Coordinación De Actividades

Buenos días, tengo una consulta.
En caso de la subcontratación de la limpieza de unas instalaciones, es obligatoria entregar los manuales de las máquinas a limpiar, aunque dicha limpieza se haga sin tocar la máquina??? ( mangueras de agua a presión….)

 10/02/2016 usuario1404

Respuesta de despacho:

 11/02/2016 despacho1

Buenos días:

En primer lugar, el artículo 18.1 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, señala lo siguiente:


A fin de dar cumplimiento al deber de protección establecido en la presente Ley, el empresario adoptará las medidas adecuadas para que los trabajadores reciban todas las informaciones necesarias en relación con:
a) Los riesgos para la seguridad y la salud de los trabajadores en el trabajo, tanto aquellos que afecten a la empresa en su conjunto como a cada tipo de puesto de trabajo o función.
b) Las medidas y actividades de protección y prevención aplicables a los riesgos señalados en el apartado anterior.
c) Las medidas adoptadas de conformidad con lo dispuesto en el artículo 20 de la presente Ley.
En las empresas que cuenten con representantes de los trabajadores, la información a que se refiere el presente apartado se facilitará por el empresario a los trabajadores a través de dichos representantes; no obstante, deberá informarse directamente a cada trabajador de los riesgos específicos que afecten a su puesto de trabajo o función y de las medidas de protección y prevención aplicables a dichos riesgos.


Además, el Real Decreto 1215/1997, de 18 de julio, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo, señala en su artículo 3.5 lo siguiente:

El empresario adoptará las medidas necesarias para que, mediante un mantenimiento adecuado, los equipos de trabajo se conserven durante todo el tiempo de utilización en unas condiciones tales que satisfagan las disposiciones del segundo párrafo del apartado 1. Dicho mantenimiento se realizará teniendo en cuenta las instrucciones del fabricante o, en su defecto, las características de estos equipos, sus condiciones de utilización y cualquier otra circunstancia normal o excepcional que pueda influir en su deterioro o desajuste. Las operaciones de mantenimiento, reparación o transformación de los equipos de trabajo cuya realización suponga un riesgo específico para los trabajadores sólo podrán ser encomendadas al personal especialmente capacitado para ello.


De igual manera, el artículo 5 del citado Real Decreto señala lo siguiente:

De conformidad con los artículos 18 y 19 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, el empresario deberá garantizar que los trabajadores y los representantes de los trabajadores reciban una formación e información adecuadas sobre los riesgos derivados de la utilización de los equipos de trabajo, así como sobre las medidas de prevención y protección que hayan de adoptarse en aplicación del presente Real Decreto.
La información, suministrada preferentemente por escrito, deberá contener como mínimo las indicaciones relativas a: ​
Las condiciones y forma correcta de utilización de los equipos de trabajo, teniendo en cuenta las instrucciones del fabricante, así como las situaciones o formas de utilización anormales y peligrosas que puedan preverse.Las conclusiones que, en su caso, se puedan obtener de la experiencia adquirida en la utilización de los equipos de trabajo.Cualquier otra información de utilidad preventiva.
La información deberá ser comprensible para los trabajadores a los que va dirigida e incluir o presentarse en forma de folletos informativos cuando sea necesario por su volumen o complejidad o por la utilización poco frecuente del equipo.
La documentación informativa facilitada por el fabricante estará a disposición de los trabajadores. Igualmente, se informará a los trabajadores sobre la necesidad de prestar atención a los riesgos derivados de los equipos de trabajo presentes en su entorno de trabajo inmediato, o de las modificaciones introducidas en los mismos, aun cuando no los utilicen directamente.
Los trabajadores a los que se refieren los apartados 4 y 5 del artículo 3 de este Real Decreto deberán recibir una formación específica adecuada.


En este sentido, la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Galicia, de 19 de abril de 2013, señala lo siguiente:

En este caso, sin embargo, existe responsabilidad de ambas empresas. La empresa demandante pero también la recurrente, propietaria de la máquina a limpiar, incumplieron en primer lugar el deber de formación del trabajador accidentado que era operario de limpieza industrial pues se ignora, así lo afirma rotundamente el juez de instancia, cuál fue el contenido de los cursos de escasas horas que recibió el trabajador accidentado.
Y la obligación de formación es directamente imputable a la empresa empleadora y a la principal y constituye una concreta infracción de medida de seguridad prevista en el art. 3 5 del RD 1215/1997 que establece que " El empresario adoptará las medidas necesarias para que, mediante un mantenimiento adecuado, los equipos de trabajo se conserven durante todo el tiempo de utilización en unas condiciones tales que satisfagan las disposiciones del segundo párrafo del apartado 1. Dicho mantenimiento se realizará teniendo en cuenta las instrucciones del fabricante o, en su defecto, las características de estos equipos, sus condiciones de utilización y cualquier otra circunstancia normal o excepcional que pueda influir en su deterioro o desajuste. Las operaciones de mantenimiento, reparación o transformación de los equipos de trabajo cuya realización suponga un riesgo específico para los trabajadores sólo podrán ser encomendadas al personal especialmente capacitado para ello ". Vemos, sin embargo, como la empresa principal encarga la limpieza de la cinta transportadora a una empresa de limpieza auxiliar que envía a dos operarios cuya formación no consta en relación a ese concreto trabajo ni tampoco reciben instrucción alguna en relación a ese concreto trabajo por parte de la empresa principal. La limpieza de un equipo de trabajo se considera utilización de un equipo de trabajo pues así viene dispuesto en el art. 2 del RD 1215/1997 que define la "Utilización de un equipo de trabajo" como cualquier actividad referida a un equipo de trabajo, tal como la puesta en marcha o la detención, el empleo, el transporte, la reparación, la transformación, el mantenimiento y la conservación, incluida, en particular, la limpieza.Y como decimos, el deber de formación en relación a esa concreta utilización del equipo de trabajo no se acredita por parte de ninguna de las empresas.


Así pues, a pesar de que no se recoja de manera específica la necesidad de entregar a los operarios de la subcontrata del servicio de limpieza el manual de instrucciones de la máquina, entendemos que en virtud de la regulación señalada es necesaria la información a los trabajadores pues la limpieza de un equipo de trabajo se considera utilización del equipo de trabajo.

En caso de accidente de trabajo, la empresa principal es la única habilitada para entregar dicha información a los trabajadores de la empresa subcontratada, y, por ello, se le consideraría responsable del mismo.
Los trabajadores que limpian la máquina, deben conocer el funcionamiento de esta, pues es posible que de manera accidental la máquina se active durante su limpieza, y los trabajadores deben poder desactivarla de manera segura.

Por tanto, consideramos prudente entregar a los trabajadores el manual de instrucciones del fabricante con la finalidad de cumplir con la prevención de riesgos que compete tanto a la empresa principal como a la contratista, en virtud de la coordinación en materia de prevención de riesgos entre ambas.


Esperamos haber resuelto tu consulta, y llámanos si necesitas alguna aclaración.

Recibe un cordial saludo.

Respuesta del usuario

Muchas gracias por la aclaración

Un saludo

 15/02/2016 usuario1404

Respuesta de despacho:

 19/02/2016 despacho1


Recibe un cordial saludo.

Somos abogados

Eduardo Castilla Baiget
Eduardo Castilla Baiget
Licenciado en Derecho y Diplomado por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad de Navarra
Izaskun Aldabe Muro
Izaskun Aldabe Muro
Graduada en Derecho por la Universidad Pública de Navarra y Premio Extraordinario Fin de Carrera. Máster de Acceso a la Abogacía en la Universidad Pública de Navarra
José Ángel Brugos Larumbe
José Ángel Brugos Larumbe
Licenciado en Derecho por la Universidad de Navarra
Juncal Fernández
Juncal Fernández
Es Graduada en Derecho por la Universidad de Navarra y realizó el Máster de Acceso a la Abogacía por la UNED