Duda Coincidencia De Vacaciones Entre Empleados ¿quién Tiene Preferencia?

Buenos días,

Querríamos hacer una consulta laboral sobre quien tiene prioridad a la hora de cogerse vacaciones.

Pertenecemos al sector de turismo y en el Convenio Colectivo al que pertenecemos no aclara mucho determinadas dudas que suelen surgir en el trabajo. Lo único que establece es la preferencia de los trabajadores con responsabilidades familiares cuando sus vacaciones coincidan con las vacaciones escolares.

El supuesto en concreto es el siguiente:

Las vacaciones escolares en diciembre son aproximadamente 3 semanas, y como ya he comentado, el Convenio establece la preferencia a los trabajadores con responsabilidades familiares.

Teniendo en cuenta que el Convenio Colectivo dice expresamente que “la preferencia de los trabajadores con responsabilidades familiares cuando sus vacaciones coincidan con las vacaciones escolares”.

Nos surgen 2 casos que nos han generado duda:

1. ¿Tiene preferencia  ese colectivo para elegir la semana que quiera o se le puede obligar a que coja otra dentro de las 3 semanas de vacaciones escolares?

Tenemos 2 empleadas que quieren la semana de Nochebuena de vacaciones. Una tiene un hijo, y otra no. No se ponen de acuerdo entre ellas.
Una de ellas podría coger la semana siguiente de Nochevieja. La que tiene el hijo podría coger esa semana, puesto que también coincide con las vacaciones escolares?


2. Dos compañeras (ambas sin hijos) mismo departamento quieren la semana de Nochebuena de vacaciones. No pueden coincidir y no se ponen de acuerdo. Una de ellas siempre ha disfrutado la semana de Nochebuena, y quiere seguir haciéndolo sin ceder ante sus compañeros.
Qué criterio se podría seguir?


Se tendría que seguir el criterio de maternidad (primer caso), antigüedad y edad? Me parece injusto que la misma persona siempre tenga el derecho a cogerse la semana que a ella le interese basándose en la maternidad, antigüedad o por ser la mayor en edad.
 

Muchas gracias,
Un saludo
 

 22/10/2014  usuario861

Respuesta de despacho:

 23/10/2014  despacho1
Buenos días:
 
El Estatuto de Trabajadores establece en su artículo 38.1 establece: 
“El período de vacaciones anuales retribuidas, no sustituible por compensación económica, será el pactado en convenio colectivo o contrato individual. En ningún caso la duración será inferior a treinta días naturales”. 
De ello se desprende que hay que atender a lo pactado por las partes, bien sea en el convenio colectivo, bien sea en el contrato individual del trabajador, y que  no podrá ser impuesta unilateralmente por ninguna de las partes.
 
La sentencia de la Audiencia Nacional, 18/2004, de 10 de marzo, recoge un supuesto en el que el Convenio Colectivo fija de forma muy precisa los criterios para determinar las vacaciones.
 
 "Las Entidades establecerán para cada Oficina el cuadro del personal afecto a ellas, cuidando que los servicios queden debidamente cubiertos y procurando atender los deseos de aquél; en los turnos de vacaciones, los empleados con responsabilidades familiares tienen preferencia a que las suyas coincidan con los períodos de vacaciones escolares y dentro de esta situación, o si no hubiera empleados en ella, se resolverá la preferencia, dentro de la categoría a favor de quienes tengan mayor antigüedad en la Institución. La preferencia a favor de los empleados con responsabilidades familiares no implica la elección de un turno determinado sino, únicamente, que sus vacaciones se disfruten dentro de los límites del período de vacaciones escolares; respetando este requisito la elección del turno concreto dentro de dicho período se resolverá a favor de la mayor antigüedad en la Entidad dentro de cada categoría, aunque los empleados solicitantes no tenga responsabilidades familiares"
 
Como veis, en el caso de la sentencia, el Convenio Colectivo de aplicación, además de establecer la preferencia, en la elección de las vacaciones, para los trabajadores con cargas familiares, incluía criterios de antigüedad.
 
En cambio, en vuestro caso, el Convenio Colectivo no es tan concreto, determinando de forma muy genérica la preferencia de los trabajadores con responsabilidades familiares a la hora de determinar el disfrute de sus vacaciones. 
 
Pues bien, en los supuestos de discrepancia en relación al disfrute de las vacaciones la Ley reguladora de la Jurisdicción Social establece en sus artículos 125 y 126 el procedimiento para fijar las vacaciones.
 
Sin embargo, en vuestro caso, entendemos que, en vez de acudir a la vía jurisdiccional, la empresa podrá, en virtud del artículo 20 ET, fijar el disfrute de las vacaciones, con base en causas objetivas (de tipo organizativo).
 
En este sentido, la sentencia del TSJ de Castilla y León, Valladolid, de 5 de diciembre de 1995, recoge:
 
"La reforma del artículo 38 del Estatuto de los Trabajadores viene a potenciar la negociación colectiva eliminando las preferencias que venía recogiendo dicho artículo y en el caso que nos ocupa no existe ni convenio colectivo, ni acuerdos colectivos ni acuerdos individuales, luego debe entrar en juego el artículo 20 del Estatuto de los Trabajadores en cuyo ámbito debe entenderse la posibilidad empresarial de fijar el cuadro de vacaciones para garantizar el mejor funcionamiento de la empresa y lo procedente es analizar si dicha actuación empresarial se ha ejercitado arbitrariamente o no; y es evidente que en el caso que nos ocupa, y ni tan siquiera ello se impugna, la fijación de los períodos de vacaciones ha venido como consecuencia de necesidades empresariales y así lo ha declarado el Juez «a quo», al establecer que los períodos de menor productividad coinciden con los que ha fijado la empresa de vacaciones; luego no siendo arbitraria la orden empresarial, sino que viniendo justificada la resolución empresarial en necesidades, es evidente que no se han producido las infracciones denunciadas, por lo que procede la desestimación del recurso."
 
Como veis, el TSJ admite la posibilidad de que el empresario, en el ejercicio de su poder de dirección fije unilateralmente la fecha de las vacaciones cuando no existan acuerdos al respecto y se decida atendiendo al buen funcionamiento de la empresa. De esta forma, en vuestro caso, entendemos que la empresa deberá fijar los períodos de disfrute de las vacaciones. Y, cuando coincidan trabajadores con cargas familiares, dar prioridad, por ejemplo, a quien tenga hijos de menor edad.
 
Esperamos haber resuelto su consulta.
 
Reciba un cordial saludo.

Respuesta de despacho:

 23/10/2014  despacho1
Buenas tardes:
 
Para completar nuestra anterior respuesta, es necesario señalar que los Tribunales han venido considerando lícitas este tipo de decisiones empresariales, siempre que de las mismas no se desprenda ningún móvil discriminatorio.
 
En este sentido, la sentencia del TSJ del País Vasco, de 11 de septiembre de 2007, recoge un supuesto que, a pesar de tratarse de un representante de los trabajadores, también puede aplicarse a nuestro caso:
 
"Así las cosas, al margen de que el cambio de funciones operado en su día hubiera sido o no ajustado a derecho, centrándonos en la acción ejercitada (tutela de libertad sindical) debemos señalar que, probado que la empresa no ha impedido a la actora el ejercicio de sus derechos y funciones como delegada de personal (hecho probado octavo; se entiende durante su permanencia en el centro en el que fue elegida como tal), no puede entenderse vulnerada su libertad sindical ni ninguno de los preceptos mencionados por el hecho de con el traslado al nuevo centro haya dejado de desempeñarlo, primero, porque no se ha probado que el traslado responda a una voluntad empresarial discriminatoria por razón de las funciones representativas de la actora, segundo, porque los trabajadores que le eligieron no han visto mermados sus derechos y siguen estando representados por la persona que, de conformidad con el mecanismo de sustitución previsto en el art. 67.4 del  ET, obtuvo un número de votos inmediatamente inferior, y tercero, porque la garantía de permanencia en los puestos de trabajo que el art. 40.5 del ET atribuye a los representantes legales de los trabajadores se refiere a los supuestos de traslados de centro de trabajo que exijan cambio de residencia, lo que no ocurre en este caso (respecto a si cabe extender la garantía a aquellos traslados de representantes a centros de trabajo de la misma localidad y que por tanto no debieran exigir cambio de residencia, la jurisprudencia ha negado la aplicación de la prioridad en tales casos:  STS de 23 de octubre de 1984,  STSJ de Cantabria de 20 de noviembre de 1992, STSJ de Madrid de 8 de marzo de 1990 , y  STSJ de Cataluña 20 de febrero de 2004."
 
De esta forma, la cuestión clave, en estos casos, es probar que la empresa ha tomado las decisiones oportunas (en vuestro caso, fijar las vacaciones), por causas objetivas (sin discriminación alguna), en aras al buen funcionamiento y organización de la empresa.
 
Esperamos haber resuelto su consulta.
 
Reciba un cordial saludo.

Somos abogados

Eduardo Castilla Baiget
Eduardo Castilla Baiget
Licenciado en Derecho y Diplomado por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad de Navarra.
Vanesa León Arguedas
Vanesa León Arguedas
Graduada en Derecho y Máster Universitario en Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra
Izaskun Aldabe Muro
Izaskun Aldabe Muro
Graduada en Derecho por la Universidad Pública de Navarra y Premio Extraordinario Fin de Carrera. Máster de Acceso a la Abogacía en la Universidad Pública de Navarra.
Ignacio Chacón Carvalhais
Ignacio Chacón Carvalhais
Graduado en Derecho y Máster de Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra.