Concreción Horaria Sin Reducción De Jornada

por lo que leo en la pregunta de mi compañero, significa que ahora cualquiera alegando razones de cuidado de un menor puede pedirme cambiar el horario? Actualmente nadie me ha pedido concretar el horario, pero tuve dos casos el año pasado, y les dije que sin reducción de jornada no podían concretar el horario. Si estas mismas personas me lo solicitan ahora, tendría que aceptarlo? Entiendo deberían justificarlo, no? espero la respuesta, gracias

 03/05/2011  usuario102

Respuesta de despacho:

 04/05/2011  despacho1
Buenas tardes:

A pesar de que antes la sentencia del TSJ de Galicia de 24 de octubre de 2008, consideraba que sí era posible la concreción horaria sin reducción de jornada, se trataba de una sentencia aislada que, además, fue posteriormente anulada.

De esta forma, los Tribunales entienden que la concreción horaria únicamente es posible en el ámbito de la reducción de jornada.

En este sentido, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de 3 de junio de 2013 establece:

“Los tribunales han ponderado esta cuestión, y han llegado a la conclusión razonada de que la reclamante -en este supuesto reclamaba un concreto turno, sin haber solicitado la reducción de jornada-, no tenía derecho a ello, porque la ley en estos supuestos no le otorgaba, una especial protección.

Del examen de estas dos sentencias se puede apreciar, a modo de resumen lo siguiente: a) en los casos, los reclamantes solicitaron quedar adscritos a un turno fijo, sin reducir su jornada, en concreto, en el que contempla la STC 24/2011 , se pedía la adscripción permanente al turno de mañana por parte de una trabajadora que, tras el nacimiento de su hija, formaba una unidad monoparental; en cambio, la STC 26/2011 , la solicitud se formulaba por un trabajador varón que deseaba quedar adscrito al turno de noche durante un curso escolar, en cambio en el nuestro, se discute la validez y eficacia de una cláusula convencional que limita el ejercicio del derecho a la concreción del horario; b) el TC aplicó de forma expresa la doctrina contenida en la sentencia de 3/2007 para dictar la STC 26/2011 , pero en cambio, no en la de 24/2011 , y para justificar su aplicación invocó la falta de ponderación de los órganos judiciales sobre la causa de discriminación alegada, y, para justificar su no aplicación, consideró, que los tribunales ordinarios, habían cumplido con dicha exigencia; c) en ambos casos, también es de reseñar, que la pretensión de los demandantes fueron rechazadas, primero por las respectivas empresas, y después, una vez interpuestas las correspondientes demandas, en sede judicial, bajo el argumento principal y compartido de que, conforme al criterio del Tribunal Supremo, el ordenamiento no reconoce un derecho directo a adaptar la jornada sin reducción de la misma, y que dicha posibilidad, que recoge el art. 34.8 ET  ( RCL 1995, 997 )   esta supedita a la existencia de un previo acuerdo colectivo o individual, por lo que no existiendo dicho pacto, debe denegarse la solicitud; d) Hemos de añadir que el Tribunal Constitucional otorgó el amparo solicitado en la sentencia 26/2011 , y no en la 24/2011, lo fue porque consideró que las sentencia del Tribunal Supremo con relación a la primera no había justificado suficientemente las razones que le habían llevado a denegar el derecho, y en cambio si lo había hecho con la segunda.”

En igual sentido, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Galicia de 28 de mayo de 2012 señala:

“Aquí no se trata de un supuesto de reducción de jornada y horario, con apoyo en el artículo 37.5 y 6 del Estatuto de los Trabajadores , sino solo de una petición de cambio de horario, y por tanto de turnos, sin reducción de jornada, carente de apoyo legal, al no estar comprendido en el artículo 37 del  Estatuto de los Trabajadores en el que la Sala no puede entrar, pues sería tanto como asumir los Órganos Judiciales, funciones legislativas, es el legislador quien debe hacerlo, reformando las artículos necesarios del Estatuto de los Trabajadores, lo que hasta la fecha no ha querido, pudiendo hacerlo.”
Por su parte, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de 21 de octubre de 2011 recoge lo siguiente:
“Pero lo que no está previsto es que, sin reducción de la jornada de trabajo y del horario, el trabajador peticione un cambio de turnos, posibilidad inviable atendiendo a la reciente doctrina unificada del TS por carecer de apoyo legal, al no estar comprendida en el art. 37 ET , pues se entiende que ello sería tanto como convertir a los órganos judiciales en una tercera cámara legislativa, aunque, a juicio de autorizada doctrina, esta interpretación jurisprudencial parece pugnar con el nuevo apdo. 8 adicionado al art. 34 ET por el apartado Tres de la Disposición Adicional Decimoprimera de la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo , para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres (LOIMH). En este sentido, es chocante y sorprendente que se reconozca un derecho preferente al trabajador para elegir turno de trabajo por razones de estudio -art. 23.1 a) ET - y, sin embargo, no se haga lo mismo de manera abierta respecto a la mujer u hombre trabajador para conciliar su vida laboral y familiar, adaptando el trabajo a la persona, si no es a cambio de reducir su jornada y horario, con la consecuente pérdida proporcional de salario.”

Y, por último, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de 16 de enero de 2012 declara:

“En ocasiones, lo que se pide por las mujeres y hombres trabajadores es pasar directamente de un turno rotatorio al fijo, por ser más adecuado a los intereses y obligaciones familiares, sin reducción alguna de jornada y horario, existiendo algunos pronunciamientos favorables de los tribunales del orden jurisdiccional social, incluso antes de la entrada en vigor de la LOIMH, partiendo de una interpretación teleológica y finalista de los apdos. 5 y 6 del art. 37 ET , y siempre que no se perjudique gravemente a la empresa.
(…) Solicitó un turno fijo de mañana, de 7:00 a 15:00 horas para poder atender al cuidado de sus hijos, sin reducción de jornada, que le fue denegado por la empresa atendiendo a que ese turno no está previsto en el Convenio y existir mecanismos para la conciliación de la vida laboral y familiar tales como reducción de jornada y excedencia por cuidado de hijos.
Es necesario converger con el criterio de mayor autoridad sentado en unificación de doctrina por el TS en Sentencias de  13  y de  18 de junio de 2008, las cuales exigen solicitar previamente la reducción de jornada, y siendo que la demandante no lo hizo así, sino que directamente pidió la asignación de un nuevo turno de trabajo de mañana, en lugar del rotatorio de mañana, tarde y noche asignados a los servicios del 112, terminó por estimar el recurso desestimando la demanda.

Es dudoso que actualmente, al decir de autorizada doctrina, con la interpretación que parece habrá de darse al nuevo apdo. 8 del art. 34 del Estatuto Laboral , pueda mantenerse la tesis de las  SSTS de 13  y de  18 de junio de 2008, denegando la modificación del horario y turno de trabajo, sin reducción de jornada, cuando no se perjudique en alguna medida la organización de la empresa, dado que el nuevo precepto habla no solamente del derecho a adaptar la duración sino también de la distribución de la jornada de trabajo. Verdad es que el precepto se remite al acuerdo a que se llegue con el empresario o a los términos reflejados en la negociación colectiva, pero en última instancia, a falta de acuerdo o de previsión convencional, será el órgano judicial social el que decidirá la justeza de la decisión denegatoria empresarial en función de los derechos constitucionales en juego cuando el empleador pueda asumirlo sin especial coste y se aprecie la necesidad de distribución de la jornada por el trabajador.

Pero lo cierto es, como antes se dijo, que del juego de los artículos 34, 36 y 37 del  ET, en la interpretación dada por el TS, incluso tras la  LOIMH el cambio de turno de trabajo exige la previa reducción de jornada, y sucede que en el concreto caso aquí debatido el trabajador pide el cambio de turno de tarde al de mañana, pero sin reducción de jornada, de manera que no está dentro del supuesto que invoca, por lo que bastaría este argumento para desestimar su recurso. “

Por todo ello, como veis, el instrumento de concreción horaria previsto en el artículo 37.5 del Estatuto siempre ha de operar en el ámbito de la reducción de jornada. De esta forma, sin dicha reducción de la jornada, no cabe la concreción del horario por parte del trabajador.

Esperamos haber resuelto su consulta.

Reciba un cordial saludo.

Somos abogados

Eduardo Castilla Baiget
Eduardo Castilla Baiget
Licenciado en Derecho y Diplomado por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad de Navarra.
Vanesa León Arguedas
Vanesa León Arguedas
Graduada en Derecho y Máster Universitario en Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra
Izaskun Aldabe Muro
Izaskun Aldabe Muro
Graduada en Derecho por la Universidad Pública de Navarra y Premio Extraordinario Fin de Carrera. Máster de Acceso a la Abogacía en la Universidad Pública de Navarra.
Ignacio Chacón Carvalhais
Ignacio Chacón Carvalhais
Graduado en Derecho y Máster de Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra.