Mandato Delegado De Personal

Buenas tardes Nuestra empresa pasa a ser absorbida por la central del grupo a partir del 1/1/14 Somos 20 trabajadores con dos delegadas de personal Cuyo mandato finaliza en marzo 2014. Ambas delegadas están embarazadas y darán a luz aprox en Junio Mi pregunta es Tras absorción que pasa con los representantes sindicales Y tras absorción y posibles bajas maternales que situación se plantea De cara a la representación sindical? Se han de convocar nuevas elecciones? Gracias anticipadas

 18/12/2013  usuario1580

Respuesta de despacho:

 19/12/2013  despacho1
Buenas tardes:

En primer lugar, el artículo 44.5 del Estatuto de los Trabajadores, establece:

Cuando la empresa, el centro de trabajo o la unidad productiva objeto de la transmisión conserve su autonomía, el cambio de titularidad del empresario no extinguirá por sí mismo el mandato de los representantes legales de los trabajadores, que seguirán ejerciendo sus funciones en los mismos términos y bajo las mismas condiciones que regían con anterioridad”.

En este sentido, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, de 15 de marzo de 2012, recoge lo siguiente:

“La sentencia repara en un importante matiz: los trabajadores objeto del traspaso estarán representados por el órgano existente en el centro de trabajo al que se incorporan, mientras que de no haber esta representación quedarán en la desprotección inherente a la carencia de estos órganos. Sin embargo, hay dejar sentadas estas dos puntualizaciones: la disposición del Art. 44.5 del ET que ordena el mantenimiento del mandato de los representantes legales de los trabajadores pese al cambio de titularidad del empresario cuando subsiste la autonomía del centro de trabajo deja implícita, la consecuencia, por pura lógica, de que la extinción del centro de trabajo produce como efecto propio la de la condición representativa.”

Por ello, si el centro de trabajo en el que se encontraba el miembro del comité, no desaparece, continuara con la representación, ya que no pierde esta condición.

No obstante, si se mantiene la autonomía del centro o empresa anterior, a pesar de la fusión, entendemos que las vacantes, en virtud del artículo 67.4 del Estatuto de los Trabajadores, serán automáticas. Para los miembros del comité de empresa, la sustitución será por el siguiente trabajador que aparece en la lista de la candidatura a la que pertenezca el sustituido.

Es decir, en la empresa que ahora recibe al representante de otra empresa o a otros posibles trabajadores, habrá que valorar si su traspaso supone que se mantenga en la nueva empresa el centro de trabajo objeto de traslado. Por tanto, subsiste sólo el mandato en el caso de que se traslade una unidad productiva autónoma. Por ello, si solo se traslada al representante o a algún trabajador más (pero sin que conformen una unidad productiva autónoma) no se mantiene el mandato.

Por ello, debemos tener en cuenta que la regla general es que la extinción del mandato también se produce por el traslado del representante, pues aunque continúe siendo trabajador de la empresa, deja de ser trabajador del centro de trabajo en el que fue elegido en este sentido encontramos diversa jurisprudencia, entre otras, la sentencia del Tribunal Supremo, de 1 de junio de 1990, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla la Mancha, de 30 de octubre de 2003, que establece lo siguiente:

“En el presente caso, los dos trabajadores sobre cuya representación se debate fueron objeto de un traslado para pasar a prestar su trabajo en centro de trabajo distinto, en lo que se entiende como «servicios centrales», que tiene su representación unitaria propia distinta del Comité al que pertenecían. Pues bien, dejando de lado si tal traslado fue una medida para dañar la situación personal o laboral de ambos trabajadores, o por el contrario, para favorecerlos en una u otra o en ambas, o si simplemente fue una medida indiferente, justificada por necesidades de la empresa, en cuanto cuestión no debatida, al no haberla impugnado los afectados, que se aquietaron con la misma, aceptándola pacíficamente, es lo cierto que ambos han dejado de pertenecer al centro de trabajo por el que fueron elegidos para su mandato representativo sin exteriorizar su voluntad en contra. Lo que comporta, de acuerdo con lo que se ha venido señalando, que deben cesar en el ejercicio del mismo, como consecuencia de ese alejamiento consentido del centro de trabajo o «electoral» representado, donde fueron elegidos por los trabajadores al mismo pertenecientes.”

También en este sentido, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, Granada, de 27 de septiembre de 2012 establece:

El mantenimiento del mandato de los representantes de los trabajadores depende de la subsistencia de la unidad productiva trasferida, como entidad económica autónoma, constituida, asimismo, como unidad electoral. Por el contrario, el mandato se extingue, con todas sus consecuencias, cuando tal entidad desaparece o se diluye con la trasmisión, pues de mantenerse se produciría una doble representación y se desconocería cual es su representatividad real actual, al ser designados por un colectivo diferente.

Ampliando lo expuesto, se dice en la STSJ comentada que "Cuando la empresa transmitida pasa a integrarse en otra que la absorbe, como mantiene la doctrina, es preciso distinguir las siguientes hipótesis:

- a) Que los centros afectados conserven su propia identidad, en cuyo caso se mantiene la representación de los trabajadores que existe en cada centro de trabajo.

- b) Que el proceso de fusión dé lugar a una reestructuración de determinados centros de trabajo, afectando a la dimensión de la plantilla: en este caso, si la variación es alta cabe la promoción de elecciones parciales, si es a la baja, se requiere la previsión al respecto del Convenio o, en su defecto, acuerdo entre la empresa y los representantes de los trabajadores.

- c) Si la reestructuración subsiguiente a la fusión llega a significar el cierre del centro, los representantes pierden esta condición.

La inexistencia de la empresa que ha sido absorbida se evidencia, incluso, por el hecho de no ser demandada y la que lo ha sido lo que no puede ser obligada es, manteniendo el comité de una extinta sociedad, duplicar la representación sindical. El recurso no podía alcanzar éxito por lo que, con su desestimación, la sentencia ha de ser confirmada.”

Por tanto, como veis, la clave reside en determinar si la absorción supone o no la conservación de la autonomía de la empresa absorbida. En caso afirmativo, se conservará el mandato representativo. En caso negativo, no.

En cualquier caso, en el supuesto de que ambas trabajadoras conservasen sus funciones representativas, por conservarse la autonomía de la empresa, los Tribunales vienen entendiendo que la suspensión por maternidad no afecta la mandato ni requiere de su sustitución.

En este sentido, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura de 20 de octubre de 2009 establece:

La suspensión del contrato consecutiva a enfermedad, accidente, maternidad, etc., afecta solamente a la no prestación de servicios y al no pago de salarios, por lo cual continúan produciéndose los demás efectos del contrato. Cabe añadir que, con mayor motivo, los derechos o garantías derivados de su condición de representante legal de los trabajadores.”

En idéntico sentido, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, Sevilla, de 29 de septiembre de 2004 recoge lo siguiente:

Así, debe interpretarse que el término «vacante» utilizado por el art. 67 del Estatuto de los Trabajadores, ha de entenderse como referido o pensado para una situación más permanente o prolongada que la mera ausencia que suponen ciertas licencias, como en este caso sucede con la excedencia por maternidad. En este sentido, ni la idea de evitar situaciones de falta de miembros o de fomentar la estabilidad del órgano, pueden anteponerse a la protección del mantenimiento en dicho órgano representativo de quién ha sido más votado, y debió ausentarse por una causa temporal justificada, como en el presente caso, el cuidado de hijos, situación, insistimos, especialmente amparada y protegida por nuestro ordenamiento laboral, o como pudiera ser asimismo, la situación de incapacidad temporal.”

Por todo ello, como veis, en el supuesto de que las trabajadoras siguiesen ostentando sus funciones representativas, por conservarse la autonomía de la empresa, la baja por maternidad no generaría ningún cambio y no se extinguiría su mandato.

Esperamos haber resuelto su consulta.
Reciba un cordial saludo.

Somos abogados

Eduardo Castilla Baiget
Eduardo Castilla Baiget
Licenciado en Derecho y Diplomado por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad de Navarra.
Vanesa León Arguedas
Vanesa León Arguedas
Graduada en Derecho y Máster Universitario en Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra
Izaskun Aldabe Muro
Izaskun Aldabe Muro
Graduada en Derecho por la Universidad Pública de Navarra y Premio Extraordinario Fin de Carrera. Máster de Acceso a la Abogacía en la Universidad Pública de Navarra.
Ignacio Chacón Carvalhais
Ignacio Chacón Carvalhais
Graduado en Derecho y Máster de Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra.