Contrato Laboral En Club Deportivos

Se nos plantea esta consulta y no tenemos dudas al respecto.

Se trata de club deportivos, patinaje, ciclismo etc etc, desde los departamento municipales les piden a estos clubes, que los monitores, entrenadores etc etc que conjan para  la temporada, les deben de hacer un contrato laboral, y aqui es donde viene el problema.

Las personas que están en las juntas directivas, están de forma altruista, y por lo general sin conocimientos de este tipo, lo que les lleva a depender de un despacho profesional, con sus costes etc etc.

A estos monitores se les abonan una cantidades, se emite un recibo por la horas mensuales y se les retiene un % de IRPF, posteriormente se efectúa por parte del club el ingreso en Hacienda de las retenciones y se emite el correspondiente mod-190 todo correcto.

Le indican que esto no es correcto y que les deben de hacer un contrato laboral, lo mismo retenciones y cotización seg. Social, posibles I.T. vacaciones, y se les va un poco de las manos.

Esto influye en sus costes y si no lo hacen así pues es facil que no les den subvenciones.

La consulta es en que momento es obligatorio este contrato laboral, o hacer un contrato laboral.

Estamos hablando que un monitor puede cobrar al año entre 3500,00 € y 5000,00€.

En todo caso sería un contrato por horas a tiempo parcial. 

El asunto saber cuando se debe hacer un contrato laboral o no es necesario.

Muchas gracias por vuestra aportación

Un saludo


 29/10/2019 Usuario LEXA Online

Respuesta de despacho:

 30/10/2019 LEXA Abogados
Buenos días,
 
En primer lugar, conviene señalar que la calificación de la relación existente entre clubes deportivos sin ánimo de lucro y sus trabajadores (en el sentido de monitores, entrenadores etc.) se trata de un tema muy controvertido sobre el que no hay una respuesta clara, debiendo acudir, en todo caso, a la interpretación de cada caso.
 
En este sentido, existe un “Estudio sobre la Actividad Desarrollada en los Clubs y Entidades Deportivas sin Ánimo de Lucro” realizado por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, en el que, tras realizar un análisis profundo sobre la relación señalada, se acaba concluyendo o siguiente:
 
Por todo ello, el grupo de trabajo, tras estudiar la Disposición Adicional decimosexta, de la ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización, eleva la propuesta de que se fomente por parte de las Administraciones Públicas con competencias en la materia, así como por las distintas federaciones deportivas la utilización del contrato de trabajo a tiempo parcial en la actividad desarrollada en el seno de los clubs y entidades sin ánimo de lucro con sus trabajadores ( deportistas, entrenadores, masajistas y otros colectivos que acompañan a los primeros), ante la imposibilidad de poder obviar el carácter laboral existente en las relaciones entre los colectivos indicados con los clubes y entidades de los que dependen e indicadas anteriormente.
 
Igualmente, se propone que se difunda entre los distintos clubs deportivos la necesidad de que documenten adecuadamente, a los efectos de su justificación ante la Inspección de Trabajo y Seguridad, que las cantidades que abonen como compensación de gastos necesarios para el desarrollo de actividades –y que no tengan el carácter de retribución- tienen realmente tal carácter.
 
Al margen de lo expuesto y exclusivamente aplicable a aquellos supuestos en los que hubiese esta posibilidad, se podrá utilizar la figura del acuerdo o compromiso de voluntariado de acuerdo con los criterios y requisitos indicados en el apartado 2E del presente estudio.
 
Por tanto, en un principio, y con carácter general, existe la obligación de que los clubes deportivos concierten con sus trabajadores el contrato de trabajo a tiempo parcial que corresponda, por la dificultad que se plantea a la hora de desvincular dicha relación del carácter laboral. Sólo en caso de que se cumplan los requisitos establecidos podrá considerarse la relación como de voluntariado.
 
Ahora bien, para que exista relación laboral se deben de producir las notas características de la relación laboral, lo que dependerá de cada caso concreto. En este sentido, procede citar la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña 3921/2014, de 29 de mayo, en la que se establece que:
 
En el caso que nos ocupa el actor venía prestando regularmente (desde 8/2002) servicios deportivos para la Fundación demandada, como entrenador auxiliar de fútbol (de porteros), siendo la demandada quien fijaba el horario de entrenamiento, así como los criterios y orientaciones a nivel organizativo y técnico dentro del Club. El actor no tenía capacidad para organizar su trabajo, prestándolo bajo las directrices del empleador, en una evidente posición de subordinación. Además, percibía a cambio de estos servicios una retribución de 300 euros al mes. La parte demandada sostiene que se trata de abonos por los gastos ocasionados al actor por su colaboración con el Club. Pero no se detallan ni justifican por la hoy recurrente los gastos presuntamente resarcidos, ni consta siquiera que el actor tuviera que hacer desplazamientos o viajes por consecuencia de su actividad de entrenador de porteros. Además, cuestiona la invocada finalidad indemnizatoria de los pagos el que se abonaran regularmente, mes a mes durante la temporada deportiva, y, sobre todo, que se hicieran por una cantidad fija. Como bien dice el Juez "a quo", la periodicidad en el devengo y la uniformidad de su importe son indicios de naturaleza retributiva, al ser tales notas características del salario, frente a la irregularidad y variabilidad que son propias de las verdaderas compensaciones de gastos ( STS 2-4-2009 ). A todo ello hay que añadir que la normativa laboral establece una presunción "iuris tantum" de que todo lo que recibe el trabajador de la empresa es debido, en principio, al concepto de salario, desplazándose la carga de la prueba hacia aquel que afirme que un concepto retributivo es extrasalarial, sin que la empresa haya aportado pruebas que permitan atribuir finalidad compensatoria a los pagos realizados al actor. Estamos en presencia de una franca -aunque ciertamente limitada- contraprestación económica por los servicios deportivos prestados por el actor, sin que, por otra parte, la normativa exija una retribución mínima para distinguir el deportista profesional del aficionado.
 
Por todo ello entendemos con el Juzgador de instancia que se dan en el caso debatido las notas típicas de la relación laboral, con rechazo del motivo.
 
Por tanto, como veis, cuando un entrenador presta los servicios estando subordinado a un horario fijo, sin que tenga capacidad de organización del trabajo, y además perciba una retribución fija, mes a mes, que no varía, independientemente de la pequeña cantidad que suponga, se tendrá por existente una relación laboral con todas las consecuencias que ello conlleva.
 
De esta forma, por las actividades que describís en la consulta, entendemos que existen posibilidades de que sean calificadas como relación laboral, en tanto que se tratan de entrenadores y monitores que tienen un horario fijo, preestablecido, a los que se les abona una cantidad fija mensual (excepto en verano suponemos) que tendrá la consideración de salario, por muy pequeña que sea mucha cantidad.
 
De todo lo expuesto, se desprende que la nota característica que supone la existencia de una relación laboral es la retribución, es decir, que si se consigue evitar la existencia de una retribución, y justificar que se está ante una compensación de los gastos que se ocasionan con motivo de la actividad realizada, la relación existente no se calificará como laboral.
 
En este sentido, existe jurisprudencia que declara la inexistencia de contrato de trabajo en casos en los que la cantidad percibida por el entrenador se tiene como compensación de gastos. Así, procede citar la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco de 20 de diciembre de 2011, que establece que:
 
“Asumimos que es de suponer que hubiera una supervisión y control de la actividad del actor por el director y coordinador de monitores de la actividad del actor en la temporada 2010/2011 y también partimos de que, éste, de hecho, en su día si que hizo labores de coordinador.
 
Sin embargo, hemos de partir de que en la temporada en curso asumía funciones de monitor y además algunas gestiones ante órganos administrativos por encargo de la demandada, pero no hacía ya de coordinador ni consta probado que recibiese aquellos seiscientos sesenta euros al mes que decía en demanda, sino que percibía 160 euros.
 
En cuanto a tales cantidades, La Magistrada autora de la sentencia dio por probado que se entregaban no como remuneración por la actividad o a cambio de ésta, sino a título de compensación por los gastos de desplazamiento y otros que el demandante tenía que hacer para asumir para hacer de monitor del equipo de fútbol infantil que entrenaba, aparte de las de tipo de gestión administrativa predichas, sin que se haya desvirtuado tal aseveración, que efectivamente ello se corresponde con la propia entidad de tales pagos (ciento sesenta euros al mes por ambos tipos de actividades) y la frecuencia y entidad de los desplazamientos que imponían las citadas actividades, pareciendo razonable suponer una mayor cantidad si se pretendía retribuir como salario diecinueve horas al mes de promedio de "trabajo", aparte aquellas gestiones administrativas.”
 
Y en el mismo sentido, la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía 1848/2017, de 8 de noviembre, que establece lo siguiente:
 
“Y debe hacerlo porque, por un lado, aquel elemento determinante destacado por la jurisprudencia, el de la retribución, no alcanza, por lo demostrado, un importe lo suficientemente relevante que permita considerar que se trata de una remuneración encubierta. Sin negar que percibían unas cantidades, que se sufragaban gastos, los cuales podrían ser imputados a conceptos salariales en sentido estricto, no debe perderse de vista que tales percepciones se enmarcan en un contexto de sometimiento a la organización y dirección del club que, siendo real, no respondía a las exigencias de una disciplina laboral, singularmente porque se permitía, como queda dicho, no ya la compatibilidad con el trabajo o los estudios, sino la primacía de estas actividades sobre las deportivas. Expresión de ello era también la libertad concedida a los deportistas en orden a la extinción de su relación, y la falta de reconocimiento de cualquier derecho indemnizatorio a favor de éstos.” 
 
Por tanto, en virtud de todo lo expuesto, la diferencia entre la consideración de una relación como laboral está, principalmente, en la cantidad que perciba el entrenador por la actividad realizada, de tal forma que si es posible interpretar que lo único que se cubre con ella son los gastos que ocasionan dicha actividad, no se considerará que existe una relación laboral.  Además, si de la actividad se desprende que el entrenador puede prescindir de ella en favor de otras prioridades (estudios o trabajo), también se estará ante una característica que excluye la relación laboral.
 
En vuestro caso, de lo expuesto en la consulta parece que se desprende, conforme a lo expuesto, la existencia de una relación laboral. Ahora bien, si conseguís justificar que las cantidades que perciben los entrenadores y monitores lo es en cantidad de gastos ocasionados por la actividad (cosa que no parece, porque una cantidad de 5.000€ anual es bastante elevada), tendréis la posibilidad de excluir la relación laboral.
 
En Conclusión:
  • Con carácter general, tanto el Ministerio de Trabajo como la jurisprudencia están más inclinados a considerar la relación existente entre un club deportivo y sus entrenadores como laboral, en tanto que se cumplen todas las notas características de la relación laboral, por muy pequeña que sea la cantidad percibida y la incidencia que tenga esta en la vida de la persona en cuestión.
 
  • De esta forma, la jurisprudencia ha entendido como determinante para excluir una relación laboral en estos supuestos que las cantidades que se perciban como consecuencia de la actividad sólo lo sean con el objeto de compensar los gastos ocasionados, de tal forma que si la cantidad, por pequeña que sea, se considera superior a dichos gastos, se entenderá como una retribución.
 
  • En vuestro caso, de lo planteado en la consulta parece se está ante la existencia de una relación laboral, ya que las cantidades percibidas por los entrenadores no parece que sean sólo para cubrir únicamente los gastos.

Esperamos haber resuelto su consulta. Llámenos si necesita cualquier aclaración. Reciba un cordial saludo.


Si no es exactamente la duda que tenías, mándanosla.

¡La resolvemos gratis a profesionales y asesorías!


Comprueba todos los servicios que la suscripción LEXA ofrece a profesionales de RRHH y asesorías:
 

Consultas

Buscador de consultas sobre cualquier tema laboral que necesites, si no encuentras respuesta a tu pregunta, haz tu propia consulta y te la resolvemos en menos de 24 horas, siempre con jurisprudencia.

 

Jornadas

Visualiza todas las jornadas de actualización laboral. Todas las novedades analizadas de la mano de expertos en solo 5 minutos.

 

Novedades

Toda la información jurídica que solo afecta a tu empresa. Normativa y jurisprudencia.

 

Convenios

Trámites publicados en tus convenios colectivos (convenio, tabla salarial, acuerdo,...)

 

Documentos y formularios

Descarga automática de cualquier archivo que necesites en la administración personal del día a día.

 

APP

Descubre nuestra app móvil para Android e IOS

 

Boletín personalizado

Recibe mensualmente un boletín personalizado para las sedes, sector, y convenio de tu empresa.

 

0

Consultas resueltas
 

0

novedades clasificadas
 

0

videos en streaming

Consultas

Buscador de consultas sobre cualquier tema laboral que necesites, si no encuentras respuesta a tu pregunta, haz tu propia consulta y te la resolvemos en menos de 24 horas, siempre con jurisprudencia.

Jornadas

Visualiza todas las jornadas de actualización laboral. Todas las novedades analizadas de la mano de expertos en solo 5 minutos.

Boletín personalizado

Recibe mensualmente un boletín personalizado para las sedes, sector, y convenio de tu empresa.

SUSCRIPCIÓN LEXA

¡Qué poco cuesta estar bien asesorado en materia laboral!

*El periodo de prueba es gratuito, sin compromiso y sin necesidad de tarjeta de crédito

Somos abogados

Joaquín Castiella Sánchez-Ostiz
Joaquín Castiella Sánchez-Ostiz
Es Licenciado en Derecho y Diplomado por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad de Navarra
Ignacio Chacón Carvalhais
Ignacio Chacón Carvalhais
Graduado en Derecho y Máster de Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra
José Ángel Brugos Larumbe
José Ángel Brugos Larumbe
Licenciado en Derecho por la Universidad de Navarra
Juncal Fernández
Juncal Fernández
Graduada en Derecho por la Universidad de Navarra y realizó el Máster de Acceso a la Abogacía por la UNED