Emisión De Alta Médica Por El Inss

Tenemos un trabajador que se encuentra de baja desde el día 21.6.16, con fecha 1.7.2017 paso a pago directopor la Mutua y hoy nos ha llegado una comunicación el Instituto Nacional de la Seguridad Social en la cual nos indican que habiendo “procedido a una nueva valoración médica para evaluar, calificar y revisar la situación de prórroga de incapacidad temporal y, como consecuencia de la misma, se ha resuelto que procede emitir el alta médica con fecha 28.11.17”.

¿Estamos nosotros obligados a darle de alta en la empresa?, y si fuera así, si se considera que no está apto para el trabajo que tiene que realizar ¿Qué podríamos hacer?.

En cuanto al tema de vacaciones, ¿Tiene derecho a las mismas? Y si es así que periodo tendríamos que tener encuenta para el cálculo de las mismas.

 28/11/2017 usuario15

Respuesta de despacho:

 30/11/2017 despacho1
Buenos días:
  1. ALTA MÉDICA Y REINCORPORACIÓN:
En primer lugar, respecto de la obligación de la empresa de dar de alta al trabajador que lleva en situación de Incapacidad Temporal más de un año, debemos acudir al Real Decreto 1430/2009 por el que se desarrolla reglamentariamente la Ley 40/2007, de 4 de diciembre, de medidas en materia de Seguridad Social, en relación con la prestación de incapacidad temporal.

Este RD 1430/2009 establece en su art.1 sobre la comunicación informática por parte de los servicios públicos de salud del cumplimiento del duodécimo mes en los procesos de incapacidad temporal, lo siguiente:
De conformidad con lo dispuesto en el artículo 128.1.a), párrafo segundo, de la Ley General de la Seguridad Social, una vez agotado el plazo de duración de la incapacidad temporal de doce meses, el Instituto Nacional de la Seguridad Social y el Instituto Social de la Marina serán los únicos competentes, en sus respectivos ámbitos gestores, para reconocer la situación de prórroga expresa, determinar la iniciación de un expediente de incapacidad permanente o emitir el alta médica.

A efectos de la adecuada coordinación, el servicio público de salud, cuando expida el último parte médico de confirmación antes de agotarse el referido plazo, comunicará al interesado en el acto del reconocimiento médico que, a partir de dicho momento, corresponde a la entidad gestora competente, el control de su situación, circunstancia que pondrá en conocimiento de la misma mediante procedimiento informático. En consecuencia, una vez cumplido el plazo indicado, el servicio público de salud no emitirá partes de confirmación de la baja médica. La entidad gestora correspondiente en estos supuestos, efectuará las comunicaciones que procedan al interesado, a la empresa, al servicio público de salud y, en su caso, a las entidades colaboradoras y al Servicio Público de Empleo Estatal.

En este mismo sentido, el artículo 170 de la LGSS señala lo siguiente:
1. Hasta el cumplimiento del plazo de duración de trescientos sesenta y cinco días de los procesos de incapacidad temporal, el Instituto Nacional de la Seguridad Social ejercerá, a través de los inspectores médicos adscritos a dicha entidad, las mismas competencias que la Inspección de Servicios Sanitarios de la Seguridad Social u órgano equivalente del respectivo servicio público de salud, para emitir un alta médica a todos los efectos.

Cuando el alta haya sido expedida por el Instituto Nacional de la Seguridad Social, este será el único competente, a través de sus propios inspectores médicos, para emitir una nueva baja médica producida por la misma o similar patología en los ciento ochenta días siguientes a la citada alta médica.

2. Agotado el plazo de duración de trescientos sesenta y cinco días indicado en el apartado anterior, el Instituto Nacional de la Seguridad Social, a través de los órganos competentes para evaluar, calificar y revisar la incapacidad permanente del trabajador, será el único competente para reconocer la situación de prórroga expresa con un límite de ciento ochenta días más, o bien para determinar la iniciación de un expediente de incapacidad permanente, o bien para emitir el alta médica, por curación o por incomparecencia injustificada a los reconocimientos médicos convocados por el Instituto Nacional de la Seguridad Social. De igual modo, el Instituto Nacional de la Seguridad Social será el único competente para emitir una nueva baja médica en la situación de incapacidad temporal producida, por la misma o similar patología, en los ciento ochenta días naturales posteriores a la citada alta médica.

En el supuesto de que el Instituto Nacional de la Seguridad Social emita resolución por la que se acuerde el alta médica, conforme a lo indicado en el párrafo anterior, cesará la colaboración obligatoria de las empresas en el pago de la prestación el día en que se dicte dicha resolución, abonándose directamente por la entidad gestora o la mutua colaboradora con la Seguridad Social el subsidio correspondiente durante el periodo que transcurra entre la fecha de la citada resolución y su notificación al interesado. Las empresas que colaboren en la gestión de la prestación económica por incapacidad temporal conforme a lo previsto en el artículo 102.1 a) o b), vendrán igualmente obligadas al pago directo del subsidio correspondiente al referido periodo.

Frente a la resolución por la cual el Instituto Nacional de la Seguridad Social acuerde el alta médica conforme a lo indicado en los párrafos anteriores, el interesado podrá manifestar, en el plazo máximo de cuatro días naturales, su disconformidad ante la inspección médica del servicio público de salud. Si esta discrepara del criterio de la entidad gestora tendrá la facultad de proponerle, en el plazo máximo de siete días naturales, la reconsideración de su decisión, especificando las razones y fundamento de su discrepancia. Si la inspección médica se pronunciara confirmando la decisión de la entidad gestora o si no se produjera pronunciamiento alguno en los once días naturales siguientes a la fecha de la resolución, la mencionada alta médica adquirirá plenos efectos. Durante el período de tiempo transcurrido entre la fecha del alta médica y aquella en la que la misma adquiera plenos efectos se considerará prorrogada la situación de incapacidad temporal. (…)

Por lo tanto, efectivamente, cuando se emite el alta médica, el trabajador debe reincorporarse a su trabajo, con independencia de que impugne dicha alta médica, por considerarla indebida, por lo que sí procede darle de alta en la empresa y que se incorpore a prestar servicios.

En el caso de que se consideré que el trabajador no está apto para reincorporarse al trabajo tras su alta médica, el art. 3 de este Real Decreto prevé el procedimiento de disconformidad ante esta alta médica, disponiendo:

El procedimiento de disconformidad con la resolución del Instituto Nacional de la Seguridad Social o, en su caso, del Instituto Social de la Marina, que declare la extinción de la incapacidad temporal por alta médica del interesado, previsto en el artículo 128.1.a) de la Ley General de la Seguridad Social, se ajustará a las siguientes reglas:

Primera.– El interesado podrá manifestar su disconformidad en el plazo máximo de los cuatro días naturales siguientes a la notificación de la resolución.

Dicha disconformidad se cumplimentará en el modelo aprobado a tal efecto por la correspondiente entidad gestora, que estará a disposición de los interesados en las correspondientes páginas web de dichas entidades.

Segunda.–La manifestación de disconformidad se presentará ante la inspección médica del servicio público de salud. Asimismo, podrá presentarse ante alguno de los órganos señalados en el artículo 38.4 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.

Tercera.–El interesado que inicie el procedimiento de disconformidad, lo comunicará a la empresa en el mismo día en que presente dicha disconformidad o en el siguiente día hábil.

Cuarta.–El Instituto Nacional de la Seguridad Social o, en su caso, el Instituto Social de la Marina, y los servicios públicos de salud deben comunicarse recíprocamente, a la mayor brevedad posible, el inicio del procedimiento de disconformidad así como todas las decisiones que adopten en el desarrollo del procedimiento. La entidad gestora competente, bien por sus propios medios o, en su caso, a través del servicio común, comunicará a su vez a la empresa, a la mayor brevedad posible, todas las decisiones que puedan afectar a la duración de la situación de incapacidad temporal del interesado.

Quinta.–Las comunicaciones entre las entidades gestoras, los servicios públicos de salud y las dirigidas a la empresa se realizarán preferentemente por medios electrónicos, informáticos o telemáticos
.

De esta manera, el trabajador deberá ser quien muestre esta disconformidad ante la emisión del alta médica por parte del INSS.

Por lo tanto, la empresa deberá obligatoriamente darle el alta al trabajador sin perjuicio de que este impugne el alta médica.

En todo caso, la empresa tras una baja de larga duración debe proceder a la revisión médica del trabajador por parte del Servicio de Prevención Ajeno para determinar si el trabajador al que se le ha dado de alta médica esta apto o no para realizar el trabajo, o pese a estar apto, tiene ciertas restricciones que hacen que su puesto deba ser adaptado, que sea posible solicitar una incapacidad, etc…

En este sentido, el artículo 4 del Reglamento de los servicios de prevención establece:
2. A partir de dicha evaluación inicial, deberán volver a evaluarse los puestos de trabajo que puedan verse afectados por:

a) La elección de equipos de trabajo, sustancias o preparados químicos, la introducción de nuevas tecnologías o la modificación en el acondicionamiento de los lugares de trabajo.

b) El cambio en las condiciones de trabajo.

c) La incorporación de un trabajador cuyas características personales o estado biológico conocido lo hagan especialmente sensible a las condiciones del puesto.

De esta manera, la incorporación de este trabajador a la empresa tras su IT de larga duración, al poder presentar ciertas restricciones, deberá en base a este Reglamento solicitarse una revisión médica a estos servicios y en el caso de que se determine alguna restricción o su no aptitud para el trabajo puede llevar a muchas posibilidades, como la adaptación del puesto, el despido objetivo, o incluso es posible pactar una excedencia con el trabajador de un año, para ver si se recupera o le reconocen una Incapacidad Permanente total.

Respecto de la segunda de las cuestiones planteadas, sobre si el hecho de que el trabajador tras la fecha del alta médica no haya acudido a trabajar durante dos días seguidos y la posible sanción de despido del trabajador entendemos que no procede en base a estos hechos ya que en la actualidad el trabajador tiene hasta 4 días para impugnar el alta médica, como hemos establecido anteriormente.

De esta manera, si se produce la impugnación del alta por parte del trabajador su situación de Incapacidad Temporal se verá prorrogada hasta la resolución que confirme o no el alta médica impugnada y por tanto no existirá la obligación del trabajador de reincorporarse al trabajo hasta dicha fecha. No obstante, el trabajador debe informar de estas cuestiones a la empresa.

Por lo tanto, hoy sí que debiera haberse reincorporado a la empresa, ya que no consta que haya realizado la impugnación del alta médica.

Transcurridos estos días en los que el trabajador puede impugnar y no habiéndose hecho, si continúa no acudiendo al trabajo, entonces sí se podrá sancionar al trabajador por estas ausencias, eso sí, deberá ponderarse correctamente el tipo de falta y la sanción impuesta, ya que no debemos olvidar, tal y como establece la jurisprudencia, que la sanción de despido es la más grave en el derecho laboral por lo que su calificación deberá ser ponderada y justificada siempre que exista un incumplimiento grave y culpable del trabajador.

En vuestro caso, el artículo 64 establece como faltas graves la ausencia de dos días al trabajo sin justificación en el periodo de un mes y el artículo 67 en su apartado B) se establecen las sanciones para las faltas graves:

[…]

B) Faltas graves:

a) Suspensión de empleo y sueldo de 1 a 15 días.”

De esta manera, en el caso de que se quiera sancionar al trabajador una vez quede constancia de que no ha impugnado el alta y efectivamente debía de acudir al trabajo, deberá tenerse en cuenta el tipo de falta en la que ha incurrido el trabajador y la sanción que le corresponde, pues en este caso, en caso de ausencia injustificada al trabajo de dos días le corresponde la sanción de 1 a 15 días de suspensión de empleo y sueldo, pero no la sanción de despido disciplinario, previsto para la comisión de faltas muy graves en aquellos incumplimientos que sean culpables por parte del trabajador.

  1. VACACIONES:
Respecto de las vacaciones, el Estatuto de los Trabajadores, en su artículo 38.3 es muy claro con el tema de las vacaciones en trabajadores que han estado en situación de IT, señalando lo siguiente:

3. El calendario de vacaciones se fijará en cada empresa. El trabajador conocerá las fechas que le correspondan dos meses antes, al menos, del comienzo del disfrute.

Cuando el periodo de vacaciones fijado en el calendario de vacaciones de la empresa al que se refiere el párrafo anterior coincida en el tiempo con una incapacidad temporal derivada del embarazo, el parto o la lactancia natural o con el periodo de suspensión del contrato de trabajo previsto en los apartados 4, 5 y 7 del artículo 48, se tendrá derecho a disfrutar las vacaciones en fecha distinta a la de la incapacidad temporal o a la del disfrute del permiso que por aplicación de dicho precepto le correspondiera, al finalizar el periodo de suspensión, aunque haya terminado el año natural a que correspondan.

En el supuesto de que el periodo de vacaciones coincida con una incapacidad temporal por contingencias distintas a las señaladas en el párrafo anterior que imposibilite al trabajador disfrutarlas, total o parcialmente, durante el año natural a que corresponden, el trabajador podrá hacerlo una vez finalice su incapacidad y siempre que no hayan transcurrido más de dieciocho meses a partir del final del año en que se hayan originado
.

De esta manera, el trabajador que permanezca en IT y este periodo coincida con el de sus vacaciones, el trabajador podrá disfrutarlas una vez finalice su incapacidad y no hayan pasado más de 18 meses desde el final del año en que se hubieran originado.

Por ejemplo, en vuestro caso, el trabajador comenzó su IT en 2016, por lo que a final de este año comienza el plazo de 18 meses, de manera que al estar todavía en ese lapso de tiempo a la trabajadora le corresponderán las vacaciones no disfrutadas del año 2016, además de las del año 2017.

Por todo ello, las conclusiones, en vuestro caso, son las siguientes:
  1. Por lo tanto, efectivamente, cuando se emite el alta médica, el trabajador debe reincorporarse a su trabajo, con independencia de que impugne dicha alta médica, por considerarla indebida, por lo que sí procede darle de alta en la empresa y que se incorpore a prestar servicios.
  2. En el caso de que se consideré que el trabajador no está apto para reincorporarse al trabajo tras su alta médica, podrá iniciar el procedimiento de disconformidad ante esta alta médica y comunicarlo a la empresa. En el caso de que el trabajador presente dicha disconformidad, durante el periodo de tiempo trascurrido entre la fecha del alta médica y aquella en la que la misma adquiera plenos efectos, se considera prorrogada la situación de IT. En todo caso, el trabajador debe informar a la empresa de que ha presentado dicha disconformidad y, en tanto no la presente, debe reincorporarse a su puesto de trabajo.
  3. Vuestro convenio colectivo no prevé la sanción del despido para la falta grave de “Faltar dos días al trabajo durante un mes sin justificación”, por lo que no se puede hacer un despido disciplinario por esta causa.
  4. Asimismo, una vez emitida el alta médica tras un proceso largo de IT, existe la posibilidad de que el Servicio de Prevención de la empresa realice un reconocimiento al trabajador (examen de salud), para determinar su aptitud para desempeñar su puesto de trabajo.
  5. Respecto a las vacaciones, el trabajador podrá disfrutarlas una vez finalice su incapacidad y no hayan pasado más de 18 meses desde el final del año en que se hubieran originado, es decir, en vuestro caso, el trabajador comenzó su IT en 2016, por lo que las vacaciones de 2016 las podrá disfrutar hasta junio de 2018 y las vacaciones que haya generado hasta la fecha en 2017, las podrá disfrutar hasta junio de 2019.

Esperamos haber resuelto su consulta. Llámenos si necesita cualquier aclaración. Reciba un cordial saludo.

Somos abogados

Joaquín Castiella Sánchez-Ostiz
Joaquín Castiella Sánchez-Ostiz
Es Licenciado en Derecho y Diplomado por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad de Navarra
Izaskun Aldabe Muro
Izaskun Aldabe Muro
Graduada en Derecho por la Universidad Pública de Navarra y Premio Extraordinario Fin de Carrera. Máster de Acceso a la Abogacía en la Universidad Pública de Navarra
Ignacio Chacón Carvalhais
Ignacio Chacón Carvalhais
Graduado en Derecho y Máster de Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra
José Ángel Brugos Larumbe
José Ángel Brugos Larumbe
Licenciado en Derecho por la Universidad de Navarra