2020-09-25 02:57:29

Despido Trabajador En It

Buenos días.

Se trata de un trabajador que refiere dolor lumbar por el inicia situación de incapacidad temporal desde julio a septiembre, al que se le prescribe reposo y no flexionar la espalda.

Gracias a las pruebas recabadas por el detective, tenemos constancia de que durante su baja médica acudió a una romería conduciendo su coche, donde además bailó y bebió como si no tuviese nada y sin mostrar ningún dolor o limitación.

Nuestra duda es si estos hechos serían suficientes para poder despedirlo.

 30/01/2020 Usuario LEXA Online

Respuesta de despacho:

 31/01/2020 LEXA Abogados
Buenos días:
 
La realización de actividades que no sean compatibles con la patología sufrida por el trabajador puede ser calificada como una “simulación de su situación de incapacidad para el trabajo”, que constituye una transgresión de la buena fe contractual prevista en el art. 54.2 d) del Estatuto de los Trabajadores:
 
1. El contrato de trabajo podrá extinguirse por decisión del empresario, mediante despido basado en un incumplimiento grave y culpable del trabajador. ​

2. Se considerarán incumplimientos contractuales:

(…)

d) La transgresión de la buena fe contractual, así como el abuso de confianza en el desempeño del trabajo.

(…)
 
Sin embargo, no existe un criterio generalizado a la hora de determinar qué actividades son incompatibles con la situación de incapacidad temporal y, por tanto, encuadrables en la transgresión de la buena fe contractual. Por lo que es necesario acudir a la doctrina de los Tribunales, que han venido determinando, en cada caso y con las distintas causas concurrentes, si las actividades realizadas por el trabajador eran, o no, compatibles con dolencia, tratamiento y proceso de recuperación durante una situación de incapacidad temporal.
 
En ese sentido, la sentencia del TSJ de Andalucía de 27 de junio de 2019 resuelve un supuesto similar al que planteáis y considera procedente el despido de un trabajador que durante su baja médica por lumbalgia acudió a una romería:
 
“...el trabajador recurrente, estando de baja laboral desde el 19 de abril de 2018 al informarle a su responsable el día anterior que sufría un dolor en la espalda, refiriendo al médico que le dio la misma, dolor en región lumbar que le impide realizar movimientos de flexión de columna, instaurándole tratamiento consistente en reposo y evitar coger pesos y flexión de la columna, estuvo realizando con habitualidad durante dos días laborables (miércoles 25y jueves 26 de abril de 2018), una actividad con requerimientos que de padecer la lesión diagnosticada no los hubiera podido realizar ya que la patología que dice padecer entre otros síntomas que produce dolor en región lumbar, que le impide realizar movimientos de flexión de columna lo que hace imposible el que pueda realizar sin aparentar la clínica, actividades como el entrar en un coche, soportar los baches e irregularidades de la zonas no asfaltadas, cargar pesos, andar por zonas complicadas bailar, luego en el caso enjuiciado, el recurrente, se situó en una posición objetiva de transgresión de la buena fe en su relación laboral, bastando la demostración ulterior de que ha realizado esa actividad en diversas ocasiones y circunstancias propias de quien realiza una ordinaria actividad compatible con la laboral (en tanto que la realización de actividades de ocio a priori no tienen por qué ser incompatibles con la incapacidad temporal)”

(...)

Semejante conducta se muestra racionalmente incompatible con la patología, que hacía solo una semana que había determinado la baja laboral, y si no es así, es que estaba ya apto para prestar servicios, actividades que evidencian, sea la simulación de la enfermedad, sea la recuperación de la dolencia.En cualquiera de los casos se darían las notas de culpabilidad y gravedad que justifican la figura del despido disciplinario, siendo de señalar que, puesto que la forzosa inactividad era recompensada, la conducta acarrea un perjuicio evidente para la Seguridad Social y la empresa, incumpliéndose de igual modo los deberes de buena fe y lealtad, básicos en la relación laboral...”
 
Por tanto, entendemos que las pruebas recabadas por los detectives, que constatan que el trabajador, durante su baja médica por dolor lumbar, condujo hasta la romería donde bailó y bebió sin mostrar dolor o limitación alguna, sí pueden ser suficientes para proceder a su despido disciplinario por transgresión de la buena fe contractual. 

Esperamos haber resuelto su consulta. Llámenos si necesita cualquier aclaración. Reciba un cordial saludo.


¿Resuelve tu duda esta consulta de otro usuario?


Dinos tu email y te enviamos todas las semanas un resumen de las consultas más leídas:
Formularios inteligentes
Dinos tu email y te enviamos todas las semanas un resumen de las consultas más leídas:
 

0

Consultas resueltas
 

0

novedades clasificadas
 

0

videos en streaming

Consultas

Buscador de consultas sobre cualquier tema laboral que necesites, si no encuentras respuesta a tu pregunta, haz tu propia consulta y te la resolvemos en menos de 24 horas, siempre con jurisprudencia.

Jornadas

Visualiza todas las jornadas de actualización laboral. Todas las novedades analizadas de la mano de expertos en solo 5 minutos.

Boletín personalizado

Recibe mensualmente un boletín personalizado para las sedes, sector, y convenio de tu empresa.

SUSCRIPCIÓN LEXA

¡Qué poco cuesta estar bien asesorado en materia laboral!

*El periodo de prueba es gratuito, sin compromiso y sin necesidad de tarjeta de crédito

Somos abogados

Joaquín Castiella Sánchez-Ostiz
Joaquín Castiella Sánchez-Ostiz
Socio director de Grupo LEXA. Colegiado en el Muy Ilustre Colegio de Abogados de Pamplona
Ignacio Chacón Carvalhais
Ignacio Chacón Carvalhais
Colegiado en el Muy Ilustre Colegio de Abogados de Pamplona
Juncal Fernández
Juncal Fernández
Licenciada en Derecho por la Universidad de Navarra
Adrián Ventura
Adrián Ventura
Graduado en Derecho por la Universidad Pública de Navarra