores conozcan de la efectiva modificación de las condiciones de su contrato.
  • Por ello, entendemos que, aunque no es necesario suscribir nuevos contratos extinguiendo los vigentes;
  • Es suficiente con la suscripción de una novación contractual con los trabajadores-investigadores predoctorales para la adaptación a las nuevas condiciones;
  • En caso de que por cualquier motivo hubiese que suscribir contratos de duración inferior a la anual, estos podrían concertarse únicamente en los supuestos en que el personal investigador ya hubiera estado contratado mediante contrato predoctoral por período superior a tres años e inferior a cuatro, de dos maneras:
  • Contratando por periodo inferior al año, hasta alcanzar los cuatro años. Prorrogando el contrato vigente, hasta el límite de cuatro años.

Esperamos haber resuelto su consulta. Llámenos si necesita cualquier aclaración. Reciba un cordial saludo.

Somos abogados

Eduardo Castilla Baiget
Eduardo Castilla Baiget
Licenciado en Derecho y Diplomado por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad de Navarra.
Vanesa León Arguedas
Vanesa León Arguedas
Graduada en Derecho y Máster Universitario en Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra
Izaskun Aldabe Muro
Izaskun Aldabe Muro
Graduada en Derecho por la Universidad Pública de Navarra y Premio Extraordinario Fin de Carrera. Máster de Acceso a la Abogacía en la Universidad Pública de Navarra.
Ignacio Chacón Carvalhais
Ignacio Chacón Carvalhais
Graduado en Derecho y Máster de Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra.