Jornada Empleada Hogar Interna

Pretendemos contratar a jornada completa a una persona en régimen de empleada interna para las tareas del hogar y cuidado de persona mayor.

La trabajadora  dispone de vivienda propia.

La  jornada la estableceremos de 9:00 a 13:,00 y de 16:00 a 20:00 horas

Nos surgen las siguientes dudas.

1.-Requiere alguna compensación económica pactar la  pernocta. ???

2.-Cuantas horas dura la pernocta 8 horas ????

3.-Estará obligado a permanecer en la casa durante la pernocta o podrá salir????

4.-Teniendo en cuenta que su jornada son de 8 hora días descanso entre comidas 2 horas y la noche - pecnota 8 horas . El resto de la jornada para cubrir las 24 horas serían 6 horas.  ¿ podrá disponer la trabajadora de este tiempo aparte de para sus cosas , para salir de la casa si quisiese?

5.- Si el descanso entre semana es de 36 horas y el descanso entre jornada de 12 horas, y teniendo en cuenta que la jornada finaliza el Viernes a las 20:00 horas . Teniendo en cuenta que tiene pactado la pernocta estaría obligada a dormir en la casa la noche del viernes y contamos a partir de ahí los 36 horas , es decir de las 9,00 mañana del sábado a las 21 horas del domingo . O bien podrá abandonar la casa a partir del viernes a las 20: 00 horas cuando finaliza su jornada al domingo a las  21 horas, para cumplir con las 48 horas.????




 11/09/2018  usuario1439

Respuesta de despacho:

 12/09/2018  despacho1
Buenas tardes.

La cuestión planteada consiste en determinar cuál es la regulación en materia de jornada de una empleada del hogar, así como los descansos a que la trabajadora tiene derecho, tanto a diario, como semanalmente.

Pues bien, para dar una respuesta a estas cuestiones habrá que analizar la regulación del artículo 9 del Real Decreto 1620/2011 que regula la jornada de trabajo de este tipo de empleados, y que transcribimos a continuación:
 
“1. La jornada máxima semanal de carácter ordinario será de cuarenta horas de trabajo efectivo, sin perjuicio de los tiempos de presencia, a disposición del empleador, que pudieran acordarse entre las partes. El horario será fijado por acuerdo entre las partes.

Una vez concluida la jornada de trabajo diaria y, en su caso, el tiempo de presencia pactado, el empleado no estará obligado a permanecer en el hogar familiar.

2. Respetando la jornada máxima de trabajo y los periodos mínimos de descanso, el tiempo de presencia tendrá la duración y será objeto de retribución o compensación en los mismos términos que acuerden las partes. En todo caso, salvo que se acuerde su compensación con períodos equivalentes de descanso retribuido, las horas de presencia no podrán exceder de veinte horas semanales de promedio en un periodo de referencia de un mes y se retribuirán con un salario de cuantía no inferior al correspondiente a las horas ordinarias.

3. El régimen de las horas extraordinarias será el establecido en el artículo 35 del Estatuto de los Trabajadores, salvo lo previsto en su apartado 5.

3 bis. Respecto a los trabajadores contratados a tiempo parcial, no serán de aplicación las obligaciones de registro de la jornada establecidas en el artículo 12.5.h) del Estatuto de los Trabajadores.

4. Entre el final de una jornada y el inicio de la siguiente deberá mediar un descanso mínimo de doce horas. El descanso entre jornadas del empleado de hogar interno podrá reducirse a diez horas, compensando el resto hasta doce horas en períodos de hasta cuatro semanas.

El empleado de hogar interno dispondrá, al menos, de dos horas diarias para las comidas principales, y este tiempo no se computará como de trabajo.

5. Los empleados de hogar tienen derecho a un descanso semanal de treinta y seis horas consecutivas que comprenderán, como regla general, la tarde del sábado o la mañana del lunes y el día completo del domingo.”

Del texto del artículo transcrito, haremos una síntesis de reglas que determinarán el régimen de jornada de la empleada en cuestión:
  • La jornada máxima semanal de trabajo efectivo es de 40 horas: 8 horas diarias de media como máximo.
     
  • Las horas de presencia serán 20 semanales como máximo: 4 horas de presencia al día.

Las horas de presencia son aquellas en que la empleada, sin prestar trabajo efectivo, está en el domicilio, y a disposición del empleador.

Estas horas no computan como tiempo de trabajo efectivo (a efectos de jornada máxima), pero se deben retribuir de la misma forma que las horas de trabajo efectivo.
  • Finalizada la jornada diaria, y en caso de que se pacten, las horas de presencia, el empleado no estará obligado a permanecer en el hogar familiar.
     
  • El descanso diario será de 12 horas que deberán transcurrir entre el final de una jornada y el comienzo de otra, lo que será lo que en la consulta denomináis la pernocta.
     
  • Las horas de comida serán 2 al día y no computarán como trabajo efectivo.
     
  • El descanso semanal será de 36 horas ininterrumpidas, que como regla general serán, el sábado a la tarde o el lunes a la mañana, y el domingo entero.
Sobre la pernocta (que la regulación denomina “alojamiento”), por el hecho de que se pacte la pernocta en el domicilio, no debe abonársele mayor salario. Es más, la pernocta, es una forma de salario en especie, que habilita al empleador a descontarle cierta cantidad en concepto de salario en especie del salario total pactado, sin que éste pueda resultar inferior al SMI, de conformidad con lo establecido en el artículo 8.2 del Real Decreto 1620/2011:

“No obstante, en los casos de prestación de servicios domésticos con derecho a prestaciones en especie, como alojamiento o manutención, se podrá descontar por tales conceptos el porcentaje que las partes acuerden, siempre y cuando quede garantizado el pago en metálico, al menos, de la cuantía del salario mínimo interprofesional en cómputo mensual y sin que de la suma de los diversos conceptos pueda resultar un porcentaje de descuento superior al 30 por 100 del salario total.”

Lo mismo sucede con las comidas, si estas son a cargo del empleador, de conformidad con lo establecido en este artículo.

Después de esta síntesis, responderemos separadamente a cada una de las preguntas planteadas.
 

1.-  Pactar la pernocta, que la Ley denomina “alojamiento”, no requiere mayor compensación. Al contrario, el hecho de que el empleador facilite su domicilio para el descanso de la empleada, constituye salario en especie, al que puede darse una determinada valoración, y descontarse del salario pactado con la empleada, sin que ello implique que ésta perciba a final de mes un salario inferior al SMI.

Esto mismo es aplicable a la manutención (comidas y cenas).

2.- La pernocta es, el descanso diario a que tiene derecho la trabajadora, por imperativo legal será de 12 horas, que como mínimo, deberán mediar entre el final de una jornada laboral y el inicio de otra.

3.- La trabajadora, una vez finalizada la jornada diaria, y en caso de pactarse, también las horas de presencia, no tiene obligación de permanecer en el domicilio, por lo que podrá salir a donde considere.

4.- En el mismo sentido que la pregunta anterior, finalizada la jornada, y en su caso las horas de presencia, la empleada puede salir del domicilio cuando considere. Así, si la jornada máxima son 8 horas, 2 horas para comidas, y 12 de pernocta, le restan dos horas en las que puede salir del domicilio, salvo que se pacten horas de presencia. También podrá salir del domicilio durante esas 12 horas de pernocta, independientemente de que se haya pactado el alojamiento con pernocta.

5.- Primero señalar que aunque se pacte la pernocta, el empleador no puede obligar a la trabajadora a permanecer en el domicilio el viernes a la noche, ya que esta no tiene dicha obligación. Pactar la obligación de permanecer durante la noche del viernes, implicaría un pacto de horas de presencia, que habrían de ser abonadas a la empleada como horas de trabajo efectivo.

Además, el descanso semanal debe abarcar todo el día del domingo, y también, o bien la tarde del sábado desde las 13:00 o bien la mañana del lunes hasta las 16:00.

En cualquiera de los casos, la empleada podrá abandonar el domicilio el viernes a las 20:00 y volver el sábado a las 9:00 de la mañana.

Del mismo modo no se le podrá obligar que regrese el domingo a las 21:00, ya que el domingo entero, será día de descanso.

Esperamos haber resuelto su consulta. Llámenos si necesita cualquier aclaración. Reciba un cordial saludo.

Respuesta del usuario

A ver , no encuentro ninguna ventaja para el cabeza de familia a la hora de pactar el régimen de pernocta. Teniendo en cuenta, que no se van a acordar prestaciones en especie.

Ejemplo:

Si pacto la pernocta : 7 días a la semana aunque su jornada sea de Lunes  a Viernes  . El trabajador puede disponer de la vivienda para pernoctar  todos lo días a la semana, Si  luego el titular de la vivienda cambie de opinión y ya no quiere que pernocte más  ( nadie le mando a pactarla)  . Y teniendo en cuenta que aunque  pacte el régimen de pernota ,si quiere el empleado  no va dormir para hacer compañía al titular de la vivienda al no estar obligado por no tratarse de tiempo de disponibilidad o presencia ( no son sino inconvenientes).???

Si no pacto pernocta: El trabajador se quedará en la vivienda , los días que el quiera y yo quiera. (queramos los dos)

Tendrá esto otras implicaciones temas de enfermedad o alguna circunstancia que le aconteciera al empleado de hogar, si le sucediese algo por la noche y no estuviese pactado el régimen pernocta???

En definitiva pacte o no la pernocta  , el se quedará por la noche cuando el considere. ???????.

Por otro lado , ¿Existe ningún inconveniente, para  que aunque su jornada sea de Lunes a Viernes 40 horas semanales ,  puedan ambos , pactar como régimen de pernota 7 noches a la  semana, para así no verse obligada a buscar otra vivienda donde dormir????

 13/09/2018  usuario1439

Respuesta de despacho:

 14/09/2018  despacho1
Buenos días.

En efecto, volvemos a señalar que al empleado, una vez finaliza su jornada, y las horas de presencia, no se le puede obligar a permanecer en el domicilio, y por tanto, no se le puede obligar a pernoctar (salvo que la pernocta se pacte como horas de presencia).

En este sentido, además de que la Ley lo recoge claramente, os transcribimos una sentencia del Tribunal Superior de  Justicia de Castilla-La Mancha de 23 de febrero de 2010, que afirma que la obligación de pernoctar desborda al concepto de empleado del hogar:
 
“En realidad, más que realizar una denuncia de infracción de tales preceptos, lo que se plantea resumidamente es que, en opinión del recurrente, las tareas que se declara probado que realizan los reclamantes no son propias del trabajo agrícola, sino del de empleados de hogar , que es como se les venía retribuyendo por quien recurre. Sin embargo, atendiendo a las tareas que se declara como probado que realizaban, concretadas en el hecho probado segundo de la Sentencia, y consistentes en la limpieza y mantenimiento de la finca, incluyendo labores de cultivo del huerto, de cuidado del jardín, de los árboles frutales, de los animales existentes en la finca, realización de pequeñas tareas de reparación de las instalaciones, como pintura de los exteriores de las edificaciones y pista de tenis, limpieza de alcantarillas y arquetas, reparación del muero de la finca, así como de vigilancia de la finca, estando obligados a no dejarla sola, debiendo estar siempre alguna persona, y con obligación de pernoctar en la misma, son actividades que desbordan el concepto, más estrecho y específico, del empleado de hogar , concreado en el artículo 1,4 del Real Decreto 1424, de 1-8-85 ,”

Es por ello, que en efecto, la pernocta una vez se pacta, es un derecho del empleado (un derecho salarial), que si no quiere disfrutarlo, es libre de no hacerlo, por lo que podrá quedarse por la noche cuando considere.
 
Sobre la última cuestión, no existe ningún impedimento legal en pacta que la pernocta será de 7 días a la semana, aunque trabaje sólo 5, ya que el trabajador es libre de pernoctar o no en el domicilio.
 

Esperamos haber resuelto su consulta. Llámenos si necesita cualquier aclaración. Reciba un cordial saludo.

Somos abogados

Eduardo Castilla Baiget
Eduardo Castilla Baiget
Licenciado en Derecho y Diplomado por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad de Navarra.
Vanesa León Arguedas
Vanesa León Arguedas
Graduada en Derecho y Máster Universitario en Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra
Izaskun Aldabe Muro
Izaskun Aldabe Muro
Graduada en Derecho por la Universidad Pública de Navarra y Premio Extraordinario Fin de Carrera. Máster de Acceso a la Abogacía en la Universidad Pública de Navarra.
Ignacio Chacón Carvalhais
Ignacio Chacón Carvalhais
Graduado en Derecho y Máster de Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra.