Despido Insultos Racistas

Buenos días, tenemos un trabajador conflictivo que genera mal ambiente de trabajo. En concreto nos consta que ha insultado por lo menos en una ocasión a una de las trabajadoras por su nacionalidad. Para solucionar este problema hemos pensado en despedir al trabajador. ¿Es correcto el despido disciplinario?

 10/01/2019  usuario107

Respuesta de despacho:

 10/01/2019  despacho1
Buenos días.
 
En primer lugar, el artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores, que regula el despido disciplinario, recoge en su apartado 2º c):
 
“2. Se considerarán incumplimientos contractuales:

[...]c) Las ofensas verbales o físicas al empresario o a las personas que trabajan en la empresa o a los familiares que convivan con ellos.”

Para que el incumplimiento del trabajador pueda constituirse en causa que justifique la decisión de despido, los tribunales han establecido que la conducta del trabajador a de alcanzar niveles de gravedad y culpabilidad suficientes, lo que excluye la aplicación generalizada del despido y exige el análisis individual de cada conducta, tomando en consideración las circunstancias que configuran el hecho y las del trabajador, para poder así determinar la proporcionalidad entre infracción y la sanción a aplicar, siendo la de despido la última de ellas, reservada para las conductas más graves.

Así lo recoge la sentencia del TSJ de Madrid, de 27 de septiembre de 2018:

“Ciertamente, el enjuiciamiento del despido debe abordarse de forma gradualista buscando la necesaria proporción entre la infracción y la sanción y aplicando un criterio individualizador que valore las circunstancias de cada caso concreto, por lo que tratándose de la imputación de ofensas verbales ha de atenderse para determinar su alcance disciplinario a las expresiones utilizadas, la ocasión en que éstas de vierten, su proyección dentro del ámbito laboral y a las circunstancias concurrentes en las personas implicadas”.

En el supuesto de comentarios xenófobos como el que referís, los tribunales han mantenido que no sólo se vulnera su derecho fundamental sino también el de no discriminación. Por otro lado, se apreciarán las notas de gravedad y culpabilidad requeridas por la jurisprudencia par el despido disciplinario cuando además las expresiones se producen en presencia de testigos y sin que haya mediado provocación del ofendido. Entre otras, la sentencia del TSJ de Madrid, de 27 de septiembre de 2018:

“En el presente caso, es precisamente el análisis individualizado de todas las circunstancias concurrentes el que lleva a la Juzgadora a calificar como procedente el despido, calificación que debe ser confirmada, pues la conducta del actor reúne los requisitos normativos de gravedad y culpabilidad exigidos por el artículo 54.1 del Estatuto de los Trabajadores, y es merecedora, por su intensidad e intencionalidad, de la sanción impuesta. Supone un frontal e injustificado ataque al honor y dignidad personal de un trabajador, al que insulta, menosprecia y veja en presencia de otros compañeros, sin que se haya acreditado provocación del ofendido, previa discusión laboral o circunstancia alguna que permita minorar o atenuar la gravedad y culpabilidad de tal conducta, lo que diferencia el supuesto aquí enjuiciado de los conocidos en las sentencias que cita el recurso.”

Por consiguiente, el despido disciplinario es la mejor vía para despedir al trabajador, dejando constancia en la carta de despido de las expresiones proferidas por el mismo de manera explícita, así como el carácter xenófobo de las mismas.

En todo caso, antes de proceder al despido, y como precaución previa, aconsejamos:
  1. Que la empresa se asegure de existencia de testigos de los hechos acontecidos
  2. Concreción de los insultos
  3. Existencia de testigos que lo viesen y que vayan a testificar en juicio
  4. Aseguramiento con los testigos que los insultos no sean respuesta a una provocación

Esperamos haber resuelto su consulta. Llámenos si necesita cualquier aclaración. Reciba un cordial saludo.

Somos abogados

Eduardo Castilla Baiget
Eduardo Castilla Baiget
Licenciado en Derecho y Diplomado por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad de Navarra.
Vanesa León Arguedas
Vanesa León Arguedas
Graduada en Derecho y Máster Universitario en Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra
Izaskun Aldabe Muro
Izaskun Aldabe Muro
Graduada en Derecho por la Universidad Pública de Navarra y Premio Extraordinario Fin de Carrera. Máster de Acceso a la Abogacía en la Universidad Pública de Navarra.
Ignacio Chacón Carvalhais
Ignacio Chacón Carvalhais
Graduado en Derecho y Máster de Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra.