Excedencia Voluntaria

Buenos días

Tenemos un caso en el que una persona se encuentra de excedencia voluntaria. Esta persona ha pedido varias prórrogas, que se la han concedido, porque al solicitar la reincorporación no hemos tenido puesto fijo de su misma categoría profesional que ofrecerle.

Ahora se le acaba nuevamente la prórroga de excedencia y al pedir la readmisión le hemos ofrecido un puesto en otra ciudad que es en el único sitio donde tenemos vacante. Si la rechaza, ¿pierde el derecho preferente? o ¿sólo lo perdería si le estuviéramos ofreciendo un puesto en la misma ciudad de la que pidió la excedencia?.

Es muy poco probable que haya una vacante en el futuro de la categoría profesional en la que estaba y en la misma ciudad, pero sí tenemos puestos temporales que se le podrían ofrecer; por ejemplo: periodo de rebajas en el contrataremos varias personas temporales e incluso en oficina podemos ofrecer interinidades por maternidad en el que podría hacer trabajo administrativo que sería incluso de categoría superior.

Entiendo que estando en situación de excedencia no podemos ofrecerle ningún puesto temporal, incluso si es trabajo de oficina (totalmente distinto al que realizaba cuando pidió la excedencia) pero sí renunciara a la excedencia podría acceder a un puesto temporal? o podríamos tener problemas. Y en caso de que pudiera, habría que esperar algún tiempo antes de contratarla?

Muchas gracias por su respuesta

 09/10/2013  usuario1419

Respuesta de despacho:

 10/10/2013  despacho1
Buenos días:

En primer lugar, tal y como tuvimos ocasión de señalar en una consulta anterior (http://bit.ly/16RqryB), en el caso de la excedencia voluntaria no existe derecho a la reserva de puesto de trabajo, sino solamente un “derecho preferente al reingreso en las vacantes de igual o similar categoría a la suya que hubiera o se produjeran en la empresa” (artículo 46.5 del Estatuto). Es decir, se trata de un derecho potencial o “expectante” condicionado a la existencia de vacantes en el momento de la solicitud de reincorporación.

Pues bien, si no existen vacantes de la misma categoría, cabe ofrecer al trabajador otras de índole similar.

Por categoría similar ha de entenderse, según la jurisprudencia, que el excedente no necesariamente ha de reincorporarse en el centro de trabajo que ocupaba con anterioridad a la excedencia.

De esta forma, si no existen vacantes en el mismo centro, puede la empresa ofrecerle otras que hayan aparecido en distintas localidades.

En este sentido, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Islas Canarias, Las Palmas de 28 octubre de 2010, establece:

Dicho lo anterior, en el presente caso nos encontramos con que el Sr. Evaristo se encontraba en situación de excedencia voluntaria y solicitó el reingreso en la empresa a la finalización de la misma, ofreciéndole "IBERIA LAE, SA" incorporarse a un puesto de trabajo de su categoría profesional vacante situado en el centro de trabajo que la misma tiene en el Aeropuerto de San Pablo-Sevilla. Por lo tanto, no estamos ante un traslado por orden de la referida empresa, previsto y regulado en el artículo 40 del Estatuto de los Trabajadores , pues el actor no estaba ocupando plaza alguna por encontrarse en situación de excedencia voluntaria, prevista y regulada en el artículo 46 del mismo texto legal, no estando por tanto su contrato en vigor sino en una situación sui generis en la que conserva únicamente un derecho preferente al reingreso en caso de existencia de vacantes de igual o similar categoría a la suya que existan o puedan existir en la empresa.
Al no poderse hablar en el caso del actor de movilidad geográfica ni de traslado en el sentido dado por el tantas veces referido artículo 40 del Estatuto de los Trabajadores, a éste no le asiste el derecho a solicitar la rescisión indemnizada de su contrato de trabajo prevista en el mismo, al no serle de aplicación. Todo ello sin perjuicio de que el actor siga conservando el derecho preferente al reingreso en caso de existencia de vacantes de igual o similar categoría a la suya que puedan existir en la empresa.”

En el mismo sentido, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de País Vasco, de 16 enero de 2007, que establece:

“Lo aquí acontecido ha sido que la empresa ofertó al demandante un puesto de trabajo de su categoría en una provincia distinta, lo que precisaba, desde luego, cambio de residencia, puesto que se modificaba el lugar de trabajo de la provincia de Segovia a la de Jaén. La cuestión estriba en decidir si ello constituye un traslado del artículo 40 ET, como la instancia ha entendido o si, por el contrario, se trata de una oferta válida de vacante o, incluso, si se trata de oferta inhábil y mantendría en este caso el trabajador su derecho al reingreso.
Pues bien, nos inclinamos por la segunda posibilidad. Hemos de admitir que la empresa ha hecho una válida oferta de reingreso, al ofertar puesto de trabajo que implica cambio de residencia, puesto que se trata de una posibilidad real de reingreso dentro de la empresa, pues el reintegro no se limita al centro de trabajo. Posibilidad que se nos muestra como la más acertada, si seguimos la última sentencia del TS que tenemos referenciada, de entre las más arriba citadas, cual es la de 18 de octubre de 1999, que se inclinó por esta solución ante similar controversia.
En consecuencia, no se ha producido traslado alguno del trabajador por orden de la empresa, sino válido ofrecimiento de vacante, que no constituye movilidad geográfica, lo que trae como consecuencia que el rechazo del trabajador a esta oferta no le dé derecho a la indemnización que pretende, por no ser de aplicación el artículo 40 ET.”

Por ello, a tenor de la jurisprudencia señalada es posible ofertar una vacante en localidad distinta; y en caso de rechazo de la vacante se agota el derecho al reingreso (entre otras, sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Galicia de 4 de noviembre de 2003).

Por lo tanto, en vuestro caso, al ser vacante idónea la de otra localidad, la empresa tiene obligación de ofrecérsela al trabajador con derecho expectante. Es idónea la vacante en diferente localidad, aunque suponga un cambio de residencia. Y por último, el ofrecimiento y rechazo en tales circunstancias, agota el derecho al reingreso.


Por lo tanto, caduca su derecho “expectante” cuando rechaza esa vacante idónea, que como hemos señalado, puede ser en otra localidad, que suponga incluso el cambio de residencia.

Por otra parte, respecto al contrato del que disfrutarían los trabajadores a su vuelta a la empresa, es importante tener en cuenta que esta figura supone la suspensión del contrato pero no su extinción.

A estos efectos es muy clarificadora la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Asturias de 12 de junio de 2009. En ella se indica que la excedencia voluntaria es un supuesto de suspensión del contrato de trabajo donde no se produce, por tanto, la ruptura del vínculo contractual, aunque se mantiene debilitado al desaparecer durante la misma las obligaciones o prestaciones principales del contrato. En dicho caso, en un supuesto similar al vuestro, se exige que el contrato sea igual al que tenía antes de la excedencia.

Así pues, en caso de que reingreso de los trabajadores, éstos seguirían manteniendo el contrato inicial que suscribieron con la empresa, ya que la suspensión es suspensión, no extinción.

En este sentido, el trabajador con contrato indefinido no está obligado a aceptar la reincorporación si se le ofrece para cubrir un puesto con carácter temporal (entre otras, sentencia del Tribunal Supremo de 26 de junio de 1986).

Pero, si lo acepta, ello no supone la modificación primitiva de la prestación de servicios, convirtiendo en temporal una relación indefinida (entre otras, sentencia el Tribunal Superior de Justicia de País Vasco de 6 de julio de 1993).

Por tanto, como veis, una cosa es que el trabajador con contrato indefinido no esté obligado a aceptar la reincorporación a un contrato temporal, y otra distinta es que el trabajador, a pesar de tratarse de un puesto temporal, acepte, y se transforme en temporal su relación anteriormente indefinida.

En cualquier caso, tal y como señaláis, si renunciara a la excedencia podría acceder a un puesto temporal. Además, no sería necesario esperar tiempo alguno antes de contratarla, siempre y cuando hubiese renunciado previamente a su contrato anterior.

Esperamos haber resuelto su consulta.

Reciba un cordial saludo.
Respuesta del usuario

Muchas gracias por la respuesta. Ha quedado muy claro. La única dua que me queda ahora es si estamos en la obligación de ofrecerle, en el caso de que hubiera, un puesto de sus mismas características aunque fuera temporal.
Muchas gracias

 10/10/2013  usuario1419

Respuesta de despacho:

 10/10/2013  despacho1
Buenas tardes:

Efectivamente, la empresa tiene la obligación de ofrecer dicha vacante al trabajador en excedencia, aunque se trate de un puesto de carácter temporal.

En este sentido, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, de 1 de febrero de 2011 establece:

“Señala la recurrente que la doctrina entiende que la vacante a la que hace referencia el artículo 46.5 debe estar vinculada a la necesidad de una contratación fija o indefinida, sin que exista obligación de ofrecer un contrato a tiempo parcial, ni de duración temporal, sin que la empresa haya incurrido en una actuación no ajustada a derecho, ni en un uso de la contratación temporal abusiva y que al no existir vacante propia de su categoría no procede el pago de la indemnización alguna por los supuestos daños y perjuicios causados.

El derecho al reingreso en las excedencias de carácter voluntario regulado el artículo 46.5 se configura como un derecho preferente al reingreso en las vacantes que exista en la empresa, y no un derecho automático como es el caso de las excedencias forzosas que comportan el derecho a la conservación del puesto de trabajo. Ese derecho preferente al reingreso se delimita por dicha norma legal para las vacantes de "igual o similar categoría... que hubiera o se produjeran en la empresa", sin que se delimiten elementos definitorios de las vacantes distintos al contenido de la prestación laboral en cuanto a que únicamente se refiere a vacantes de la misma o similar categoría profesional que la que ostentaba el trabajador en el momento en el que le fuera concedida la excedencia voluntaria.

En el presente supuesto, del relato fáctico de la sentencia se desprende que, en el momento que el demandante solicita el reingreso, no existe una plaza vacante de su categoría profesional de auxiliar de cocina o similar, lo que implica que en la comunicación de la empresa de 4 de enero de 2010 la empresa le notifique que pondrían a su disposición la primera vacante que se produjera en su categoría profesional. No obstante lo anterior, el 8 de febrero de 2010 -fecha posterior a la solicitud de reingreso del demandante- la empresa suscribe un contrato de obra o servicio determinado a tiempo parcial de 35'50 horas semanales con una trabajadora con la misma categoría profesional que el demandante de ayudante de cocina. Estamos pues ante la existencia de un puesto de trabajo similar o equivalente disponible en la empresa, el cual no es ofertado al trabajador a pesar de ser de la misma categoría profesional, correspondiendo a la empresa la carga de acreditar que dicho puesto fue ofrecido al trabajador o que no constituye una vacante. La naturaleza supuestamente temporal o el carácter a tiempo parcial del contrato que realiza por la empresa con otra trabajadora no es impedimento alguno para que la misma ofreciera el mismo al trabajador, el cual ostentaba un derecho preferente al reingreso en un puesto de trabajo de igual categoría, debiendo en todo caso la empresa acreditar que no reunía las características de equivalencia, similitud, en cuanto al conjunto de las funciones esenciales a realizar.

Es por ello, que queda acreditado la existencia el 8 de febrero de 2010 de una vacante en la empresa de igual o similar categoría que la empresa no ofertó al trabajador demandante, y que no es hasta fecha 14 de junio de 2010 cuando se produce el reingreso efectivo del trabajador a la empresa. En consecuencia, no se aprecia infracción por parte de la sentencia recurrida de la doctrina aplicada en interpretación del artículo 46.5 del Estatuto de los Trabajadores.

En igual sentido, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de País Vasco, de 6 mayo 1997 establece:

“Sin embargo, tal argumentación no se acoge, ya que, en lo que se refiere a la titulación, es por completo irrelevante la cualificación profesional de que pudieran estar provistos los contratados temporales, una vez que el señor C. acreditó los conocimientos precisos para que le fuera reconocida la categoría de «jefe de 4.ª C». En lo relativo a que se trata de contratos temporales, tal hecho sólo tiene trascendencia en orden a determinar la cuantía de la indemnización que pudiera corresponder a la tardía reincorporación, pero no al derecho mismo a la reincorporación, como veremos más adelante. En consecuencia, el hecho de que se haya procedido a estas contrataciones revela de forma inequívoca la existencia de vacantes, aunque de forma provisional, y, por haberse producido después de la solicitud de reingreso del señor C., acreditan la concurrencia de los requisitos que condicionaban su reincorporación laboral.”

Por tanto, como veis, la empresa tiene obligación de ofertar las vacantes de puestos de carácter temporal. No obstante, tal y como señalamos en la anterior contestación, el trabajador no está obligado a aceptarla. Por tanto, si se le ofrece esta vacante temporal y el trabajador la rechaza, no caduca su derecho expectante.

Esperamos haber resuelto su consulta.

Reciba un cordial saludo.

Somos abogados

Eduardo Castilla Baiget
Eduardo Castilla Baiget
Licenciado en Derecho y Diplomado por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad de Navarra.
Vanesa León Arguedas
Vanesa León Arguedas
Graduada en Derecho y Máster Universitario en Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra
Izaskun Aldabe Muro
Izaskun Aldabe Muro
Graduada en Derecho por la Universidad Pública de Navarra y Premio Extraordinario Fin de Carrera. Máster de Acceso a la Abogacía en la Universidad Pública de Navarra.
Ignacio Chacón Carvalhais
Ignacio Chacón Carvalhais
Graduado en Derecho y Máster de Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra.