Con la suscripción LEXA tendrás acceso a:
 

Consultas

Buscador de consultas sobre cualquier tema laboral que necesites, si no encuentras respuesta a tu pregunta, haz tu propia consulta y te la resolvemos en menos de 24 horas, siempre con jurisprudencia.

 

Jornadas

Visualiza todas las jornadas de actualización laboral. Todas las novedades analizadas de la mano de expertos en solo 5 minutos.

 

Novedades

Toda la información jurídica que solo afecta a tu empresa. Normativa y jurisprudencia.

 

Convenios

Trámites publicados en tus convenios colectivos (convenio, tabla salarial, acuerdo,...)

 

Documentos y formularios

Descarga automática de cualquier archivo que necesites en la administración personal del día a día.

 

APP

Descubre nuestra app móvil para Android e IOS

 

Boletín personalizado

Recibe mensualmente un boletín personalizado para las sedes, sector, y convenio de tu empresa.

Médico Jubilado Con Actividad Laboral

Buenos días,

Tenemos un médico en plantilla contratado a jornada completa. Nos propone que próximamente cumple 65 años y desea jubilarse en la empresa, pero con continuidad laboral en la misma como autónomo. Nos informa que esto es posible porque él pertenece a una Mútua específica del sector médico.

¿Cómo viene regulado esto más concretamente?

Saludos cordiales,

 01/09/2017 usuario707

¿No es exactamente la duda que tenías?

Pide tu prueba gratuita y te resolvemos tu consulta gratis


Respuesta de despacho:

 05/09/2017 despacho1
Buenos días:

Efectivamente, existe compatibilidad entre el percibo de la prestación de jubilación y el ejercicio de una actividad profesional por la que el colegiado, en vuestro caso, el médico, estuviera adscrito a la Mutua, de acuerdo con lo previsto en la Disposición Adicional Decimoctava de la LGSS establece sobre el encuadramiento dentro del régimen de los profesionales colegiados lo siguiente:
1. Quienes ejerzan una actividad por cuenta propia, en las condiciones establecidas en esta ley y en el Decreto 2530/1970, de 20 de agosto, por el que se regula el régimen especial de la Seguridad Social de los trabajadores por cuenta propia o autónomos, que requiera la incorporación a un colegio profesional cuyo colectivo no hubiera sido integrado en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos, se entenderán incluidos en el campo de aplicación del mismo, debiendo solicitar, en su caso, la afiliación y, en todo caso, el alta en dicho régimen en los términos reglamentariamente establecidos.

Si el inicio de la actividad por el profesional colegiado se hubiera producido entre el 10 de noviembre de 1995 y el 31 de diciembre de 1998, el alta en el citado régimen especial, de no haber sido exigible con anterioridad a esta última fecha, deberá solicitarse durante el primer trimestre de 1999 y surtirá efectos desde el día primero del mes en que se hubiere formulado la correspondiente solicitud. De no formularse esta en el mencionado plazo, los efectos de las altas retrasadas serán los reglamentariamente establecidos, fijándose como fecha de inicio de la actividad el 1 de enero de 1999.

No obstante lo establecido en los párrafos anteriores, quedan exentos de la obligación de alta en dicho régimen especial los colegiados que opten o hubieren optado por incorporarse a la mutualidad de previsión social que pudiera tener establecida el correspondiente colegio profesional, siempre que la citada mutualidad sea alguna de las constituidas con anterioridad al 10 de noviembre de 1995 al amparo del apartado 2 del artículo 1 del Reglamento de Entidades de Previsión Social, aprobado por el Real Decreto 2615/1985, de 4 de diciembre. Si el interesado, teniendo derecho, no optara por incorporarse a la mutualidad correspondiente, no podrá ejercitar dicha opción con posterioridad.

2. Quedarán exentos de la obligación de alta prevista en el primer párrafo del apartado anterior los profesionales colegiados que hubieran iniciado su actividad con anterioridad al 10 de noviembre de 1995, cuyos colegios profesionales no tuvieran establecida en tal fecha una mutualidad de las amparadas en el apartado 2 del artículo 1 del citado Reglamento de Entidades de Previsión Social, y que no hubieran sido incluidos antes de la citada fecha en este régimen especial. No obstante, los interesados podrán voluntariamente optar, por una sola vez y durante 1999, por solicitar el alta en el mencionado régimen especial, la cual tendrá efectos desde el día primero del mes en que se formule la solicitud.

Los profesionales colegiados que hubieran iniciado su actividad con anterioridad al 10 de noviembre de 1995 y estuvieran integrados en tal fecha en una mutualidad de las mencionadas en el apartado anterior, deberán solicitar el alta en dicho régimen especial en caso de que decidan no permanecer incorporados en la misma en el momento en que se lleve a término la adaptación prevenida en el apartado 3 de la disposición transitoria quinta de la Ley 30/1995, de 8 de noviembre, de Ordenación y Supervisión de los Seguros Privados. Si la citada adaptación hubiese tenido lugar antes del 1 de enero de 1999, mantendrá su validez la opción ejercitada por el interesado al amparo de lo establecido en la mencionada disposición transitoria.

3. En cualquiera de los supuestos contemplados en los apartados anteriores, la inclusión en el citado régimen especial se llevará a cabo sin necesidad de mediar solicitud previa de los órganos superiores de representación de los respectivos colegios profesionales.

En este mismo sentido, la Disposición Adicional trigésima séptima de la Ley 27/2011, de 1 de agosto señala que existe dicha compatibilidad mientras el Gobierno no apruebe la norma sobre dicha compatibilidad:
El Gobierno presentará un proyecto de ley que regule la compatibilidad entre pensión y trabajo, garantizando el relevo generacional y la prolongación de la vida laboral, así como el tratamiento en condiciones de igualdad de las diferentes actividades . Mientras no se produzca esta regulación, se mantendrá el criterio que se venía aplicando con anterioridad a la entrada en vigor de la Orden TIN / 1362/2011 , de 23 de mayo.

En este sentido, se manifiesta la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Murcia, de 4 de mayo de 2015, respecto de la jubilación y su compatibilización con los colegiados profesionales, estbleciendo:

Dado que la disposición adicional décimo quinta de la L 30/1995 aludía tanto los médicos que ejercían otra actividad con anterioridad a 1995 como a los que lo hicieron después, la entrada en vigor de la L 27/2009, determinó la obligación de todos ellos de darse de alta en el RETA a partir del 1 de Enero del 2010 o la de incorporarse a una Mutualidad alternativa. De la exposición de motivos se desprende la finalidad del precepto de establecer un régimen uniforme para todos los médicos, por lo que la expresión "que, además, realicen actividades complementarias privadas, por las que deban quedar incluidas en el sistema de la Seguridad Social, quedarán encuadrados, por estas últimas actividades, en el Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos"no puede interpretarse en el sentido de que se mantiene, como excepción, la excepción de los médicos que tenían actividad privada antes del año 1995, sino, por el contrario, la obligación de todos ellos de integrarse en el RETA, cualquiera que fuera la fecha de inicio de la actividad.

Como consecuencia de lo anteriormente expuesto, a partir del 1 de enero del 2010, los médicos con consulta privada que optaron por incorporarse a una mutualidad alternativa, podían compatibilizar el percibo de la pensión de jubilación con el ejercicio de la medicina en consulta privada, al no estar esta segunda actividad incluida en el sistema de la Seguridad Social, a diferencia de los que optaron por el alta en el RETA, a los que afecta la incompatibilidad que establece el artículo 165.1 de la LGSS
.


Asimismo, el Informe de la Dirección General de Ordenación de la Seguridad Social de 12 de junio de 2013, sobre la compatibilidad de la pensión de jubilación del sistema de la Seguridad Social con el ejercicio privado de la profesión médica, señala expresamente dicha compatibilidad y dispone lo siguiente:
1.Sobre la posibilidad de compatibilizar la pensión de jubilación con el ejercicio privado de la profesión médica, así como sobre los requisitos que se tendrían que cumplir en caso de existir dicha compatibilidad, procede indicar que, de acuerdo con la Orden Ministerial de 18 de enero de 1967, la compatibilidad del ejercicio de la actividad privada de los médicos colegiados con la pensión de jubilación del sistema de la Seguridad Social será posible cuando se trate de médicos afiliados a la mutualidad de previsión social alternativa al RETA (Mutual Médica).

En este caso, el pensionista habrá de continuar afiliado a dicha mutualidad de previsión mientras continúe en el ejercicio privado de la profesión médica.

En conclusión, en vuestro caso, es compatible el percibo de la prestación de jubilación y el ejercicio de una actividad profesional del médico adscrito a la Mutua médica, tal y como se regula en las disposiciones antes mencionadas.

Esperamos haber resuelto su consulta. Llámenos si necesita cualquier aclaración. Reciba un cordial saludo.


¿No es exactamente la duda que tenías?

Pide tu prueba gratuita y te resolvemos tu consulta gratis


Respuesta del usuario

El médico contratado que tenemos, cumple próximamente todos los requisitos para acceder a la jubilación total ordinaria pero seguirá trabajando, está colegiado en una mutua de médicos.

Qué ventajas e inconvenientes tenemos la empresa y el trabajador en estos dos casos:

1.Continuar formando parte de la plantilla con un contrato por cuenta ajena a tiempo parcial según los límites establecidos para compatibilizar con la pensión.

2.Que continue trabajando para nosotros pero como autónomo. ¿Qué tipo de contrato habría que realizar en este caso?, ¿tendrían algún modelo?.

Si trabaja con contrato por cuenta ajena a tiempo parcial el trabajador tendría el 50% de su pensión de jubilación. ¿Si continúa como autónomo tendría el 100%?.


Gracias,


saludos,




 15/05/2018 usuario707

¿No es exactamente la duda que tenías?

Pide tu prueba gratuita y te resolvemos tu consulta gratis


Respuesta de despacho:

 16/05/2018 despacho1
Buenos días:

1.Continuar formando parte de la plantilla con un contrato por cuenta ajena a tiempo parcial según los límites establecidos para compatibilizar con la pensión.

Esta opción en sí, no tiene grandes beneficios para la empresa, a parte del ahorro por la diferencia entre las cotizaciones a abonar respecto del contrato a tiempo completo.

En este punto, aclarar que no es necesario que el contrato sea a tiempo parcial, sino que puede compatibilizarse también la pensión de jubilación al 50% con el contrato a tiempo completo tal y como dispone la letra c) del artículo 2.2 del Real Decreto Ley 5/2013:
“Sin perjuicio de lo establecido en el artículo 165 del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de junio, el disfrute de la pensión de jubilación, en su modalidad contributiva, será compatible con la realización de cualquier trabajo por cuenta ajena o por cuenta propia del pensionista, en los siguientes términos:

a) El acceso a la pensión deberá haber tenido lugar una vez cumplida la edad que en cada caso resulte de aplicación, según lo establecido en el artículo 161.1.a) y en la disposición transitoria vigésima del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, sin que, a tales efectos, sean admisibles jubilaciones acogidas a bonificaciones o anticipaciones de la edad de jubilación que pudieran ser de aplicación al interesado.

b) El porcentaje aplicable a la respectiva base reguladora a efectos de determinar la cuantía de la pensión causada ha de alcanzar el 100 por 100.

c) El trabajo compatible podrá realizarse a tiempo completo o a tiempo parcial.”

Por tanto, como veis, es perfectamente compatible la pensión de jubilación con el contrato a tiempo completo.

Es decir, a jornada completa o a jornada parcial el trabajador percibiría la mitad de la pensión que le correspondería.

2.Que continúe trabajando para nosotros, pero como autónomo. ¿Qué tipo de contrato habría que realizar en este caso?, ¿tendrían algún modelo?

Sobre esta opción, el tipo de contrato a realizar sería un contrato de prestación de servicios, de tal forma que el médico prestase servicios por cuenta propia.

Esta opción, trae beneficios para ambos. Primero, para la empresa, que no tiene que cotizar como si el trabajador estuviera contratado por cuenta ajena. Segundo, para el propio trabajador, ya que al ser trabajador por cuenta propia incluido en una mutualidad de médicos, puede compatibilizar la actividad desarrollada con la pensión de jubilación íntegra.

Ponemos a vuestra disposición un modelo de contrato de prestación de servicios.

Por tanto, las conclusiones en vuestro caso son dos:

1.- La primera opción no es atractiva, ya que cuesta más dinero a la empresa, y el trabajador percibe menos dinero. Señalaros, que puede estar contratado por cuenta ajena tanto a tiempo completo como a tiempo parcial y percibir la pensión por jubilación al 50%.

2.- Esta segunda opción es más beneficiosa, porque si continúa como autónomo, la empresa no paga cotizaciones, y el trabajador puede percibir el 100% de la pensión, tal y como os indicamos en la anterior consulta.


Esperamos haber resuelto su consulta. Llámenos si necesita cualquier aclaración. Reciba un cordial saludo.


¿No es exactamente la duda que tenías?

Pide tu prueba gratuita y te resolvemos tu consulta gratis


Respuesta del usuario

Una última cuestión, en la cotización con el trabajador contratado por cuenta ajena ¿no tenemos la exoneración del 100% de la totalidad de las cuotas excepto IT? ¿o esta exoneración sólo sería si no solicita la pensión de jubilación?, gracias,

saludos,


 16/05/2018 usuario707

¿No es exactamente la duda que tenías?

Pide tu prueba gratuita y te resolvemos tu consulta gratis


Respuesta de despacho:

 17/05/2018 despacho1
Buenos días:

La exoneración que señalas se regula en el artículo 152 de la LGSS, de la siguiente forma:
“1. Los empresarios y trabajadores quedarán exentos de cotizar a la Seguridad Social por contingencias comunes, salvo por incapacidad temporal derivada de las mismas, respecto de aquellos trabajadores por cuenta ajena con contratos de trabajo de carácter indefinido, así como de los socios trabajadores o de trabajo de las cooperativas, siempre que se encuentren en alguno de estos supuestos:

a) Sesenta y cinco años de edad y treinta y ocho años y seis meses de cotización.

b) Sesenta y siete años de edad y treinta y siete años de cotización.

En todos los casos citados, a efectos del cómputo de años de cotización no se tomarán en cuenta las partes proporcionales de pagas extraordinarias.”

Por tanto, para estar exento de cotizar, excepto por IT, es necesario que el trabajador cumpla los siguientes requisitos:
  • Estar contratado por cuenta ajena.
  • Mediante contrato indefinido.
  • Tener 65 años cumplidos y 38 años y 6 meses cotizados, o
  • Tener 67 años y 37 años cotizados.

En conclusión, dicha exención de cotización se aplica cuando concurren los requisitos antes señalados y no se requiere haber accedido a la jubilación para aplicar esta exoneración, por lo que tal circunstancia no es exigible para disfrutar de este beneficio.


Esperamos haber resuelto su consulta. Llámenos si necesita cualquier aclaración. Reciba un cordial saludo.


¿No es exactamente la duda que tenías?

Pide tu prueba gratuita y te resolvemos tu consulta gratis


Respuesta del usuario

Buenos días, dicho médico tiene un contrato indefinido con nosotros, es mutualista y ya factura como autónomo para otra empresa. Quiere acceder a la jubilación. Tendría que ser baja por cuenta ajena con nosotros por pase a pensionista aunque seguiría como médico mutualista trabajando para nuestra empresa, la pregunta es la siguiente:

¿Podría el INSS poner algún problema o denegar esta situación?, ya que con nuestra empresa cambiará el contrato por cuenta ajena por seguir trabajando como autónomo para poder acceder a la pensión de jubilación. El médico ha preguntado en el INSS y nos dice que no le dan una respuesta fiable, gracias.


saludos,

 12/07/2018 usuario707

¿No es exactamente la duda que tenías?

Pide tu prueba gratuita y te resolvemos tu consulta gratis


Respuesta de despacho:

 16/07/2018 despacho1
Buenos días.

De conformidad con lo señalado en las anteriores respuestas a las cuestiones planteadas sobre la situación de este profesional, el INSS no debería poner problemas, debiendo admitir la baja, debido a que es compatible el disfrute de la pensión con el alta en la mutualidad de médicos.

No obstante, es posible que el INSS pueda plantear problemas a dicha baja, en cuyo caso deberá reclamarse frente a dicha decisión. En cualquier caso, la situación deberá ser reconocida finalmente, debido a la existencia de la compatibilidad señalada.

Esperamos haber resuelto su consulta. Llámenos si necesita cualquier aclaración. Reciba un cordial saludo.


¿No es exactamente la duda que tenías?

Pide tu prueba gratuita y te resolvemos tu consulta gratis


Respuesta del usuario

Buenos días,

Disponemos hasta la fecha de un médico, especialidad en estética, en plantilla que ha solicitado su jubilación y desea continuar trabajando como autónomo. En la redacción del contrato tenemos las siguientes cuestiones:

- El tiene disponibilidad 3 días a la semana, que serán siempre los mismos días y solicita hacer un horario fijo. ¿Se puede reflejar en el contrato mercantil un horario fijo establecido?.

- En cuanto al soporte administrativo y de gestión de citas de clientes, será la empresa quien lo suministre con el personal de plantilla, no será el propio médico quien lo haga. ¿Podría conllevar esto una posible consideración de falso autónomo? En caso afirmativo, ¿podemos facturar en la empresa al médico por suministrarle este servicio y dejarlo reflejado en contrato?.

- En relación al tema retributivo, manteniendo una relación mercantil, ¿puede facturar el médico un importe fijo mensualmente o debe ser un importe variable mensual en función de clientes atendidos?.

- Por último, para negociar su nuevo salario nos gustaría conocer los gastos que él tiene derivados de su salario como autónomo. Entendemos que es el 21% de IVA y el pago del recibo de autónomos. ¿Éste último de qué cuantía puede ser aprox.?

Gracias,

 23/08/2018 usuario707

¿No es exactamente la duda que tenías?

Pide tu prueba gratuita y te resolvemos tu consulta gratis


Respuesta de despacho:

 24/08/2018 despacho1
Buenos días.

En estos casos, siempre resulta difícil trazar una línea que distinga al trabajador autónomo, del trabajador por cuenta ajena, sin que el primero pueda ser calificado como falso autónomo.

Al trabajador por cuenta ajena, lo caracterizan determinadas circunstancias, como son la ajenidad de los frutos y riesgos del negocio, la dependencia de superiores jerárquicos, que vienen a traducirse en tener, horarios establecidos, jornada a cumplir, retribución fija, clientes de la empresa…

En cambio, el trabajador autónomo, no depende de un superior jerárquico, recibe los frutos de su negocio y asume sus propios riesgos, lo que se traduce en libertad de horarios, clientes propios, retribución en función del trabajo y facturación…

Por ello, la mejor manera de evitar una declaración de falso autónomo es, tratar de evitar que el trabajador autónomo y el régimen en que este presta servicio se asimilen al régimen de trabajo del trabajador por cuenta ajena, ya que como os señalamos, la línea divisoria entre uno y otro es en generalmente difusa, analizándose en cada supuesto concreto las circunstancias concurrentes, para calificar la relación como laboral o no.

En este sentido se pronuncian sentencias como la del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de 13 de octubre de 2017:

“Y para determinar la existencia de un contrato de trabajo lo esencial es establecer la concurrencia de las notas de ajeneidad y dependencia a las que se refiere el art. 1.1º del Estatuto de los Trabajadores , esto es, que la prestación de servicios contratada se realice dentro del ámbito de organización y dirección de la empresa, y por tanto con sometimiento al círculo rector, disciplinario y organizativo de la misma
Por lo expuesto, responderemos separadamente a cada pregunta.

1. Sobre el horario.
No es recomendable fijar un horario establecido, pues ello implica un indicio de dependencia en la relación entre las partes, lo que podría acercar peligrosamente a la declaración de fraude de ley, y por tanto, existencia de relación laboral.

No obstante, es posible la fijación de un horario de mutuo acuerdo, siempre y cuando, dentro del horario de trabajo, no pueda exigírsele que atienda a un número determinado o mínimo de clientes. En este sentido se pronuncia la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía de 8 de mayo de 2014:
“La sentencia de instancia, luego de efectuar un estudio sobre las notas características del contrato de trabajo, llega a la conclusión de que falta la dependencia consustancial a la relación laboral común, pues existía independencia organizativa total: horario, funciones, jornada de trabajo... , respondiendo el trabajo desarrollado al contrato de trabajador autónomo dependiente suscrito, cuyas cláusulas y contenido se ajustaban a lo prevenido en el Real Decreto 197/2009, de 23 de febrero, por el que se desarrolla el Estatuto del Trabajo Autónomo en materia de contrato del trabajador autónomo económicamente dependiente y su registro y se crea el Registro Estatal de asociaciones profesionales de trabajadores autónomos .

La Sala ha de mostrarse de acuerdo con esta conclusión pues, siendo la dependencia el elemento verdaderamente diferenciador entre las figuras contractuales analizadas, en el caso de doña Leticia no concurría este especial y definitorio sometimiento. Sin negar que la determinación del tiempo de trabajo durante una determinada franja horaria semanal suponía una vinculación de la trabajadora al cliente, éste no iba seguida de la exigencia de realizar, dentro de ese tiempo pactado, un número determinados de servicios, lo que sí se juzgaría decisivo para desvirtuar el pretendido carácter autónomo de la trabajadora. Y debe recordarse que ésta podía, a su sola voluntar, sobrepasar ese tiempo prefijado, si ello resultaba de su conveniencia, no por imposición del cliente. Si a ello se anuda el hecho de que la retribución se llevaba a cabo en función de cada uno de los tratamientos que dispensaba, se llegará a la conclusión de que se estaba ante una actividad que tenía rasgos de independencia suficientes para excluir una relación de trabajo estatutaria., así como el precio por servicio que vaya a realizar.”

2. Sobre la gestión de citas y soporte administrativo.
No hay tanto problema con que la empresa le apoye con el soporte administrativo, sin embargo, el hecho de que le gestiones las citas, es otro indicio más sobre la existencia de una verdadera relación laboral, pues en una verdadera situación de trabajo por cuenta propia, es el autónomo quien gestiona su horario de citas.

Conforme señaláis, el facturarle al médico por el soporte administrativo, es una buena vía para alejar el indicio de existencia de relación laboral, pues de esta forma es él quien asume los costes de su actividad.

3. Sobre el sistema retributivo.
Debe tratarse de que el sistema retributivo del autónomo se realice, no mediante el abono mensual de una cantidad, sino mediante el abono de honorarios directamente por el cliente usuario del servicio médico.

El abono de cantidades, sean fijas o variables en función de los clientes atendidos, a cargo de la empresa, constituye un indicio de laboralidad.
Este es un sistema que evita la consideración de la existencia del falso autónomo. De hecho, así lo señala la misma sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, de 12 enero de 2018:
“6) En el caso de las profesiones liberales, son indicios contrarios a la existencia de laboralidad la percepción de honorarios por actuaciones o servicios fijados de acuerdo con indicaciones corporativas [ STS 15-4-1990 y 3-4-1992 ] o la percepción de igualas o cantidades fijas pagadas directamente por los clientes [ STS 22-1-2001 ]; en cambio, la percepción de una retribución garantizada a cargo no del paciente sino de la entidad de asistencia sanitaria en función de una tarifa predeterminada por actos médicos realizados [ STS 7-6-1986 ] o de un coeficiente por el número de asegurados atendidos o atendibles, constituyen indicios de laboralidad, en cuanto que la atribución a un tercero de la obligación retributiva y la correlación de la remuneración del trabajo con criterios o factores estandarizados de actividad profesional manifiestan la existencia de trabajo por cuenta ajena [ STS 20-9-1995 ].”

4. Sobre el coste de la tarifa de autónomos.
Sobre esta última cuestión, señalar que existe para el caso de compatibilización de la jubilación con el trabajo por cuenta propia, la que se denomina, cotización de solidaridad. Es el RD 5/2013 el que en su artículo 4 viene a establecer que, quienes se hallen en esta situación, cotizarán el 8% de su base de cotización, más lo que corresponda por Incapacidad Temporal, sin que ésta sea computable a efectos de prestaciones.
“Durante la realización del trabajo por cuenta ajena o por cuenta propia, compatible con la pensión de jubilación, los empresarios y los trabajadores cotizarán a la Seguridad Social únicamente por incapacidad temporal y por contingencias profesionales, según la normativa reguladora del régimen del sistema de la Seguridad Social correspondiente, si bien quedarán sujetos a una cotización especial de solidaridad del 8 por 100, no computable para las prestaciones,”

En vuestro caso, entendemos que además se cotizará por la base mínima, 992,10 euros (base mínima para mayores de 48), por lo que en la actualidad, el coste de las cotizaciones será de aproximadamente 112 euros al mes.

En síntesis:
  • El horario fijo preestablecido es un indicio de laboralidad, por lo que desaconsejamos fijar un horario. En caso de fijarse éste, no podrá exigirse que en dicho horario se atiendan un mínimo número de clientes, o un número determinado de estos.
  • Sobre el soporte administrativo, dotarle de éste y facturárselo evidencia la existencia de una verdadera situación de autonomía por lo que aconsejamos hacerlo de esa forma.
  • Sobre la gestión de citas, consideramos que no debe ser la empresa la encargada de fijarle las citas, debiendo ser el propio trabajador quien organice su jornada, pues de lo contrario, el fraude de ley sería muy evidente.
  • Sobre la retribución, lo ideal sería que el profesional facture directamente al cliente, y luego abone a la empresa cantidades pactadas. Si sucede a la inversa, por mucho que la retribución sea variable, estaríamos ante un indicio de ajenidad de los frutos, y por tanto, ante una retribución garantizada, que es un rasgo característico del empleado por cuenta ajena.
  • Sobre la cotización, cotizando por IT más el 8% de cotización de solidaridad por la base mínima para mayores de 48 años, el coste de cotización será de aproximadamente 112 euros al mes.

Esperamos haber resuelto su consulta. Llámenos si necesita cualquier aclaración. Reciba un cordial saludo.


¿No es exactamente la duda que tenías?

Pide tu prueba gratuita y te resolvemos tu consulta gratis


Respuesta del usuario

Buenos días, respecto a éste tema, se nos da otra posible situación que nos solicita el trabajador:

Compatibilizar la pensión de jubilación con seguir trabajando por cuenta ajena, hemos preguntado en el INSS, y nos dicen que tendría tres posibilidades: Jubilación Activa, Jubilación Flexible o Jubilación Parcial (sin relevista).

En la Jubilación Activa, vemos que aparte de la cotización reducida que tiene ya el trabajador, deberíamos de cotizar un porcentaje de solidaridad del 8%, con lo que entendemos que la empresa tendría un coste adicional, además de un requisito de mantenimiento de empleo.

En la Jubilación Flexible, ¿la cotización sería la reducida que tiene actualmente y proporcional a la realidad de su jornada?

En la Parcial, entendemos que su base de cotización aunque reduzca jornada, sería igual que a tiempo completo con lo que nos subiría el coste.

¿Qué tipo de Jubilación sería la más conveniente para la empresa?, gracias,

saludos,


 12/09/2018 usuario707

¿No es exactamente la duda que tenías?

Pide tu prueba gratuita y te resolvemos tu consulta gratis


Respuesta de despacho:

 13/09/2018 despacho1
Buenos días.

Efectivamente existen tres situaciones de jubilación parcial, que a continuación explicaremos.

1. Jubilación parcial SIN contrato de relevo:
La jubilación parcial sin contrato de relevo, es aquella a la que accede una persona que ESTÁ TRABAJANDO, y cumple los siguientes requisitos, de conformidad con lo establecido en el artículo 215.1 y 3 de la LGSS:
  • Tener cumplida la edad ordinaria de jubilación.
  • Reducir su jornada entre un 25 y un 50%.
  • Tener al menos 15 años cotizados.
  • Durante el período de jubilación parcial, la empresa y el trabajador cotizarán por la base de cotización que le correspondería de seguir trabajando éste a jornada completa.
  • El plazo para solicitar la jubilación parcial es de 3 meses anteriores a la fecha prevista de la reducción, o posteriores al contrato a tiempo parcial.
2. Jubilación flexible.
Las condiciones en jubilación flexible, son idénticas a las de la jubilación parcial, con la diferencia de que a esta se accede desde situación de jubilación.
Es decir, en este caso, la persona está jubilada y vuelve a trabajar, tal y como establece el artículo 213.1 párrafo segundo de la LGSS. (No es vuestro caso).

3. Jubilación Activa: RDL 5/2013.
En este caso las condiciones para acceder a esta modalidad de jubilación son las siguientes, de conformidad con lo establecido en el artículo 214 de la LGSS:
  • Percibir el 50% de la pensión.
  • Puede trabajar a jornada completa o parcial.
  • Tiene que haber cumplido la edad de jubilación ordinaria.
  • La empresa y trabajador quedarán sujetos a cotización de solidaridad del 8%.

En síntesis:
  • La jubilación parcial sin contrato de relevo, y la jubilación flexible, requieren los mismos requisitos de acceso, y se disfrutan en las mismas condiciones.
  • En vuestro caso no se aplica la jubilación flexible (que es en las mismas condiciones que la parcial) ya que para ello el trabajador ya tendría que estar jubilado.
  • Para la empresa, la jubilación más conveniente sería la activa, por dos motivos.
  • Primero, porque esta modalidad de jubilación permite que el trabajador preste servicios a jornada completa.
  • Segundo, porque a diferencia de la jubilación parcial (en la que se cotiza como cualquier otro trabajador) en la jubilación activa, empresario y trabajador quedan obligados simplemente a cotización de solidaridad del 8% de la base.


Esperamos haber resuelto su consulta. Llámenos si necesita cualquier aclaración. Reciba un cordial saludo.


¿No es exactamente la duda que tenías?

Pide tu prueba gratuita y te resolvemos tu consulta gratis


 

0

Consultas resueltas
 

0

novedades clasificadas
 

0

videos en streaming

Consultas

Buscador de consultas sobre cualquier tema laboral que necesites, si no encuentras respuesta a tu pregunta, haz tu propia consulta y te la resolvemos en menos de 24 horas, siempre con jurisprudencia.

Jornadas

Visualiza todas las jornadas de actualización laboral. Todas las novedades analizadas de la mano de expertos en solo 5 minutos.

Boletín personalizado

Recibe mensualmente un boletín personalizado para las sedes, sector, y convenio de tu empresa.

SUSCRIPCIÓN LEXA

¡Qué poco cuesta estar bien asesorado en materia laboral!

*El periodo de prueba es gratuito, sin compromiso y sin necesidad de tarjeta de crédito

Somos abogados

Joaquín Castiella Sánchez-Ostiz
Joaquín Castiella Sánchez-Ostiz
Es Licenciado en Derecho y Diplomado por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad de Navarra
Ignacio Chacón Carvalhais
Ignacio Chacón Carvalhais
Graduado en Derecho y Máster de Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra
José Ángel Brugos Larumbe
José Ángel Brugos Larumbe
Licenciado en Derecho por la Universidad de Navarra
Juncal Fernández
Juncal Fernández
Es Graduada en Derecho por la Universidad de Navarra y realizó el Máster de Acceso a la Abogacía por la UNED