Despido Improcedente

Buenos días,
Tenemos que despedir a un trabajador con contrato indefinido desde 15.03.12 y nos gustaría saber qué tipo de despido podemos plantear. La causa es que su mala actitud está provocando problemas en la empresa puesto que a menudo comete errores importantes. Podría plantearse un despido por causas económicas pero la disminución de los ingresos no sabemos cómo puede considerarla el juez, si comparando trimestres idénticos entre 2013 y 2012 ... o caben más interpretaciones. Otra opción sería reconocer la improcedencia y pagarle 33 días pero no sabemos cómo se redacta la carta si como un despido displinario? y con qué causas?. En este caso, no sería necesario preaviso y estaría sujeto a IRPF.. no?
Gracias. Esperamos su respuesta.

 17/12/2013  usuario1577

Respuesta de despacho:

 18/12/2013  despacho1
Buenas tardes:

En primer lugar, es necesario señalar que existen distintas opciones para dar salida al trabajador.

En este sentido, como en vuestro caso, dada la escasa antigüedad, y que la improcedencia asciende a 33 días por año, las alternativas para son:
  1. Despido disciplinario, reconociendo la improcedencia en el Acto de Conciliación. En este caso, la indemnización estaría exenta del IRPF y no se requiere preaviso.
  2. Despido objetivo, reconociendo la improcedencia en el Acto de Conciliación. En este caso, también estaría exenta del IRPF y tampoco se requiere preaviso.
  3. Despido objetivo, mejorando la indemnización en acto de conciliación, manteniendo la calificación de despido objetivo procedente. También estaría exenta del IRPF.
A nuestro juicio la mejor opción es la tercera. Así las cosas, tras la Reforma Laboral y la modificación del Art. 56 del Estatuto de los Trabajadores, desaparece la figura del despido Express. Antes de la reforma, estaba reconocido el derecho a la exención por el IRPF de las indemnizaciones por despido percibidas por la extinción del contrato de trabajo con anterioridad al acto de conciliación, siempre que la misma no excediese de la que hubiese correspondido si el despido se hubiese declarado improcedente.

En este sentido, el Art. 7 e) de la Ley del IRPF, queda, tras la reforma laboral, queda redactado de la siguiente manera:

“e) Las indemnizaciones por despido o cese del trabajador, en la cuantía establecida con carácter obligatorio en el Estatuto de los Trabajadores, en su normativa de desarrollo o, en su caso, en la normativa reguladora de la ejecución de sentencias, sin que pueda considerarse como tal la establecida en virtud de convenio, pacto o contrato.
Sin perjuicio de lo dispuesto en el párrafo anterior, en los supuestos de despidos colectivos realizados de conformidad con lo dispuesto en el artículo 51 del Estatuto de los Trabajadores, o producidos por las causas previstas en la letra c) del artículo 52 del citado Estatuto, siempre que, en ambos casos, se deban a causas económicas, técnicas, organizativas, de producción o por fuerza mayor, quedará exenta la parte de indemnización percibida que no supere los límites establecidos con carácter obligatorio en el mencionado Estatuto para el despido improcedente.”

Por ello, os aconsejamos realizar una extinción por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción (Art. 52c) ET), a pesar de que la indemnización prevista para estos supuestos es de 20 días de salario por año de servicio, está exenta la indemnización hasta la cuantía establecida por el ET para el supuesto de despido improcedente. Es decir en estos casos sería 45/33 días, pero siempre y cuando se mejore la indemnización inicial sin que haya reconocimiento de la improcedencia.

Por tanto, entendemos que debe quedar exenta los 25 ó 13 días por año de mejora de indemnización (hasta los 45/33 días), a pesar de que no haya acto de conciliación.

Así, esta mejora de indemnización la podéis hacer sin acto de conciliación, pero os aconsejamos que, para eliminar suspicacias por parte de la Inspección de Trabajo, que acudáis a acto de conciliación.

Por eso, en todo caso, por prudencia, os aconsejamos ir a Acto de Conciliación. La razón es que es muy fácil a día de hoy disfrazar una improcedencia con un despido objetivo con mejora de 25 días, y por ello, si no se trata más que de algún caso aislado, os aconsejamos el acto de conciliación. Tened en cuenta que la lucha contra el fraude en estos supuestos está ahora mismo en el punto de mira de los Inspectores de Trabajo.

Por ello, en vuestro caso, debéis realizar un despido por las causas previstas en el art. 52.c) del Estatuto que son:

“Se entiende que concurren causas económicas cuando de los resultados de la empresa se desprenda una situación económica negativa, en casos tales como la existencia de pérdidas actuales o previstas, o la disminución persistente de su nivel de ingresos ordinarios o ventas. En todo caso, se entenderá que la disminución es persistente si durante tres trimestres consecutivos el nivel de ingresos ordinarios o ventas de cada trimestre es inferior al registrado en el mismo trimestre del año anterior.
Se entiende que concurren causas técnicas cuando se produzcan cambios, entre otros, en el ámbito de los medios o instrumentos de producción; causas organizativas cuando se produzcan cambios, entre otros, en el ámbito de los sistemas y métodos de trabajo del personal o en el modo de organizar la producción y causas productivas cuando se produzcan cambios, entre otros, en la demanda de los productos o servicios que la empresa pretende colocar en el mercado.”

En la carta se establece que se trata de un despido objetivo, con la fecha efectos que señaláis. A continuación, enviáis una papeleta con la firma del trabajador para que os citen a conciliación. En la conciliación realizáis la mejora de la indemnización en lo que este acordado. Y en vuestro caso, manteniendo la calificación del despido como OBJETIVO PROCEDENTE, no reconozcáis la improcedencia, y también manteniendo la fecha efectos la de la carta de despido.

De esta manera, manteniendo la calificación del despido y mejorando la indemnización, no tendréis ningún problema de cara a futuras bonificaciones.

Por ello, cualquiera de los planteamientos es bueno. Únicamente por un lado, tened en cuenta que la causa no puede ser por disminución del rendimiento, sino que tiene que ser alguna de las señaladas (económicas, productivas, etc..). Y, en cualquier caso, tened en cuenta que, para la concurrencia de causas económicas se tienen en cuenta trimestres consecutivos naturales. Es decir, se compararán, por ejemplo, el primer trimestre de 2012 (enero, febrero y marzo) con el primer trimestre de 2013 (enero, febrero y marzo), y así sucesivamente.

Esperamos haber resuelto su consulta.

Reciba un cordial saludo.

Somos abogados

Eduardo Castilla Baiget
Eduardo Castilla Baiget
Licenciado en Derecho y Diplomado por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad de Navarra.
Vanesa León Arguedas
Vanesa León Arguedas
Graduada en Derecho y Máster Universitario en Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra
Izaskun Aldabe Muro
Izaskun Aldabe Muro
Graduada en Derecho por la Universidad Pública de Navarra y Premio Extraordinario Fin de Carrera. Máster de Acceso a la Abogacía en la Universidad Pública de Navarra.
Ignacio Chacón Carvalhais
Ignacio Chacón Carvalhais
Graduado en Derecho y Máster de Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra.