Empresa Externa Subcontratada - Uso Dirección Email De La Empresa Que La Contrata

Buenos días,
Desde hace un mes hemos externalizado el servicio de mantenimiento con una empresa llamada X, y se me plantea la siguiente duda:
El responsable de mantenimiento, perteneciente a esa empresa externa, nos solicita una dirección de email nuestra, y me entra la duda de si es legal o no que esa persona trabaje utilizando una dirección de email nuestra, o si estaríamos incurriendo en una posible cesión ilegal.
En estos casos, ¿qué es lo habitual? Entiendo que esa persona tendría que utilizar una cuenta de email de su propia empresa, ya que no es trabajador nuestro directamente.
No sé si me he explicado.
Gracias.

 09/07/2015 usuario929

Respuesta de despacho:

 09/07/2015 despacho1

Buenas tardes:

El art. 43.2 ET (dispone que se incurre en la cesión ilegal de trabajadores cuando se produzca alguna de las siguientes circunstancias:

  • Que el objeto de los contratos de servicios entre las empresas se limite a una mera puesta a disposición de los trabajadores de la empresa cedente a la empresa cesionaria.
  • Que la empresa cedente carezca de una actividad o de una organización propia y estable.
  • Que no cuente con los medios necesarios para el desarrollo de su actividad.
  • Que no ejerza las funciones inherentes a su condición de empresario.


Pues bien, en vuestro caso, entendemos que el hecho de que el trabajador de la empresa subcontratada, tenga una dirección de correo electrónico propio de la empresa principal, no es, por sí mismo, indicio suficiente para la declaración de existencia de cesión legal.

Entre otras, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Islas Canarias, Las Palmas (Sala de lo Social, Sección1ª), de 28 de mayo de 2010, recoge:

"Las circunstancias relatadas acreditan precisamente la situación de cesión ilegal del trabajador denunciada, pues su labor como Inspector fue prestada en el Departamento de Recaudación de la Concejalía de Hacienda del Ayuntamiento de Telde, portando la correspondiente placa identificativa; dependiendo y recibiendo instrucciones de la Jefa de la Unidad de Recaudación; en el local municipal correspondiente; junto con el resto del personal funcionario y no funcionario allí destinado; figurando en la guía de teléfonos y direcciones de correo electrónico del personal de dicha gestión, y disponiendo de la llave de la oficina y la clave de la alarma. Trabajaba en idéntico horario que todo el personal municipal, utilizando el ordenador y los materiales del Ayuntamiento y la base de datos municipal. El hecho de que existiese un coordinador, que pasaba de una a otra contrata o que los permisos, vacaciones y licencias del actor se cursasen con el Vº Bº de personal de URVITEL, en su caso, no enerva en lo más mínimo aquella relación directamente dependiente de la Corporación demandada a cuyo servicio vino trabajando el actor, constituyendo las sucesivas empresas contratistas, meras suministradoras del trabajador, quienes asumieron la titularidad del mismo sin poner en juego su propia organización empresarial."


También en este sentido, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura, (Sala de lo Social, Sección1ª), de 22 de octubre de 2009, señala:
Sentencia núm. 488/2009 de 22 octubre

"A lo anterior se aúna el hecho de que los demandantes, en el contexto de los contratos suscritos y para con los demandados, trabajó y se la mantuvo en circunstancias y situación laboral conformantes de cesión ilegal. Contratados por el Colegio Oficial demandado, en realidad prestaban servicios exclusivamente en las dependencias de la Xunta de Galicia, donde realizaban las funciones propias de su categoría de ingenieros técnicos de minas; funciones que directamente les encomendaba los Jefes de Servicio. Y para la realización de sus funciones disponían o utilizaban los mismos medios materiales que el resto del personal administrativo (ordenador, base de datos, correo electrónico, teléfono, fotocopiadora, material para salidas como botas y casco de obra etc.). Las solicitudes de permisos y vacaciones se comunicaban a la persona responsable de la Dirección General de Industria, Energia y Minas y a la Delegacion Provincial, eran objeto de seguimiento por la Conselleria.
Todo esto implica, ciertamente, como dijimos en recientes Sentencias, ya citadas, que los trabajadores estaban insertos en el ámbito de organización y dirección de la Consellería demandada, al margen de que formalmente la contratación hubiese sido articulada, con convenios de colaboración como contexto, por el Colegio de Ingenieros de Minas y de que este, por derivación de esta realidad formal, expidiese nóminas y abonase salarios. La Xunta de Galicia, en suma, era el empresario real, que recibía sus servicios e incorporaba la utilidad patrimonial de su trabajo, estando aquella inmersa en su organización e infraestructura, y que ejercía la dirección de la actividad laboral y el control de la misma..., mientras que el Colegio de Ingenieros de Minas aparece para con los demandantes - concordadamente con la empresa real con convenios de colaboración al efecto- como empresario meramente formal, al no poner en juego su organización ni ejercer la condición de empresa en su aspectos propios y definitorios, constituyendo consecuentemente fenómeno interpositorio en que los contratos resultan meros instrumentos al efecto, como así se desprende del inalterado relato fáctico."


Por su parte, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Galicia, (Sala de lo Social, Sección1ª), de 17 de octubre de 2008, establece:

"A lo anterior se aúna el hecho de que los demandantes, en el contexto de los contratos suscritos y para con los demandados, trabajaron y se les mantuvo en circunstancias y una situación laboral conformantes de cesión ilegal. Contratados por el Colegio demandado en realidad prestaron servicios exclusivamente en las dependencias de la Xunta de Galicia, donde realizan funciones propias de su categoría de ingenieros industriales; disponían de despacho propio en la Delegación, numerados y sitos en el mismo pasillo que los demás técnicos y administrativos funcionarios y trabajadores del Servicio; todo el material se lo proporcionaba la Conselleria, así como el núm. de teléfono, cuenta de correo electrónico...; tenían horario al igual que el persona de la Delegación; disponían de tarjetas identificativas...; sus vacaciones las organizaban de acuerdo con los demás compañeros de Servicio Técnico."


Como veis, en los supuestos recogidos por las sentencias anteriormente señaladas, además de correo electrónico, el trabajador hacía uso de teléfono, ordenador, fotocopiadora, y demás medios materiales, de la empresa principal.

Por todo lo anterior, a pesar de que el hecho aislado de utilización de un correo electrónico de la empresa principal, no constituye, por sí mismo, indicio de que el trabajador esté inserto en el ámbito de organización y dirección de la empresa, entendemos aconsejable que el trabajador no utilice dicha dirección de correo.
Esperamos haber resuelto tu consulta, y llámanos si necesitas alguna aclaración.
Recibe un cordial saludo.

Somos abogados

Eduardo Castilla Baiget
Eduardo Castilla Baiget
Licenciado en Derecho y Diplomado por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad de Navarra
Ignacio Chacón Carvalhais
Ignacio Chacón Carvalhais
Graduado en Derecho y Máster de Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra
José Ángel Brugos Larumbe
José Ángel Brugos Larumbe
Licenciado en Derecho por la Universidad de Navarra
Juncal Fernández
Juncal Fernández
Es Graduada en Derecho por la Universidad de Navarra y realizó el Máster de Acceso a la Abogacía por la UNED