Indemnización Contratos Temporales

¿Actualmente la indemnización por fin de contrato temporal está sujeta a retención de IRPF o está exenta ? Gracias

 10/12/2014  usuario1419

Respuesta de despacho:

 11/12/2014  despacho1
Buenos días:
 
EL artículo 7 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, regula las rentas exentas. Mediante la reciente Ley 26/2014, de 27 de noviembre, se le ha dado la siguiente redacción a la letra e) del citado artículo:
 
“Estarán exentas las siguientes rentas:
 
e) Las indemnizaciones por despido o cese del trabajador, en la cuantía establecida con carácter obligatorio en el Estatuto de los Trabajadores, en su normativa de desarrollo o, en su caso, en la normativa reguladora de la ejecución de sentencias, sin que pueda considerarse como tal la establecida en virtud de convenio, pacto o contrato.
 
Sin perjuicio de lo dispuesto en el párrafo anterior, en los supuestos de despidos colectivos realizados de conformidad con lo dispuesto en el artículo 51 del Estatuto de los Trabajadores , o producidos por las causas previstas en la letra c) del artículo 52 del citado Estatuto, siempre que, en ambos casos, se deban a causas económicas, técnicas, organizativas, de producción o por fuerza mayor, quedará exenta la parte de indemnización percibida que no supere los límites establecidos con carácter obligatorio en el mencionado Estatuto para el despido improcedente.
 
El importe de la indemnización exenta a que se refiere esta letra tendrá como límite la cantidad de 180.000 euros.”
 
Una vez dispuesto lo anterior, la cuestión que se nos plantea aquí es si es posible equiparar el fin de contrato temporal a las situaciones de despido o cese recogidas en este artículo, y que por tanto la correspondiente indemnización se encuentre exenta de IRPF.
 
En este sentido se pronuncia la sentencia de la Audiencia Nacional de diecisiete de julio de dos mil trece.
 
“Tanto en el despido como en el cese cuestionado, se produce una ruptura de la relación laboral, de carácter definitivo, que lleva consigo una indemnización obligatoria, en una cuantía predeterminada en el ET, que se excluiría únicamente en caso de acuerdo o convenio, en las cuantías que superen los límites legales impuestos con carácter obligatorio (…)
 
Acerca del carácter indemnizatorio de las sumas recibidas por el trabajador en caso de contratos de duración determinada, ya se ha pronunciado la Sala en sentencia de 7 de marzo de 2002, así como la Doctrina, reconociendo que tales sumas vienen a constituir una reparación por la pérdida del empleo. Una de las finalidades del artículo 49.1.c) del ET era promocionar la contratación indefinida, ya que estos contratos podían prorrogarse. "La indemnización controvertida se convierte en instrumento promocional de la prórroga contractual, que mejora la estabilidad profesional ....El concepto de indemnización, por otra parte, es más amplio que el resarcimiento de daños y perjuicios, ya que abarca no solo el daño o perjuicio sino que también compensa algo que se ha perdido o se ha visto afectado por la conducta de otro" ( Audiencia Nacional, Sala  de lo Social, Sentencia de 16 Julio 2012, rec. 123/2012 ).
Por consiguiente, el recurso ha de estimarse en este punto, toda vez que estas indemnizaciones deben incluirse como rentas exentas en el artículo 7 de la LIRPF.”

Ahora bien, en relación a la tributación de dicha indemnización, no está exenta del IRPF, tributando como rendimientos de trabajo, pudiendo aplicar la reducción del 40% cuando se trate de contratos temporales de una duración superior a dos años.
 
Así se desprende de la Consulta Vinculante de la Dirección General de Tributos, de 1 de agosto de 2013:
 
“El artículo 49.1.c) del Estatuto de los Trabajadores, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo (BOE de 29 de marzo), establece que en las extinciones de los contratos de trabajo por expiración del tiempo convenido o realización de la obra o servicio objeto del contrato, y excepto en los casos del contrato de interinidad, del contrato de inserción y de los contratos formativos, el trabajador tendrá derecho a recibir una indemnización de cuantía equivalente a la parte proporcional de la cantidad que resultaría de abonar ocho días de salario por cada año de servicio, o la establecida, en su caso, en la normativa específica que sea de aplicación.
 Por su parte, la letra e) del artículo 7 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las Leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio (BOE de 29 de noviembre) , en su párrafo primero establece la exención de las “indemnizaciones por despido o cese del trabajador, en la cuantía establecida con carácter obligatorio en el Estatuto de los Trabajadores, en su normativa de desarrollo o, en su caso, en la normativa reguladora de la ejecución de sentencias, sin que pueda considerarse como tal la establecida en virtud de convenio, pacto o contrato”.
A efectos de la aplicación de la exención, además de que la indemnización percibida venga establecida con carácter obligatorio en el Estatuto de los Trabajadores, es preciso que la causa de la misma sea el despido o cese del trabajador, y en este último caso sólo en los supuestos que de acuerdo con la normativa laboral el trabajador tiene derecho a una indemnización por el cese; por el contrario en los casos en que el trabajador percibe una indemnización por causas distintas, como puede ser en los supuestos de extinción del contrato de trabajo por expiración del tiempo convenido o por finalización de la obra o servicio, aunque exista derecho a la percepción de la misma no se trata de una renta exenta.
En consecuencia, las cantidades que se perciban estarán, como rendimientos del trabajo, plenamente sujetas al Impuesto y a su sistema de retenciones e ingresos a cuenta, conforme a lo previsto en los artículos 17 y 99 de la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas.
Por último, en relación a la aplicación de la reducción del 40 por ciento a que se refiere el artículo 18.2 de la Ley del Impuesto, procede señalar que dicha reducción será aplicable en los casos en que exista un periodo de generación superior a dos años, es decir, que se trate de contratos temporales de duración superior a dos daños.
Lo que comunico a Vd. con efectos vinculantes, conforme a lo dispuesto en el apartado 1 del artículo 89 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria.”

Por tanto, como veis, dicha indemnización sí tributaba en principio.
 
La cuestión es que la reciente sentencia de la Audiencia Nacional, de 20 de noviembre de 2013 ha modificado el criterio de hacienda, de tal forma, que a partir de ahora NO TRIBUTA, está exenta igual que una indemnización por despido improcedente. Os señalamos los hechos y fundamentos de la sentencia para que lo tengáis claro:
 
RESUMEN:
 
 Las indemnizaciones por despido o cese del trabajador, así como las indemnizaciones satisfechas por finalización de los contratos de duración determinada o por obra, tienen carácter indemnizatorio, y ambas se encuentran exentas del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas.
 
 Supuesto de Hecho:
  • El 7 de abril de 2009 se iniciaron actuaciones inspectoras de carácter general acerca de la empresa PEYBER HISPANICA S.L., extendiéndose las mismas entre otros conceptos y periodos a Retenciones del Trabajo de los periodos de liquidación 03/2005 a 12/2007.
  • El acuerdo de liquidación dictado por la Dependencia de Control Tributario y Aduanero de la Delegación Central de Grandes Contribuyentes determinaba una deuda a ingresar por importe de 29.021,31 euros, regularización de la Inspección que se deriva en síntesis de las indemnizaciones satisfechas a los trabajadores por finalización de contratos de duración determinada o por obra sobre las que no se ha practicado retención.
  • Considera la Inspección que "las referidas indemnizaciones no los son por despido o cese del trabajador, sino que las mismas traen causa en la finalización de la obra para que fue contratado el trabajador", añadiendo que los citados importes no están exentos del IRPF "por lo que procede practicar retención sobre los mismos.
Consideraciones Jurídicas:
  • En primer lugar, la Sala recuerda que el artículo 7 e) de la Ley 35/2006 de 28 de Noviembre (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) establece: “Estarán exentas las siguientes rentas: ....e) Las indemnizaciones por despido o cese del trabajador, en la cuantía establecida con carácter obligatorio en el Estatuto de los Trabajadores, en su normativa de desarrollo o, en su caso, en la normativa reguladora de la ejecución de sentencias, sin que pueda considerarse como tal la establecida en virtud de convenio, pacto o contrato.”
  • Pues bien, dicha norma debe ponerse en relación con el Estatuto de los Trabajadores, cuyo artículo 49 regula la extinción del contrato de trabajo, señalando que: “El contrato de trabajo se extinguirá: c) Por expiración del tiempo convenido o realización de la obra o servicio objeto del contrato. A la finalización del contrato, excepto en los casos del contrato de interinidad, del contrato de inserción y de los contratos formativos, el trabajador tendrá derecho a recibir una indemnización de cuantía equivalente a la parte proporcional de la cantidad que resultaría de abonar ocho días de salario por cada año de servicio, o la establecida, en su caso, en la normativa específica que sea de aplicación.”
  • Asimismo, la Sala señala que, en estos casos, la indemnización es obligatoria, y que la misma tiene una naturaleza indemnizatoria o reparadora como consecuencia de la pérdida del contrato, o su no renovación en el caso de los contratos que nos ocupan de tiempo determinado o de obra o servicio.
  • De esta forma, tanto en el despido como en el cese por fin de contrato temporal, se produce una ruptura de la relación laboral, de carácter definitivo, que lleva consigo una indemnización obligatoria, en una cuantía predeterminada en el ET.
  • Por consiguiente, estas indemnizaciones deben incluirse como rentas exentas en el artículo 7 de la LIRPF.
Conclusión Lex@:
  • La indemnización obligatoria por fin de contrato temporal se encuentra exenta del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas.
 
Es por ello que debemos concluir que la indemnización por fin de contrato temporal debe considerarse exenta.
 
Esperamos haber resuelto su consulta.
 
Reciba un cordial saludo.
Respuesta del usuario

Buenas tardes
En el último curso formativo sobre contratación se nos indicó que lo que dicta la Audiencia Nacional no unifica doctrina, y su sentencia sólo es aplicable a ese caso en concreto por lo que habría que esperar a que el Tribunal Supremo unificara doctrinas. Por favor nos podrías confirmar esto?
Muchas gracias por aclarar este tema.
Un saludo

 09/04/2015  usuario1419

Respuesta de despacho:

 10/04/2015  despacho1
Buenos días:
 
Efectivamente, tal y como señaláis en la consulta, la sentencia dictada por la Audiencia Nacional viene a establecer un cambio de criterio, al establecer que las indemnizaciones por finalización de contrato temporal están exentas, pero no unifica doctrina. No obstante, su sentencia sólo es aplicable en ese caso en concreto por lo que habría que esperar a que el Tribunal Supremo se pronuncie al respecto.
 
En este sentido, la sentencia del Tribunal Supremo (Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección4ª) de 3 diciembre 2012, es bastante clara al señalar la finalidad del recurso de casación para la unificación de doctrina ante el Tribunal Supremo.
 
“No debe olvidarse que la finalidad del recurso de casación para la unificación de doctrina no es corregir la eventual infracción legal en que pueda haber incurrido la sentencia impugnada, sino reducir a la unidad criterios judiciales dispersos y contradictorios, fijando la doctrina legal al hilo de la cuestión controvertida (STS 10 de febrero de 1997).”
 
En todo caso, mientras el Tribunal Supremo no se pronuncie definitivamente, la sentencia de la Audiencia Nacional es un referente muy importante para combatir las actuaciones de la Agencia Tributaria, la cual no considera exentas dichas indemnizaciones.
 
Esperamos haber resuelto su consulta.
 
Reciba un cordial saludo.

Somos abogados

Eduardo Castilla Baiget
Eduardo Castilla Baiget
Licenciado en Derecho y Diplomado por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad de Navarra.
Vanesa León Arguedas
Vanesa León Arguedas
Graduada en Derecho y Máster Universitario en Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra
Izaskun Aldabe Muro
Izaskun Aldabe Muro
Graduada en Derecho por la Universidad Pública de Navarra y Premio Extraordinario Fin de Carrera. Máster de Acceso a la Abogacía en la Universidad Pública de Navarra.
Ignacio Chacón Carvalhais
Ignacio Chacón Carvalhais
Graduado en Derecho y Máster de Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra.