2021-10-27 14:52:56

Abono Indemnización Despido Disciplinario Improcedente

Buenos días, es posible pagar junto con la entrega de la carta de despido disciplinario la indemnización por despido improcedente? O es necesario acudir a acto de conciliación para que la indemnización esté exenta de IRPF? La empresa es de Navarra y se rige por el Estatuto de los trabajadores.

 05/10/2021 Usuario LEXA Online
Nueva llamada a la acción

Respuesta de despacho:

 06/10/2021 LEXA Abogados
Buenos días,

Pueden existir situaciones en las que la empresa quiera prescindir de los servicios de un trabajador y, aun concurriendo causas, el empresario sea consciente de que no son suficientes para acreditar un despido procedente. En estos casos pueden plantearse varias opciones: A) RECONOCIMIENTO DE LA IMPROCEDENCIA DEL DESPIDO EN EL ACTO DE CONCILIACIÓN: La primera opción consiste en acudir al acto de conciliación ante el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC) y en ese mismo acto reconocer la improcedencia del despido. Los pasos que debe seguir la empresa son los siguientes: 1. En primer lugar, se comunica formalmente la decisión extintiva entregando la carta de despido -objetivo o disciplinario- al trabajador, con expresión de una de las causas legales que pueden motivar dicho despido, siendo recomendable en este sentido que se incluyan referencias específicas, aunque estas no puedan probarse, o no tengan entidad suficiente para justificar la procedencia del despido. Además, como en todo despido, se deberá abonar el finiquito que legalmente le corresponda. 2. En el acto de conciliación, tras la presentación de la oportuna papeleta ante el SMAC por parte del trabajador (o la empresa en su nombre siempre que se encuentre firmada por el trabajador), la empresa procederá a reconocer la improcedencia del despido, entregando el importe correspondiente o estableciendo un plazo para que el pago de la indemnización se haga efectivo. Dependiendo de las circunstancias del despido, en el acto de la conciliación cabe también ofrecer realizar un despido objetivo procedente y mejorar la indemnización de tal forma que el trabajador perciba una indemnización equivalente a la que corresponde por despido improcedente. Mediante cualquiera de las dos fórmulas la indemnización quedará exenta de IRPF y cotización. No obstante, si la cuantía de esa indemnización supera los límites legalmente establecidos, el exceso deberá cotizar conforme dispone el artículo 23.2 del Real Decreto 2064/1995, de 22 de diciembre, esto es, prorrateándose a lo largo de los anteriores doce meses del año a través de liquidaciones complementarias de cuotas por las diferencias de cotización en los meses del año ya transcurridos hasta la extinción de la relación laboral. En cualquier caso, el trabajador no tiene obligación de aceptar la oferta empresarial en el acto de la conciliación y puede seguir impugnando el despido. Asimismo, debe tenerse en cuenta el convenio colectivo de aplicación, especialmente para el caso del despido disciplinario, asegurando que el convenio no establezca la nulidad de la sanción disciplinaria por omisión del procedimiento sancionador específico que pudiera regular vuestro convenio. Por último, para estos despidos, debe tenerse en cuenta que el despido de que se trate no haya motivos de nulidad, o bien, que el trabajador despedido no tenga la opción por la reincorporación (Representantes legales, delegados sindicales, delgados de prevención, etc). B) RECONOCIMIENTO DE LA IMPROCEDENCIA EN LA CARTA DE DESPIDO: Si bien es cierto que tras la reforma laboral operada por el Real Decreto-ley 3/2012, de 10 de febrero, quedó eliminado el artículo 105.3 de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social que contemplaba el reconocimiento de la improcedencia del despido por parte del empleador en la carta del despido, se siguen dando algunos casos donde se reconoce la improcedencia en la carta del despido, pero no es aconsejable. La diferencia que presenta esta opción respecto del reconocimiento de la improcedencia en el acto de conciliación esencialmente radica en que en este caso la indemnización está sujeta a retención por el IRPF de tal forma que la indemnización neta que perciba el trabajador es inferior a la que hubiere percibido de haberse reconocido la improcedencia en el acto de conciliación. En esta línea se pronuncia la Dirección General de Tributos, por ejemplo, en la consulta vinculante V0120-19, de 18 de enero de 2019, que aplicando el art. 7 e) de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, recuerda que para declarar la exención de las indemnizaciones por despido será necesario que el reconocimiento de la improcedencia del despido se produzca en el acto de conciliación ante el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC) o bien mediante resolución judicial, por lo que ni el reconocimiento de la improcedencia en carta de despido ni su reconocimiento antes de entrar a juicio son eficaces para entender esta cuantía exenta de tributación y por ello la empresa deberá realizar la correspondiente retención a cuenta del IRPF sobre el importe de la indemnización (en este sentido, la DGT en la consulta vinculante V0416/15, de 2 de febrero). En consecuencia, la empresa al realizar un despido y reconocer la improcedencia en la propia carta, deberá abonar al trabajador la indemnización que le corresponda, y el empresario deberá retener e ingresar las cantidades que correspondan de IRPF. 
 

Esperamos haber resuelto su consulta. Llámenos si necesita cualquier aclaración. Reciba un cordial saludo.


Consultas relacionadas

     

    0

    Consultas resueltas
     

    0

    novedades clasificadas
     

    0

    videos en streaming

    Consultas

    Buscador de consultas sobre cualquier tema laboral que necesites, siempre con jurisprudencia.

    Jornadas

    Visualiza todas las jornadas de actualización laboral. Todas las novedades analizadas de la mano de expertos en solo 5 minutos.

    Boletín personalizado

    Recibe mensualmente un boletín personalizado para las sedes, sector, y convenio de tu empresa.

    Somos abogados

    Joaquín Castiella Sánchez-Ostiz
    Joaquín Castiella Sánchez-Ostiz
    Socio director de Grupo LEXA. Colegiado en el Muy Ilustre Colegio de Abogados de Pamplona
    Esther Marcos Rodríguez
    Esther Marcos Rodríguez
    Abogada laboralista
    Lucia Gesta Labiano
    Lucia Gesta Labiano
    Abogada laboralista
    Abigail Rojas
    Abigail Rojas
    Graduada en Derecho por la Universidad Pública de Navarra

    ¿ Tienes una duda laboral ?

    ¿ Necesitas la respuesta ¡YA! ?

    Te la resolvemos en un minuto

    Pide tu prueba gratuita