Comunicación Inss Alta Médica

Buenos días, nuestra empresa pertenece al convenio de la construcción de Navarra, tenemos un trabajador de baja por accidente de trabajo que el pasado 09-10-2016 fue dado de alta por la mutua, como dicho trabajador no estaba conforme presento una solicitud de revisión del alta médica por contingencias profesionales ante el INSS. El día 4 de noviembre recibimos en la empresa carta certificada del INSS comunicándonos que se determina como fecha de efectos de alta médica el 28-10-2016. Llamamos al trabajador para saber porque no se había incorporado a su puesto de trabajo y nos comunica que él no ha recibido ninguna carta ni comunicación por parte del INSS.

La primera cuestión es: la empresa el viernes 4 le comunica por teléfono que ha recibido carta del INSS y que debe incorporarse a trabajar el Lunes 7, tiene obligación de reincorporarse el trabajador o puede esperar a recibir la comunicación del INSS?

La segunda cuestión: desde el 29-10-2016 fecha en la que se tenía que haber incorporado a trabajar (según la resolución del INSS que el trabajador y la empresa desconocían) hasta el día de su reincorporación real 07-11-2016, debe la empresa abonar esos días?

 07/11/2016 usuario69

Respuesta de despacho:

 08/11/2016 despacho1
Buenos días:

En primer lugar, el artículo 170 de la Ley General de la Seguridad Social regula los procesos de incapacidad temporal y señala lo siguiente:
(….) Si la inspección médica se pronunciara confirmando la decisión de la entidad gestora o si no se produjera pronunciamiento alguno en los once días naturales siguientes a la fecha de la resolución, la mencionada alta médica adquirirá plenos efectos. Durante el período de tiempo transcurrido entre la fecha del alta médica y aquella en la que la misma adquiera plenos efectos se considerará prorrogada la situación de incapacidad temporal. Si , en el aludido plazo máximo de siete días naturales , la inspección médica hubiera manifestado su discrepancia con la resolución de la entidad gestora , esta se pronunciará expresamente en los siete días naturales siguientes , notificando al interesado la correspondiente resolución , que será también comunicada a la inspección médica .

Si la entidad gestora, en función de la propuesta formulada, reconsiderara el alta médica , se reconocerá al interesado la prórroga de su situación de incapacidad temporal a todos los efectos . Si , por el contrario , la entidad gestora se reafirmara en su decisión , para lo cual aportará las pruebas complementarias que la fundamenten , solo se prorrogará la situación de incapacidad temporal hasta la fecha de la última resolución
.

Es decir, el procedimiento de disconformidad tiene carácter suspensivo sobre el alta emitida por el INSS porque si la disconformidad o discrepancia se presenta en plazo se produce la prórroga de la incapacidad temporal hasta que la Inspección Médica resuelva, o bien hayan pasado 11 días sin contestar. Por tanto, la Ley dispone que entre la fecha de alta médica y la fecha en que la misma adquiere efectos (a los 11 días, si no hay resolución), se considera prorrogada la situación de IT.

Por tanto, debemos tener en cuenta qué dispone la jurisprudencia en el caso en que el trabajador no reciba la notificación de alta, ni ninguna comunicación por parte del INSS, con la finalidad de comprender qué se entiende por “plenos efectos” de la fecha de alta médica.

En este sentido, la jurisprudencia, entre otras, la Sentencia de 1 diciembre de 2006, del Tribunal Superior de Justicia de Islas Baleares, dispone lo siguiente en un caso en que no se notifica al trabajador en IT el alta médica ni tampoco se le requiere para su reincorporación:
“CUARTO.- Por la vía del apartado c) del art. 191 de la LPL , se formulan el siguiente y último motivo del recurso, en el que se denuncia la infracción, del art. 49.1 d) del Estatuto de los Trabajadores .
La parte recurrente, reiterando lo alegado en la instancia, sostiene como causa extintiva de la relación laboral la dimisión del trabajador (art. 49.1 d. ET ), al haber dejado de comparecer al trabajo desde el día 12 de agosto, fecha en que fue dado de alta médica, por incomparecencia, por parte de la Mutua Balear, y así se le manifestó el 19 de agosto cuando compareció, a requerimiento de la empresa, en el centro de trabajo y suscribe el recibo de liquidación del contrato; se alega, además, que el trabajador no solo dejó de comparecer a la cita médica prevista para el día 12 de agosto, sin que estando de baja por IT derivada de accidente de trabajo desde el 31.07.2005 "por distensión de ligamento lateral externo", se desplazó a Barcelona desde el 8 al 17 de agosto, sin autorización de la Mutua y sustrayéndose al control médico.
Tal pretensión no puede prosperar, ya que si bien es cierto que el actor incurrió en determinados incumplimientos en relación a su situación de Incapacidad Transitoria, como el dejar de acudir a la cita médica del día 12 de agosto, lo que dio lugar a que fuera dado de alta médica, todo lo cual puede dar lugar a ser sancionado ya sea en vía disciplinaria como trabajador o como beneficiario de las prestaciones de IT, pero ello no implica la existencia de la causa extintiva alegada, puesto que no existe ni expresa ni tácitamente un clara y evidente voluntad extintiva por parte del trabajador, puesto que no consta acreditado que se le notificara el alta médica expedida el día 12 de agosto hasta que el 19 de agosto se lo comunicó la empresa, no siendo requerido para que se reincorporara a su trabajo, sino que se le dice que no vuelva al trabajo y se le solicita que entregue su uniforme de trabajo y las llaves, presentándole la liquidación del contrato que el trabajador firma, referida únicamente a los conceptos salariales devengados hasta la fecha, sobre los que tiene efectos liberatorios, pero no los de extinción de la relación laboral, al no darse una voluntad extintiva o dimisionaria por parte del trabajador, debiéndose en consecuencia desestimar el recurso y confirmar la sentencia de instancia”.

Por tanto, en este caso, el Tribunal considera que la empresa no puede entender que existe dimisión del trabajador, y así extinguir el contrato de trabajo del trabajador, en el caso en que no se le haya notificado al trabajador el alta médica, ni se le haya requerido para su reincorporación al puesto de trabajo. Por ello, en vuestro caso, a pesar de que no hubiera notificación por parte del INSS al trabajador de la situación de alta médica, vosotros sí realizasteis requerimiento al trabajador para que se reincorporara a su puesto de trabajo, con lo que quedaría justificada la imposición de una sanción por las ausencias injustificadas al puesto de trabajo, tras el requerimiento de reincorporación. En todo caso, deberá ser objeto de prueba. Si hubieseis enviado por escrito (SMS, por ejemplo) dicha comunicación de la notificación del alta médica, sería más clara la sanción. No habiendo comunicación escrita, y siendo a través de llamada telefónica, entendemos que es fácil que en juicio le diesen la razón al trabajador.

En este mismo sentido, la Sentencia de 19 diciembre de 2003, del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, analiza un supuesto en que el trabajador no se reincorpora a su puesto de trabajo tras la extinción de la IT, y no existe notificación de alta médica al trabajador, y dispone lo siguiente:
“CUARTO
Que con idéntico amparo procesal, se formulan los dos últimos motivos de recurso para denunciar la infracción de los artículos 128-1 de la Ley General de la Seguridad Social, 38 y 40 del Acuerdo Marco de ámbito estatal para el sector de hostelería y 54-1 del Estatuto de los Trabajadores. La sentencia de instancia considera que en el presente caso nos encontramos ante una justa causa de despido, pues como tal debe interpretarse la negativa de la actora a reincorporarse a su puesto de trabajo tras ser dada de alta del proceso de incapacidad temporal en que se encontraba.
Es cierto que el Tribunal Supremo en sentencia de 15 de abril de 1994 ha declarado que el trabajador después de ser dado de alta médica debe reincorporarse a su puesto de trabajo, pudiendo el empresario deducir las consecuencias extintivas disciplinarias que deriven de la falta de justificación del trabajador de la incomparecencia o no reincorporación tras el alta médica.
Ahora bien, en el presente caso de lo actuado se desprende que la actora permaneció en situación de baja por incapacidad temporal desde el 6 de septiembre de 2000 al 13 de septiembre de 2001 y desde el 21 de septiembre de 2001 al 27 de junio de 2002, fecha en que se emitió parte de alta por agotamiento del plazo con efectos retroactivos al 14 de mayo de 2002. Por lo tanto, aunque la fecha de efectos del alta fuese la de 14 de mayo de 2002, la actora no tuvo conocimiento de la misma hasta el 27 de junio de 2002, habiéndose emitido incluso partes de confirmación de la baja durante el indicado período. Por lo tanto, las ausencias de la actora a su puesto de trabajo durante el período comprendido entre el 15 de mayo y el 27 de junio de 2002 no pueden considerarse injustificadas y constitutivas de justa causa de despido, pues la demandante estaba en la creencia lógica de que continuaba en situación de baja, pues no se le notificó el alta hasta el 27 de junio, fecha en que intentó reincorporarse a su puesto de trabajo, e incluso se emitieron dos partes de confirmación de la baja con posterioridad al 14 de mayo. Todo lo anterior nos lleva a estimar el recurso de Suplicación interpuesto y revocar la sentencia recurrida, declarando la improcedencia del despido, con las consecuencias legales inherentes a tal declaración y que se especificarán en la parte dispositiva de esta resolución, si bien en el presente caso el derecho de opción corresponde a la trabajadora, dada su condición de miembro del comité de empresa (artículo 56-4 del Estatuto de los Trabajadores)”.

Por tanto, tal y como señala la Sentencia, no es posible considerar como injustificadas las ausencias de la trabajadora mientras no tuvo conocimiento de la situación de alta médica.

Es decir, si el trabajador no tiene conocimiento de que debe acudir al puesto de trabajo, no es posible imponerle una sanción por ausencias injustificadas.

Por otra parte, en cuanto al abono del subsidio por contingencias profesionales en situación de IT, y su incidencia en el salario debido a la inexistencia de notificación hasta el día 4 de noviembre, debemos tener en cuenta lo dispuesto por la Sentencia de 2 diciembre 2014 del Tribunal Supremo, que señala lo siguiente:
En nuestra STS/4ª de 18 enero 2012 (rcud. 715/2011 ) concluíamos con la necesidad de abono del subsidio de incapacidad temporal hasta el momento de la notificación de la resolución administrativa correspondiente, porque sólo a partir de ese momento el trabajador debe incorporarse a su puesto de trabajo y, por tanto, sólo entonces tendrá derecho a lucrar el correspondiente salario . De ahí que la mayor o menor demora en la notificación de la resolución administrativa en la que se declara el alta médica no pueda perjudicar al beneficiario de la prestación.

Por tanto, en vuestro caso, el trabajador deberá percibir el subsidio por incapacidad temporal hasta el momento de la notificación administrativa de alta, es decir, hasta el 4 de noviembre, momento a partir del cual debe incorporarse a su puesto de trabajo, y a partir del cual la empresa le abonará el salario.

Como veis, en esta sentencia, aunque trate otra cuestión, el Tribunal Supremo da mucha importancia a la comunicación escrita del INSS al beneficiario, por lo que entendemos que una sanción de suspensión de empleo y sueldo, entendemos que es fácil que salga injustificada, ya que solo tenéis una llamada telefónica al trabajador, de la que no hay prueba de su contenido.

Por todo ello, en vuestro caso, las conclusiones son las siguientes:
  • Si el trabajador no ha recibido la comunicación de alta médica del INSS, pero la empresa sí ha recibido dicha notificación el día 4 de noviembre, comunicándoselo “por escrito y de forma fehaciente” al trabajador para que se reincorpore el día 7 de noviembre, el trabajador tiene obligación de reincorporarse a partir de ese día, ya que, tal y como señalan las sentencias antes expuestas, el trabajador ya tiene conocimiento de su situación de alta médica. Si lo que tenéis es solo una llamada, no lo vemos suficiente.
  • Por tanto, desde el día 29 de octubre hasta el 4 de noviembre el trabajador debe percibir el subsidio por incapacidad temporal por contingencias profesionales, ya que el mismo se percibe hasta la notificación de la resolución administrativa de alta médica.
  • Entendemos que lo correcto es no abonar el salario desde el día 7.11.2016, y que sea el trabajador el que reclame la prórroga de la prestación hasta que se lo comunique la Seguridad Social. No os garantizamos que no os vayan a condenar desde la fecha que os comunican la TGSS a vosotros (28.10.2016), pero si el trabajador reclamase en virtud de la citada sentencia del Tribunal Supremo, entendemos que hasta que el INSS no le comunique el alta, el no tiene que ir a trabajar, y por lo tanto, de los días 28.10.2016-7.11.2016 debería abonarlos el INSS. Por lo tanto, ya veis que es discutible.

Esperamos haber resuelto su consulta. Llámenos si necesita cualquier aclaración. Reciba un cordial saludo.

Somos abogados

Joaquín Castiella Sánchez-Ostiz
Joaquín Castiella Sánchez-Ostiz
Es Licenciado en Derecho y Diplomado por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad de Navarra
Ignacio Chacón Carvalhais
Ignacio Chacón Carvalhais
Graduado en Derecho y Máster de Acceso a la Abogacía por la Universidad Pública de Navarra
José Ángel Brugos Larumbe
José Ángel Brugos Larumbe
Licenciado en Derecho por la Universidad de Navarra
Juncal Fernández
Juncal Fernández
Es Graduada en Derecho por la Universidad de Navarra y realizó el Máster de Acceso a la Abogacía por la UNED